Ajedrez con Maestros

Ajedrez y AstrologíaAjedrez y culturaBiografíasHistoria

Estrellas del ajedrez: Semblanza de Adolf Anderssen y análisis desde la perspectiva de la Astrología

Adolf Anderssen uno de los mejores jugadores del siglo XIX

Ajedrez y Astrología

Por Silvia Méndez y Sergio Negri

“Las ideas audaces son como piezas de ajedrez. Pueden ser vencidas, pero también pueden iniciar una partida victoriosa” (Goethe)

Sergio Ernesto Negri
Artículo del MF. e Historiador Sergio Ernesto Negri

Sergio Ernesto Negri. Maestro FIDE e investigador en la relación del ajedrez con la cultura y la historia. El autor fue asesor de la Dirección Nacional del por entonces denominado Instituto Nacional del Cine (actual INCAA) y miembro de la Comisión Asesora de Exhibiciones Cinematográficas. También se desempeñó en áreas vinculadas a la educación y la cultura de la provincia de Santa Fe y del Gobierno Nacional de la República Argentina. 

Semblanza de Anderssen, por Sergio Negri(1)

Comenzaba la segunda mitad del siglo XIX. La última década de la primera parte de esa centuria había sido dominada ajedrecísticamente por el inglés Howard Staunton (1810-1874). Para ratificar esa prevalencia, se organiza en Londres en 1851 el primer torneo internacional de la historia moderna del juego. Pero las cosas no saldrían cómo se las imaginaba…

Muchos buenos exponentes europeos de entonces serán de la partida, con algunas excepciones: los rusos Aleksandr Petrov (1794-1867), Carl Ferdinand von Jänisch (1813-1872) e Ilya Shumov (1819-1881), incluso a los dos últimos se los aguardó hasta el propio comienzo del torneo; el francés Pierre-Charles Fournier de Saint-Amant (1800-1872) y, principalmente, el alemán Tassilo von Heydebrand und der Lasa (1818-1899). Daniel Harrwitz (1821-1884), quien sí hubiera podido estar, no lo hace ya que pertenecía al London Chess Club, entidad que era la rival del St. George´s Chess Club que fue el organizador de la prueba.

Viajará a la capital inglesa desde Alemania, quizás sin demasiadas expectativas, Adolf Anderssen quien en 1845, y también en ese mismo 1851,perdió sendos matches contra der Lasa, a quien se consideraba, y con justicia, el mejor valor nacional. El alemán pudo hacerlo ya que será el propio Staunton el que sufrague de su bolsillo los gastos de viaje.

(1) Para una lectura más amplia sobre aspectos de la personalidad de Anderssen puede consultarse Los grandes maestros del tablero de Ricardo Réti (Primera Parte: Maestros del ayer); My great predecessors, Part. I, de Gáry Kaspárov, Everyman Chess, Londres, 2003, entre otros abordajes y un excelente artículo sobre su personalidad que apareció en Viena el 13 de marzo de 2019 al cumplirse 140 años de la muerte del ajedrecista, escrito por H. Ollscher: 140. Todestag Von Karl Ernst Adolf Anderssen: en https://www.schachbund.de/news/140-todestag-von-karl-ernst-adolf-anderssen.html. Una buena recorrida por su trayectoria se puede hacer leyendo el artículo obrante en el siguiente sitio: https://peoplepill.com/people/adolf-anderssen/.

En esas condiciones, que Anderssen se impusiera en el campeonato londinense, el que se jugó sin mecanismo alguno de control de tiempo, fue toda una sorpresa, nada grata por cierto para la afición local que aspiraba a que Staunton ratificara su supuesto dominio de la escena. Pero fue suficiente ese éxito para que se lo sindique a Anderssen, tal vez con algo de exageración, como un virtual campeón mundial de ajedrez, calificación que quedará conmovida cuando en 1858 sea vencido claramente por el norteamericano Paul Morphy (1837-1884) en París.

Anderssen nació en Breslavia (Breslau), entonces en el Reino de Prusia (actualmente la hermosa ciudad de Wroclaw en Polonia), el 6 de julio de 1818, en donde transcurrirá gran parte de su existencia hasta el mismo momento de su muerte ocurrida, tras un derrame cerebral, y venía sufriendo de pericardio hidropesía, el 13 de marzo de 1879. Sus últimas palabras fueron: “¡Oh, pronto terminará!”.

No llegará a casarse, viviendo con su madre viuda y su hermana soltera. Sus estudios fueron en la propia ciudad, incluidos los universitarios, habiendo cursado matemáticas y filosofía. En 1847, tras graduarse, trabajó como profesor de matemáticas.

Su pasatiempo preferido era jugar un ajedrez que le enseñó su padre cuando tenía nueve años, pero no se destacaría especialmente en su niñez y juventud, en el hizo sus estudios en el Elizabeth College. Más tarde, y con honores, pasaría a la Universidad. Ejercerá el profesorado de Matemáticas, su especialidad, primero en forma privada hasta que, en 1852, sea contratado para realizar igual tarea en el Gymnasium de Breslau, el que siguió ocupando hasta el mismo momento de su muerte, en una notable prueba de fidelidad y de continuidad.

En 1842 publicó un libro de problemas de ajedrez titulado Aufgaben für Schachspieler (lo reeditará una década más tarde), convirtiéndose en 1851 en editor de la revista Schachzeitung der Berliner Schachgesellschaft (más tarde llamada Deutsche Schachzeitung), puesto que conservó hasta 1871.

Entre 1845 y 1851 Anderssen juega en Alemania diversos matches contra los mejores jugadores del medio berlinés, con resultados adversos: ante Ludwig Bledow (1795-1846), en 1845 pierde por 5-0 o 4½ a ½, según las fuentes, y frente a Tassilo von Heydebrand und der Lasa (1818-1889), en ese mismo año, por 4 a 2; pero logra, con otro hijo de Breslau, Daniel Harrwitz (1823-1884), equilibrar las cuentas en un match de 1848. Peor le irá a Anderssen contra der Lasa en otro enfrentamiento de 1851, año de su consagración en Londres, cuando caerá sin atenuantes ante su compatriota por 10 a 5.

Para el tiempo de ser designado por la Berlin Chess Society para representar a la entidad en el torneo de Londres de 1851, era más reputado como compositor de ajedrez que como jugador propiamente dicho, por lo que mucho sorprenderá, primero su designación (der Lasa era más representativo) y, aún más, al concretar un éxito en esa competencia internacional en la que participaban grandes figuras europeas.

En el marco de la Gran Exhibición de Londres (la que Anderssen no visitará ya que había ido a Londres “para jugar al ajedrez”), se realizó el que será el primer torneo de ajedrez internacional de la era moderna. El único antecedente previo fue el que en 1575 se hiciera en Madrid en la corte de Felipe II cuando se impuso el italiano Leonardo da Cutri (1552-1597). Ahora en el St. George´s Chess Club (en el N° 5 de la calle Cavendish), jugaron dieciséis ajedrecistas bajo la modalidad de eliminación, entre el 27 de mayo y el 15 de julio de 1851.(2)

En las sucesivas etapas previas a la final, Anderssen se impone al estonio Lionel Kieseritzky (1806-1853), residente en Francia en donde era la máxima figura del Café de la Régence, por 2½ a ½; al húngaro József Szén (1805-1857), por 4 a 2 (tras sobreponerse a dos derrotas iniciales) y, en la semifinal, logra el impacto al derrotar al favorito local, Howard Staunton (1810-1874), quien venía precedido de una gran reputación bien ganada en los años 40 que lo catapultaron a la cima del ajedrez europeo, a quien vence por 4 a 1. El perdidoso, para justificar esta debacle, no dejó de invocar que estuvo aquejado de problemas de salud y que en parte había desatendido el juego al estar tan involucrado organizativamente en la realización de la justa. En la instancia definitiva Anderssen derrota claramente a otro inglés, Marmaduke Wyvill (1815-1896), por 4½ a 2½.

(2) Del torneo de Londres de 1851, aunque con el natural sesgo del autor (quien participó del evento), se puede consultar el trabajo de Howard Staunton, publicado en 1852 por Henry G. Bohn en la capital británica.

Imagen de la entrada de la Great Exhibition de Londres, 1851, en
Imagen de la entrada de la Great Exhibition de Londres, 1851, en: http://cedricbernadotte.com/reader/1851-exposition-universelle-de-londres/?lang=es

En un aparte del torneo se realizó una partida que, como destaca Kaspárov, fue más bien débil y superficial, pese a lo cual resultará inolvidable. En ella, disputada el 21 de junio de 1851, se dio un triunfo de Anderssen ante Kieseritzky tan espectacular que, en tiempos futuros, se reconocerá a esa partida como La Inmortal. Lo curioso es que ese encuentro formó parte de un match amistoso en la que el alemán fue ampliamente derrotado por su rival, quien se impuso en 9 partidas, sufrió 5 derrotas y empataron en 2 ocasiones.

Otro juego de Anderssen recibirá asimismo un mote muy sugestivo, el de La Siempreviva: se trata de una victoria ante el alemán Jean Dufresne (1829-1893), en sitio y fecha no del todo exactamente determinada (lo habitual, y así lo indica Kaspárov en su icónica obra, es que se disputó en Berlín en 1852, más pudo haber sido en otro sitio y lugar según plantea Edward Winter ) (3), en la que nuevamente Anderssen despliega su talento combinativo impar, un espíritu romántico de juego tan en sintonía con el movimiento cultural que tuvo grandes representantes en su tierra, de Goethe a Heine, pasando por Schiller y Hölderlin, en literatura; y de Beethoven a Schumann, pasando por Schubert y Mendelssohn, en música. Anderssen, como evidenció en esta partida y en toda su carrera, también fue un romántico, sólo que en ajedrez…

Ratificando la actuación anterior, entre el 28 de julio y el 16 de agosto de ese mismo año de 1851 gana, entre el otro torneo en la capital inglesa, organizado en este caso por el London Chess Club, con 7½ en 8. Se desarrolló a doble vuelta, quedando por delante del austriaco Carl Mayerhofer (1828-1913), sus compatriotas Bernhard Horwitz (1807-1885) y Harrwitz, y también su ya muy conocido Kieseritzky.

En el mes de agosto de 1857, ahora en un torneo en Manchester, Inglaterra, tras un tiempo de inactividad, parte esta vez Anderssen como el gran candidato a repetir su triunfo anterior. Si bien vence a Harrwitz en la primera instancia, en la siguiente, que fue la semifinal, pierde con el húngaro (radicado en Londres) Johann Löwenthal (1810-1876) quien, a la sazón, se impondrá en la prueba al derrotar en la final al inglés Samuel Boden (1826-1882).

Entre el 20 y el 28 de diciembre de 1858 se desarrolla en París el match contra Morphy en el que caerá ampliamente, lo que no fue de extrañar ya que este, en esa gira europea, evidenció una notable superioridad respecto de todos sus rivales europeos. La contienda se definió tras 7 triunfos, 2 empates y 2 derrotas, del norteamericano.

(3) Anderssen v Dufresne: The Evergreen Game, por Edward Winter, en https://www.chesshistory.com/winter/extra/evergreen.html.

Este, que estuvo afectado de una notoria enfermedad (perderá mucha sangre por un tratamiento con sanguijuelas típico de la época), se recuperó ampliamente tras una derrota inicial. Anderssen sabrá reconocer la valía de su rival; además, muy cabalmente, se había avenido a viajar a París para enfrentarlo, habida cuenta de la enfermedad del contrincante, y accedió a que el match se disputara en el hotel en donde Morphy se alojaba.

Como Anderssen, por su triunfo en Londres en 1851, tenía cierto halo de ser el mejor del mundo, esa victoria del venido del otro lado del Océano Atlántico hizo que se lo considerara el mejor ajedrecista del planeta lo que, en su caso, siendo de todos modos siempre una consideración extraoficial, podía quedar fuera de toda duda. Para más Morphy, después de ese triunfo más formal, en partidas casuales lo vence a Anderssen en 5 ocasiones sufriendo una única derrota, siempre en París.

Imagen del match entre Morphy y Anderssen, en https://www.schachbund.de/assets/images/e/Anderssen_Morphy_Paris_Dezember_1858_klein-84ae9703.jpg
Imagen del match entre Morphy y Anderssen, en: https://www.chess.com/article/view/like-a-jewel

Aprovechando que el norteamericano rápidamente desaparece de la escena europea y mundial, Anderssen recupera progresivamente protagonismo. Si bien en 1859 pierde ajustadamente en su ciudad un match de partidas casuales ante su compatriota Max Lange (1832-1899), bajo la misma modalidad ese año se impone, ahora en Berlín, y con amplitud, a sus compatriotas Carl Mayet (1810-1868), Dufresne y Berthold Suhle (1837-1904). Años después, en la misma ciudad, mas en 1864, igualará un cotejo con este y le ganará a Mayet otro, pero en 1865.

En 1860 derrota, siempre en matches, y ampliamente en Berlín, al también alemán Philipp Hirschfeld (1840-1896), para trasladarse a París donde vence al local Paul Journoud (1821-1882), mas sólo empata ante el poderoso ajedrecista galo Jules Arnous de Rivière (1830-1905) y una muy promisoria figura que estaba apareciendo, el eslovaco Ignác Kolisch (1837-1889) alguien que se retirará prematuramente del juego cuando podía ambicionar ocupar las principales posiciones del orbe.

Un Anderssen que parecía estar volviendo a encender los motores, en 1861 les gana, aunque ajustadamente, ahora en Londres al mentado Kolisch (contienda en la que por primera vez se usó un dispositivo para controlar el tiempo de la partida, con un reloj de arena que asignaba 2 horas para 24 jugadas) y a su conocido Löwenthal para, al año siguiente, igualar un encuentro ante el muy competitivo jugador alemán Ludwig Paulsen (1833-1891). Muchos años después, en 1870, 1876 y 1877, este vencería en Baden-Baden en el primer caso y en Leipzig a un Anderssen ya en las postrimerías de su intensa carrera.

Con todo, eran otras las figuras principales que venían surgiendo. Una corresponde a alguien nacido en una Praga que era por entonces parte del Imperio Austro-Húngaro, Wilhelm Steinitz (1836-1900), quien luego recalaría primero en Londres para finalizar sus días en Nueva York, el que se habrá de convertir en el primer campeón mundial oficial de la historia. El otro era el polaco Johannes Zukertort (1842-1888), cuyo destino lo llevará también a Londres en pos del progreso, quien será alumno de Anderssen para, más tarde, ser el primer rival de aquel en aras de acceder a la corona ecuménica.

Con ambos el alemán deberá lidiar en un tiempo en el que, sólo parecía, que lo mejor de su tiempo podía haber pasado.

Pero no será tan así. En 1862 Anderssen le gana dos partidas, frente a un único triunfo de Steinitz, en partidas casuales. Lo mejor será su actuación en el gran torneo de Londres, de nuevo en el marco de una Exhibición Mundial (la segunda que se hacía en la capital inglesa), entre el 16 y el 28 de junio, registra espectaculares 12 puntos sobre 13 (un triunfo será por ausencia), siendo su escolta Paulsen (beneficiado en dos ocasiones con las ausencias de sus rivales), viéndose a Steinitz ocupar un tímido sexto lugar y a un joven británico Joseph Blackburne (1841-1924), otra personalidad que emergería años después, en el noveno, entre 14 jugadores.

Este fue el primer encuentro internacional disputado bajo la modalidad de round-robin, es decir en el que cada participante juega una partida contra todos los demás. Y otra particularidad es que no se admitían las tablas: si ese era el resultado inicialmente, se volvía a jugar hasta que uno de los rivales lograra prevalecer.(4)

(4) Löwenthal, en su calidad de editor, presentó un libro del torneo que fue publicado en Londres en 1864 por Henry Bohn.

Entre el 18 de julio y el 10 de agosto de 1866 se hace, siempre en Londres, un match entre el más veterano Anderssen y la promesa Steinitz, quien estaba ya radicado en la ciudad, con un triunfo para este por 8 victorias a 6, sin ningunas tablas. A partir de ese momento se lo consideró al vencedor en carácter de campeón mundial oficioso, título que conseguirá oficialmente años más tarde.

Fue un encuentro cruento, que se resolvió sin que acordaran ningunas tablas. Anderssen comenzó con un triunfo, luego sobrevinieron cuatro seguidos de su rival, para recuperarse el alemán quien pasará al frente tras cuatro victorias consecutivas. Pero, en definitiva, en esta extenuante porfía, se impondrá el jugador más joven sobre el experimentado.

Hay otro elemento más intangible de la relevancia de este match en el que se pudo establecer una suerte de puente intergeneracional. Es que, en alguna perspectiva, se lo considera una bisagra del ajedrez mundial entre un tiempo que fue, el del antiguo romanticismo tan bien representado por Anderssen, y otro que sobrevendría, el de un mayor racionalismo, en una evolución que se estaba dando en la sociedad embarcada en la Revolución Industrial, la que tendrá su reflejo en el ajedrez y, propiamente, en el estilo de juego de su mejor cultor de los nuevos tiempos, un más adaptativo Steinitz, quien supo ser romántico en la primera etapa de su carrera para ahora saber encarnar un más eficiente tecnicismo. En esas condiciones cambiantes, el maduro Anderssen no podrá asumir los nuevos valores de ese otro tiempo que se abría. Por otra parte, y como testimonio de un nuevo y necesario avance de la tecnología, en este match de ajedrez se empleó, por primera vez, un reloj con dispositivo mecánico.

En ese 1866 Anderssen también pierde un match contra una figura nueva de su país, el prusiano Gustav Neumann (1838-1881), quien le ganará en Berlín por 14 a 10. Este jugador, tiempo después, se malograría desde 1872 por extravíos mentales, un camino que también habrá de recorrer el propio Steinitz. Tiempo antes, junto a Anderssen, entre 1864 y 1867, Neumann funda y edita la publicación Neue Berliner Schachzeitung.

Habíamos dicho antes que, junto a Steinitz, la otra gran figura surgente de esos tiempos era Zukertort. Anderssen, su mentor, entre el 10 y el 17 de abril de 1868 le gana convincentemente un match formal en Berlín por 8 triunfos a 3 y 1 empate a alguien a quien doblaba en edad; ese será el último gran triunfo del viejo campeón en esta clase de pruebas. Pero, entre el 7 y el

12 de abril de 1871, en la misma ciudad, se revertirá la cosa: 5 a 2, sin ningunas tablas.

En torneos Anderssen siempre se mostró más fuerte que en matches. Tras su triunfo en Londres en 1862, se lo verá en lo más alto en el campeonato alemán del oeste de agosto de 1868 disputado en un cuadrangular en Aachen, junto a Lange (que prevaleció en el desempate), ambos por delante de Paulsen y Zukertort. En el hexagonal de Hamburgo de fines de julio y comienzos de agosto de 1869, por el título alemán del norte, comparte la punta con Paulsen, con un Zukertort de nuevo relegado mas, esta vez, será Anderssen el que triunfe en el desempate. Y este año, en lo que respecta a la porción occidental germana, el torneo de Barmen disputado en el mes de agosto lo vio triunfar a Anderssen delante de Zukertort y Paulsen, terminando con 5 puntos sobre 5.

Entre el 18 de julio y el 4 de agosto de 1870 este Anderssen victorioso tiene el punto máximo al imponerse en la competencia a doble vuelta de Baden-Baden, sacándole la ventaja mínima a Steinitz (a quien derrotó en ambas ocasiones), quedando aún más atrás Neumann (que lo derrotó en los dos encuentros), Blackburne y Paulsen.

Ese fue, después del torneo consagratorio de 1851, o habría que decir que incluso considerándolo (por la mayor fuerza competitiva de los rivales de 1870), probablemente el mayor éxito deportivo del maestro alemán en toda su trayectoria. ¡Y logrado en su etapa de madurez!

En los siguientes dos años siguen los éxitos en campeonatos nacionales. En agosto de 1871 se impone en el del Oeste en Krefeld; y en Leipzig gana el de Alemania Central; mientras que en 1872 logra el título del Norte delante de Neumann.

Regresando a la arena internacional, entre los meses de julio y agosto de 1873 es tercero del torneo de Viena, quedando detrás de Blackburne y Steinitz (este se impuso en el desempate). Ya estaban siendo otros los nombres que estaban tallando en la escena más amplia continental. En su país, en cambio, sigue con fuerza: gana el desempate en el correspondiente a la porción Central del territorio en Leipzig en 1876 pero, en esa misma ciudad del 16 al 21 de julio de 1877, es segundo de Paulsen, junto a Zukertort.

Ese fue “su” torneo por otros motivos: con él se conmemoraron los 50 años desde que Anderssen aprendió a jugar al ajedrez. En 1878 es tercero de la competencia de Alemania del Oeste realizada en Frankfurt, siendo antecedido por Paulsen y el austro-húngaro Adolf Schwarz (1836-1910).

La despedida en torneos no será la mejor. En París, un Anderssen veterano, un tanto enfermo y próximo al fin de sus días, es sexto en la competencia disputada entre el 17 de junio y el 31 de julio de 1878, oportunidad en la que se impusieron los polacos Szymon Winawer (1838-1919) y Zukertort, delante de Blackburne.

Desde Londres en 1851 a París en 1878, Anderssen fue parte de 16 competencias de las que ganó nada menos que 11. En matches, ya hemos hecho la recorrida, la suerte fue más dispar: de 37 sólo prevalecerá en 18, empatando en 6 de ellos.

En muchas visiones, por ejemplo en la del jugador polaco-norteamericano Samuel Reshevsky (1911-1992), se dice que el alemán fue el primer campeón del mundo oficioso en tiempos modernos, un juicio que puede resultar excesivo, aunque se apuntala en su triunfo en Londres en 1851 y en algunas excelentes actuaciones posteriores (particularmente ante la deserción de Morphy y antes del ejercicio del predominio por parte de Steinitz).

Lo que es indiscutible es que el gran Anderssen fue quien ganó el primer torneo de la era moderna, un mérito tan incuestionable como excepcional. Y que era un fino jugador que siempre se destacó por su arte combinativo dentro del tablero y por su modestia y circunspección fuera de él. Era un romántico, el último gran exponente de ese movimiento ajedrecístico, tan en sintonía con la cultura de su país y de su tiempo.

En su fulgurante camino, supo destronar a un pretencioso Staunton de una poltrona que el inglés creía corresponderle sin más, supo rendirse con hidalguía al genio de Morphy y supo ser la necesaria transición entre el romanticismo y el clasicismo, ante la aparición del primer campeón mundial de ajedrez oficial de la historia: un Steinitz que impondrá los valores de la nueva escuela. Los años 50 y 60 del siglo XIX lo tienen a Anderssen, innegablemente, como uno de sus principales referentes.

En el sistema de mediciones Chessmetrics se le reconoce el sitial más destacado del ajedrez durante siete aislados meses entre diciembre de 1861 (con un Morphy retirándose tempranamente) y agosto de 1870 (por delante de un Steinitz que rápidamente lo desplazaría).

El mejor ranking personal de Anderssen coincide con el torneo de Baden-Baden de 1870, alcanzando una performance de 2.724 puntos ELO, el que subió 20 puntos más en su mejor momento de la historia.

En 1851, su año consagratorio, pese a lo que en principio se puede suponer, nunca Anderssen alcanzó el primer lugar de ese listín en el que, en su mejor momento, fue segundo, sea de von der Lasa, sea de Kieseritzky.

Por su parte en EDO Historical Chess Ratings, otro sistema de mediciones que evalúa las trayectorias anuales de los jugadores, nunca colocó a Anderssen como el mejor de todos siendo la calificación más alta la de segundo en 1858 (detrás de Morphy) y entre 1869 y 1872 (antecedido por Steintz).

Anderssen, “el campeón de la era del romanticismo”, supo interactuar contra todos los grandes jugadores de su época, dando muestras de su talento y dejando partidas imborrables, esas que siempre serán enseñadas a los aficionados a la hora de explicarles cómo se debe jugar cuando se quiere evidenciar un estilo agresivo de juego y a la hora de la búsqueda de una resolución contundente en una partida de tono táctico.

En ese tránsito, Anderssen nunca descuidó sus actividades como profesor de Matemáticas ni dejó a su querida ciudad de Breslau, de la que se convirtió en uno de sus hijos más pródigos.

Una posición que, privilegiadamente, ocupa junto al productor de cine Siegmund Lubin (1851-1923); al matemático Felix Hausdorff (1868-1942); a los Premios Nobel de Química (1918 y 1931) Fritz Haber (1868-1934) y Friedrich Bergius (1884-1949), respectivamente; al Premio Nobel de Física (1954) Max Born (1882-1970); al músico Otto Klemperer (1885-1973); y al Premio Nobel de Economía (1994) Reinhard Selten (1930-2016).

Y junto a otro nombre, el más relevante en lo que a nosotros concierne: Siegbert Tarrasch (1862-1934) quien, como Anderssen, aunque años más tarde, será otro astro que merodeará lo más alto en la consideración del ajedrez mundial.(5)

Imagen de una publicación alemana dando cuenta de la muerte de Anderssen, en https://www.schachbund.de/files/dsb/images/2019/03/anderssen/anderssen-meldung.jpg
Imagen de una publicación alemana dando cuenta de la muerte de Anderssen, en: https://www.schachbund.de/files/dsb/images/2019/03/anderssen/anderssen-meldung.jpg

(5) Tras la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue transferida a Polonia adquiriendo el nombre de Wroclaw. De esta otra época hay otro ajedrecista famoso que es oriundo de esta urbe, Valeri Sálov, nacido el 26 de mayo de 1964, quien se habría de convertir en uno de los principales jugadores rusos y mundiales.

Imagen de la tumba de Anderssen en el Osobowicki Cemetery en su ciudad de Breslau (Wroclaw)
Imagen de la tumba de Anderssen en el Osobowicki Cemetery en su ciudad de Breslau (Wroclaw)

Análisis Astral de Anderssen, por Silvia Mendez

Prof. Silvia Mendez
Prof. Silvia Mendez

Silvia Méndez es de nacionalidad argentina. Graduada en Relaciones Humanas en la Universidad del Salvador y egresada de la carrera de Administradores Gubernamentales (1985-1987) dictada en el INAP.

Se desempeñó en el servicio civil de su país, con amplia experiencia en gestión de políticas públicas en el ámbito cultural, así como en la administración de recursos humanos en el Estado Nacional.

Como astróloga, está graduada en la Fundación Centro Astrológico de Buenos Aires (CABA, 1989), siendo entrenada por calificados profesionales de la talla de Eloy Dumón, Rubi Leza, Jerry Brignone.

En esta disciplina se ha desempeñado en la consultoría privada, dictando seminarios y talleres, realizando investigaciones y publicando artículos, con especial énfasis en Astrología Genetlíaca, Mundana, Deportiva, Asteroides.

¡Este sí que fue un análisis desafiante!  Sobre todo por la poca cantidad de eventos personales de la vida de Anderssen, más allá de los relacionados con el ajedrez.

Pero una de las habilidades que hay que desarrollar en la actividad astrológica es estar atento a pequeños detalles, que pueden dar pistas que permitan comenzar a aproximarse a una hora natal, buceando en los 1440 minutos que tiene el día de nacimiento de un individuo.

En ese sentido llamó mi atención la enfermedad de Anderssen: “periocardio hidropesía”.

El famoso astrólogo  e investigador Reinhold Ebertin,[1] considerado el padre de la Cosmobiología, estudió cientos de casos en enfermos y, a través de la estadística, elaboró  una lista de “Correspondencias anatómicas de los grados del Zodíaco” que quedó para la posteridad como la Tabla de Ebertin.  Asoció cada uno de los  360 grados del Zodíaco a una parte del cuerpo humano.

En el grado 18 de Leo Ebertin asigna “Ventrículo derecho, Pericardio”; en el grado 25 de Leo, asigna “Pericardio”.  Tener un planeta o una cúspide de Ascendente o Mediocielo en las proximidades a esos grados,  ya va dando una pista: observo, en principio, su Marte natal que está ubicado en 27 grados de Leo. Cercano al grado 25. Pero necesitaba algo más aproximado  a 18 o 25 de Leo.  La hidropesía es un edema, acumulación de humor seroso en los espacios intercelulares de los tejidos subcutáneos o profundos. El pericardio es el saco que rodea al corazón. Por lo tanto Anderssen era aquejado por la


[1] https://en.wikipedia.org/wiki/Reinhold_Ebertin.

acumulación de humor seroso (Luna), en ese tejido, produciendo inflamación (Marte). Esto me llevó a deducir que la Luna debía estar cercana a Marte pues, estando ambos en  Leo (corazón), simbolizarían perfectamente su enfermedad.

Por otra parte, observando sus facciones, me llamó la atención su fuerte mirada (penetrante, magnética) y una nariz aguileña muy del tipo de Escorpio (sobre todo más remarcadas estas facciones en sus fotografías de mayor adulto), según aprendido en los libros de Ben Ehzra, Adolfo Weiss, etc.  Entonces, ubiqué el Ascendente en el signo de Escorpio y … voilá!  Su Luna quedaba en 16° 52 y su Mediocielo en 17° 28 de Leo, en conjunción al grado 18 de Ebertin.

Rectificando entonces la hora de nacimiento, a partir de dichas hipótesis, y puesta a prueba con los principales eventos de su historia personal, es que propongo, y dejo en consideración, un horario aproximado entre las 14.22 y las 14.26  horas del 6 de julio de 1818 en la actual ciudad de Wroclaw (Polonia), originalmente la prusiana urbe de Breslau.

Veamos entonces un somero análisis de su personalidad: Anderssen tenía un Sol en el signo de Cáncer; signo de Agua Cardinal.  Le  otorgaba sensibilidad e intuición, un fuerte sentido de la familia, las raíces familiares y la vinculación con la madre.

Un canceriano suele tomar una actitud algo reservada, como cuando el cangrejo (su símbolo) mete las tenazas dentro de su coraza: esa actitud asemeja el proteger su interior blando y sensible ante las amenazas externas. Este Sol está en trígono a Saturno, ubicado en Piscis, lo que le aportaba el orden, la organización, la facilidad de funcionar con esquemas, lo cual da la  tendencia a actividades o disciplinas relacionadas con las ciencias duras y con un estilo que lo llevaba a la introspección, soledad o  aislamiento. 

Con este horario tentativo, la luminaria queda colocada en la casa 9: el área de la elevación de la mente, de la educación superior, de una vida ligada a viajes largos o contactos con el exterior, a las editoriales y las publicaciones,  o al contacto con la alta política o la religión por alguna actividad en particular, etc.

Ahora bien, la ubicación de Venus, Luna y Marte en el signo de Leo, que es de Fuego Fijo, señala otro aspecto fuerte de su personalidad, orientándose a actividades lúdicas (Leo: juegos)  que le permitieran destacarse y ser tenido en cuenta o “aplaudido”.  La conjunción Venus/Luna se lee como “amor por la madre”.

Al signo de Leo se lo asocia tradicionalmente  con el “educador”, junto con el signo de Sagitario (este es más bien “profesor universitario”, en cambio Leo está más bien asociado con maestros o profesores de primaria o secundaria). De todas maneras, la cercanía de su planeta Júpiter a la cúspide de la casa 3 (comunicación), también podría haberle dado la oportunidad de desempeñarse como profesor universitario.

Un Ascendente en Escorpio, signo de Agua Fijo,  le otorgó un cierto velo de misterio o magnetismo en su accionar, con un planeta Marte, su regente  elevado en la casa X -área del accionar social o profesional del individuo-, que lo llevó a destacarse en el juego pero, también, en la actividad como maestro/profesor.

Mercurio, planeta de la mente y del estilo de comunicación del individuo, también está ubicado en el sensible e intuitivo signo de Cáncer, y saliendo por el Ascendente le otorgaba una buena combinación para las actividades intelectuales.

Veamos el movimiento de su carta natal a la luz de los eventos más destacados de su vida:

  1. A la edad de nueve años su padre lo introdujo en el mundo del ajedrez. Teniendo en cuenta que no tenemos la fecha exacta, trabajemos con las direcciones simbólicas del año:
carta natal Anderssen-1

El Mediocielo dirigido aspecta (en orbe) al Marte natal, regente del Ascendente.  El Ascendente dirigido en aspecto de orbe al Sol natal.  Posibilidad de que Marte, su regente, aspecte al eje de casas 3 y 9 (aprendizaje, actividad intelectual, etc.).

2) En el año 1847 se gradúa como Profesor de Matemáticas. Calculamos dentro de la ventana de tiempo a través de direcciones simbólicas:

Carta Astral Anderssen-2

La Luna, regente de la casa IX (estudios superiores), está aspectada por el Mediocielo dirigido. 

La Luna dirigida (que rige su casa 9 – estudios superiores) está en 15 Virgo en trígono al Punto Medio Sol/Saturno,  que vimos que tiene que ver con el tipo de estudios realizados

Saturno regente de la casa 3 (estudios) trígono al Mediocielo.  Júpiter (estudios superiores) cuadrando al Ascendente.

3) Vemos que el año 1851 fue muy importante para Anderssen: por un lado  edita su revista, también representa en el torneo de Londres a la Berlin Chess Society,  gana la partida denominada La Inmortal frente a Kiseritztky el dia 21 de junio, y termina por imponerse en el torneo del London Chess Club el 16 de agosto.

Carta Astral Anderssen-3

El Sol dirigido conjunta a la Luna, regente de casa IX: publicaciones, eventos internacionales, eventos públicos, etc. También prácticamente conjunto al Mediocielo, el punto más elevado de la carta natal.

El Ascendente dirigido conjunción a la Parte de la Fortuna (punto muy importante, pues se obtiene sumando el punto del  Ascendente más el Sol menos la Luna, por lo tanto depende totalmente de la hora de nacimiento).

El Mediocielo en 20 de Virgo está en trígono con el punto medio Sol/Plutón (que en natal está en la casa de los juegos).

El planeta Júpiter, que ayuda a los logros, éxitos, fortuna, etc.,  está en 10° de Acuario en trígono al punto medio Sol/Júpiter natal ubicado en 10° de Libra.

Y Mercurio, regente de la casa XI (pertenencia a grupos, clubes, fundaciones, etc.), está cuadrado al Ascendente.

4) En el año 1852 es contratado como Profesor de Matemáticas en el Gymnasium de Breslau, donde continuará ejerciendo toda su vida. 

Carta Astral Anderssen-4

Sol ya alcanza por conjunción al Mediocielo, y la Luna regente de casa 9 (actividades académicas) en trígono al punto medio Sol/Plutón natal.

Marte regente del Ascendente en aspecto con Mercurio, señalando una actividad importante de tipo intelectual. Y el Mercurio dirigido perfecciona su aspecto con el Ascendente natal.

5) Pierde ante Löwenthal el  8 de agosto de 1857. El 28 diciembre de 1858 cae en su aguardado match contra Morphy.

Carta Astral Anderssen-5

Para el primer evento, el Mediocielo está opuesto a Plutón, que está en la casa de los juegos, y es regente del Ascendente. Plutón dirigido conjunción con la casa 7 (el oponente). Marte regente del Ascendente cuadratura a Júpiter planeta de logros y éxitos.  Saturno en trígono a Marte natal.  El Sol aspecta a la casa IX (evento internacional).

Al año siguiente será la Luna que en 26 grados de Virgo se oponga a Plutón; y Kirón será el que se ponga opuesto a su Ascendente natal señalando la pérdida frente a Morphy. Cabe señala que, para esa época, el Plutón del cielo estaba transitando opuesto a su Ascendente natal también.

6) El 28 de junio de 1862 le gana a Steinitz:

Carta Astral Anderssen-6

El Sol dirigido (que rige la casa de los logros) en conjunción con Marte natal, elevado en la casa de los triunfos y regente de su Ascendente. Mercurio en orbe de conjunción con la Luna (evento público internacional) y Mediocielo  aspecta a Mercurio natal. Plutón dirigido aspecta al punto medio Sol/Plutón.

7) Gana la competencia en Baden Baden en 1870.

El Mediocielo dirigido en conjunción con el punto medio Sol/Júpiter ubicado en 10° de Libra.  El Sol dirigido (que rige su Mediocielo) y Venus aspectan a su Ascendente.

Carta Astral Anderssen-7

8) Fallece el 13 de marzo de 1879 a las 21 horas, por un ataque al corazón:

Carta Astral Anderssen-8

La Luna sale en aspecto por el Mediocielo; Mercurio, planeta ubicado en la casa 8 natal, aspecta a la misma; pero fundamentalmente se ve a Urano dirigido en conjunción a la casa 4 (del fin de la vida), planeta que está muy asociado a infartos, derrames o ACV. Saturno, el otro regente de la casa 4, también aspecta a la misma

La carta diaria muestra también aspectos que fundamentan el horario aproximado propuesto:

Carta Astral Anderssen-9

El Ascendente diario sobre su Luna natal; Urano del cielo en cuadratura a la cúspide de la casa de la muerte (casa 8) y la Luna opuesta a dicha casa. Neptuno del cielo opuesto al Ascendente propuesto

Related posts
Ajedrez y culturaarchivos de Morgado

Franz Kafka, una constatación y un equívoco: ni incluyó al ajedrez en su obra ni lo jugó (al menos públicamente)

Ajedrez y culturaBiografías

Julio Bolbochán el buen (El mejor) maestro, divulgador y analista argentino

Ajedrez y cultura

Marguerite Yourcenar: el ajedrez símbolo que rebasa toda vida

Ajedrez y cultura

El ajedrez en el universo de Borges

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *