Ajedrez con Maestros

Ajedrez y AstrologíaAjedrez y cultura

Estrellas del ajedrez, contemplando la perspectiva de la Astrología: Robert James Bobby Fischer (1943-2008)

Bobby Fischer
Prof. Silvia Mendez
Prof. Silvia Mendez

Por Silvia Méndez

(con la colaboración de Sergio Negri)

Podemos recordar a Plotino. Quisieron hacerle un retrato y se negó: ´Yo mismo soy una sombra, una sombra del arquetipo que está en el cielo. A qué hacer una sombra de esa sombra.´´”. 

(Jorge Luis Borges, La Poesía, quinta conferencia del ciclo Siete Noches, Teatro Coliseo, Buenos Aires, 13 de julio de 1977)

Apuntes biográficos sobre Bobby Fischer

Robert James Bobby Fischer nació en la ciudad de Chicago, en los EE. UU. el 9 de marzo de 1943. Ese día vio la luz uno de los mejores ajedrecistas de la historia.

Aprendió el juego a los 6 años. Sin embargo, no fue exactamente un niño prodigio (al estilo del cubano José Raúl Capablanca y el polaco-norteamericano Samuel Reshevsky). En cambio se puede asegurar que fue un adolescente prodigio ya que tendrá resultados deportivos deslumbrantes en esa etapa que va desde la niñez a la adolescencia.

Comenzó a competir en torneos a los 10 años, habiéndose sumado al célebre Manhattan Chess Club en 1955. Obtuvo su primer triunfo (un juvenil nacional en Filadelfia) en 1956. En el siguiente, se impondrá en el campeonato norteamericano absoluto correspondiente al periodo 1957-58 (título que volverá en el futuro a ostentar en otras siete ocasiones).

Si bien ya venía asomando previamente, su primer gran éxito internacional se dio en 1962 cuando se impuso en el Torneo Interzonal de Estocolmo, con una ventaja de dos puntos respecto del futuro campeón mundial, el soviético (armenio) Tigrán Petrosián.

Rumbo a esa corona, en igual competencia disputada en el siguiente ciclo en Sousse, Túnez, en 1967, sorprendentemente la abandona, cuando venía prevaleciendo en forma cómoda (y estando invicto).

En 1970, al ganar la etapa clasificatoria del Interzonal de Palma de Mallorca,  con impresionantes 3,5 puntos de ventaja respecto de sus escoltas, el danés (futuro residente argentino) Bent Larsen, el soviético (ucraniano) Yefim Géler y el alemán Robert Hübner, comienza el raid final en busca del título.

En ese camino primero derrota al soviético (ruso)  Mark Taimánov y a Larsen (barriéndolos, con sendos inéditos 6 a 0) y en semifinales a Petrosián en Buenos Aires (cómodamente, por 6,5 a 2,5).

El momento culminante de su carrera será cuando se convierta en campeón mundial, al derrotar a otro representante de la URSS, Boris Spasky, al cabo de un enfrentamiento que culmina con la partida jugada el 31 de agosto de 1972, la que se suspende, sin ser reanudada, dada la admisión de derrota por parte del ruso (del encuentro individual y del match como un todo).

Robert Fischer-Boris Spassky Reykjavik 1972
Robert Fischer-Boris Spassky Reykjavik 1972

Este combate ajedrecístico (y cultural) se dio en el contexto de una Guerra Fría en la que el juego fue una herramienta de propaganda ideológica en la confrontación agonal entre los EE. UU. y la URSS. Ambas naciones pretendían demostrar la preeminencia de sus respectivos modelos (capitalismo vs. comunismo), usando como espejo una actividad lúdica que siempre estuvo connotada por su valor estratégico e intelectual.

Con la irrupción, en una senda que como corolario será triunfal, en la arena pública internacional de un Fischer de personalidad tan atractiva para los reflectores mediáticos, el ajedrez aumentó considerablemente sus niveles de popularidad, registrando un salto cualitativo en materia de profesionalismo, lo que se dará a escala planetaria.

Fischer, en su tiempo, fue quien obtuvo el título de gran maestro internacional (el principal que se puede alcanzar) a edad más temprana, con algo más de 15 años de edad (mas luego sería superado en esa condición, lo que en principio logrará la húngara Judit Polgár… ¡33 años más tarde!).

Inventó un reloj digital especial, que fue toda una revolución para el control del tiempo de la actividad, el que es utilizado en tiempo presente. Numerosos libros, reportajes y crónicas periodísticas se inspiraron en su carrera ajedrecística y vida. Aunque lo suyo parece que sólo fue jugar, jugar y jugar.

En ese sentido, consideró que su gran creación fue el Fischer Random, una modalidad de juego en la que se ubican las piezas al inicio en forma aleatoria, lo que le dio una renovada dinámica a un milenario ajedrez que podía haber ingresado en una fase de agotamiento.

La madre de Fischer, de apellido Wender, tenía un muy apropiado nombre: Regina, tal como se la denominaba a la pieza de la reina del ajedrez en latín en la Edad Media, época en la que se difundió y tomó forma definitiva el juego en Europa con proyección universal.

Era una enfermera nacida en Suiza, con una vida que tuvo un costado inquietante: se la supuso, aunque parece que sin fundamento, ser agente del comunismo, habida cuenta de sus antecedentes: estudió medicina en la URSS, se casó en Moscú y vivió un tiempo en la Europa oriental. Ella se sintió objeto de la persecución estatal, alimentando una paranoia que pudo haber transmitido a su hijo.

Al cabo del tiempo, Fischer la habrá de considerar una interferencia. En su perturbada personalidad, le habrá de comentar a un periodista que tenía que “sacársela de encima”. No habría de todos modos que olvidar que su madre lo deja a Fischer solo (su hermana ya se había casado) cuando este contaba con 16 años, aunque también el propio ajedrecista, quien ya tenía su fama y recursos por entonces, dijo que fue él quien la echó de su hogar, cuestionándola por haberlo dejado “con los platos sucios y las hormigas”.

Hans Gerhardt Leibscher (Fischer), un biofísico alemán, y simpatizante comunista, que abandonó a la familia cuando Bobby contaba con 2 años de edad, fue su marido y formalmente padre del futuro campeón (y también de su hermana mayor, en ese caso sin duda alguna).

Se cree, no obstante, que su verdadero progenitor fue Paul Felix Nemenyi, un reconocido matemático y físico húngaro (y judío), otro niño prodigio (como su atribuido hijo), con quien nunca tuvo contacto. Lo cierto es que para Fischer la imagen paterna siempre estuvo ausente, siendo un aspecto constitutivo de su ulterior compleja personalidad.

Su hermana Joan, quien nació en Moscú, a la cual él adoraba, lo cuidó y educó casi como una madre sustituta, a pesar de la poca diferencia de edad que había entre ellos (seis años). Fue ella quien le dio su primer juego de ajedrez a los 6 años de Bobby.

Bobby Fischer junto a su hermana Joan
Bobby Fischer junto a su hermana Joan

Ambos, junto a la madre, vivieron en Brooklyn, Nueva York, bajo su control, el de una madre que fue caracterizada en su conflictiva personalidad, cierta frialdad emocional, su ausencia del hogar (imprescindible ya que debía salir del hogar para ganar el sustento familiar) y la mentada paranoia.

El juego, quizás en calidad de refugio, atrapó al futuro campeón absorbiéndolo, desde que lo conoció, y de ahí en más definitivamente. Su madre lo llevó al Club de Ajedrez de Brooklyn donde pasó la mayor parte de sus jóvenes años, jugando con quien fuera.

Abandonó la secundaria a los 16 años. Aunque su IQ fue registrado, en mediciones controvertidas, como superior a los 180 puntos (mayor que los de Albert Einstein, Bill Gates y Stephen Hawkings), y con una memoria asombrosa para acumular información (tan apta para el ajedrez), él no estaba (ni estará) interesado en nada más que el juego.

Sus éxitos siempre estuvieron acompañados por una actitud maximalista que fue vista como arrogante y demandante. Mas también se quiso ver en su ser un costado puritano: se sabe que desechó una propuesta publicitaria millonaria de un producto que debía recomendar, por el mero hecho de que él no lo consumía.

Para muchos, sus exigencias, algunas de ellas consideradas  extravagantes, contribuyeron a la profesionalización definitiva del ajedrez. Y en parte a su popularización.

Jugaba con fiereza. Siempre manifestó que iba a ser campeón del mundo, evidenciando una actitud de soberbia (aunque podría creerse que sólo estaba seguro de lo que a su juicio inevitablemente sobrevendría).

Se consideraba como el natural eventual vencedor de  encumbrados rivales que lo superaban en honores y experiencia. Y, cuando las cosas no se daban como preveía, cuando no ganaba todo torneo en el que participaba, solía cuestionar las condiciones organizativas o apelaba a teorías conspirativas, la de una colusión de los rivales soviéticos la cual, de todos modos, hay indicios que pudo haber existido (ya sea por una planificación del régimen, ya sea por un comportamiento de sus representantes que combatían contra los no soviéticos, siendo más condescendientes en las luchas entre compatriotas).

Fischer no volvió a participar de competencias tras consagrarse campeón, derrotando a la maquinaria del este que había uniformemente predominado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. La que volvería a dominar el panorama con su salida en escena.

Es que Fischer se niega a enfrentar a su joven desafiante, el soviético Anatoli Kárpov, con quien en 1975 debía jugar por la corona, pretendiendo imponer el norteamericano condiciones tan desmesuradas, las que terminarán siendo inaceptables, por lo que la FIDE le retira el título al norteamericano y se lo confiere al ruso.

Su vida a posteriori ingresa en un cono de sombras. Había llegado a lo más alto, había conseguido su objetivo de toda la vida, pero no pudo permanecer en la gloria, conduciéndose al ocaso y al extravío emocional.

Luego de coronarse campeón mundial, se transforma en seguidor de la Worldwide Church of God, a la que le dio muchas de sus ganancias, con la que terminará en un conflicto legal. Primero se sintió protegido (se alojaba en casas de la comunidad y con algunos de sus referentes) mas, al cabo de todo, acusó a esa Iglesia de haberlo dejado en la bancarrota y haberle lavado el cerebro (dijo puntualmente que lo habían convertido en un zombi).

Siempre solitario, en su ahora humilde cuarto, en condiciones de indigencia material, estudiaba ajedrez y se enajenaba profundizando lecturas nazis, alimentando sentimientos antijudíos (a pesar de sus orígenes) y antinorteamericanos.

Se lo supo detener en la vía pública por su aspecto de pordiosero y, al ser detenido, en la cárcel es apaleado ya que no le creyeron que era quien decía ser. No era verosímil que el excampeón mundial, el famoso Fischer, tuviera ese aspecto y evidenciara esas condiciones de existencia…

Después de 20 años regresa al ajedrez profesional, el 2 de setiembre de 1992, cuando vuelve a jugar un match revancha (no oficial) contra Spassky, su viejo oponente, el que debía seguir hasta que uno de ellos ganara 10 juegos.

Fischer-Spassky 1992
Fischer-Spassky 1992

Se realizó en Belgrado, la capital serbia, y en la isla montenegrina de  Sveti-Stefan, auspiciado por un oscuro banquero local, a quien tiempo después se lo detendrá por una monumental estafa internacional. Fischer se impuso en el duelo en el mes de noviembre, ganando el premio de 3,35 millones de dólares estadounidenses, por lo que recuperó su posición económica.

Su participación en ese encuentro fue condenada por los EE. UU. dado que la por entonces República Federal de Yugoslavia estaba en la lista de sancionados por crímenes de guerra en el marco de la Guerra de Bosnia.

Al violar el bloqueo, un Fischer que se lo consideraba héroe de la Guerra Fría, se transformó en un traidor norteamericano, por lo que no podrá regresar ya que sería juzgado y seguramente arrestado. Se esconde primero  en distintos puntos de Europa Central, para emigrar más tarde a  Asia. 

Estando definitivamente lejos de ellas, su madre murió en 1997 y su hermana en 1998. Fischer, podría decirse, iría aumentando progresivamente, con motivos o sin ellos, su estado de perturbación.

Será nuevamente repudiado en su país al justificar el ataque terrorista contra las Torres Gemelas del 11 de setiembre de 2001. Específicamente dirá: “Los crímenes perpetrados por los judíos y Estados Unidos en Japón, Irak y Palestina han hecho que donde las den las tomen”.

Fischer consideraba “innatamente inferiores” a las mujeres (se supone que en cuanto a su potencial capacidad ajedrecística). Quienes lo conocieron en sus buenos tiempos de jugador no recuerdan que tuviera preocupación alguna por establecer vínculos con ellas. No obstante, ya en Asia, y en el ocaso de su existencia, tendrá algunas relaciones sentimentales, con personas más jóvenes.

Por un lado, de su estadía en Filipinas, se le habrá de atribuir incluso una hija, de una mujer llamada Marilin Young con quien tuvo en efecto una relación. Sin embargo, después de su muerte, y cuando tallaban los reclamos de herencia, al exhumarse su cadáver y hacer la respectiva prueba de ADN se habrá de comprobar que la supuesta hija no era de su sangre.

Por otra parte el 16 agosto de 2004 anunció su casamiento con Miyoko Watai, el que se concreta el 6 de septiembre de ese año, una ajedrecista japonesa con quien convivía desde el 2000. Ella será su legataria definitiva cuando muera el campeón tras un controvertido juicio en que presentaron sus reclamos su excompañera filipina y sus sobrinos de sangre

Aquel casamiento fue un intento para evitar la deportación a los EE. UU., lo que será parcialmente frustrado ya que, al cabo de todo, se deberá ir de Japón donde se hallaba, pero habrá de evitar ser conducido a su país natal. Es que había sido previamente detenido el 13 de julio de 2004 en el aeropuerto Narita por tratar de viajar con un pasaporte americano vencido. Ocho meses después será deportado a Islandia.

En la isla lo idolatraban, habida cuenta de que Reikiavic en 1972 había sido la ciudad anfitriona del match Fischer-Spaski. Ese país estuvo entonces, como nunca antes (ni después), en el centro de las miradas mundiales.

El 24 de marzo de 2005 arriba a su destino definitivo, donde se le había garantizado la ciudadanía, aunque siempre mantendrá una actitud reservada y paranoica, ya que creía que podían querer contactarlo para asesinarlo.

Bobby Fischer sus úlitmos tiempos

Murió el 17 de enero de 2008, en la capital islandesa, en un hospital, por insuficiencia renal. Tenía 64 años. Tantos años como los escaques del tablero de ajedrez.

Carta Astral de Bobby Fischer

Su carta natal ya alertaba los rasgos distintivos  de su personalidad, el lugar prominente (para bien y para mal) de la figura materna, la “diluyente” figura paterna, su destino ligado al exterior, etc.

Veamos: su Sol natal está ubicado en el signo de Piscis, lo cual le otorgaba sensibilidad e intuición. Este signo tiene una naturaleza dual: a veces el individuo se comporta como “tomando inspiración de la madre universal”, o de planos sutiles de manifestación, y se puede expresar artísticamente, otras veces puede conducir a estados de confusión, aislamiento, decepción o fantasía extrema.

La casa donde se ubica el sol es la 9: en Astrología este área se relaciona con el extranjero, los viajes y estadías en el extranjero, los asuntos legales, la religión.

Entonces esta posición en Piscis ya  vaticinaba que esta persona se dirigiría al exterior y muy posiblemente viviera fuera de su país, en algún lugar con agua (lago, río, mar, archipiélago, isla, etc. muy propio del signo de Piscis).

Como el Sol es el principio de autoridad o la figura paterna, también vemos que esta posición señala una imagen  paterna “ausente” o desdibujada, con posible ascendencia extranjera.  También finalmente los asuntos con la ley que tuvo sobre todo con su propio país y con Japón.

Su Luna natal ubicada en el signo de Tauro y elevada en el Mediocielo  señala una imagen de madre “nutricia”; ahora bien, esa Luna está en fuerte tensión con Plutón y con Marte natales formando una configuración denominada T-square.

Fischer tenía alojado en su psiquis una infancia con una madre que detentaba la autoridad familiar, pero que él la percibía como dominante o agresiva o controladora, y esto luego lo proyectó en todo tipo de situaciones donde colocaba “enfrente” al “enemigo” al que había que doblegar (Plutón en el Ascendente y Marte en la casa 7 la de los contrincantes).

De esta posición lunar en Tauro obtenía su habilidad para organizar, planificar y aplicar un método.

Para completar el cuadro inicial, su Ascendente en el signo de Leo le imprimía un estilo de conducta orgulloso, terco, con fuerte impronta para querer hacerse notar, ser aplaudido y reconocido por su accionar.  Leo es el signo del “escenario”. La cercanía de Plutón al Ascendente, le aportaba una forma dominante y arrogante en su accionar. Cuando una persona tiene a Plutón en aspecto tenso con Marte tiene que descomprimir la energía y  ésta suele emerger de manera temeraria, agresiva, arrolladora; la cercanía de estos poderosos planetas regentes de Escorpio en los ángulos, que nos hablan de las relaciones personales del individuo, le imprimieron un sello tremendamente fuerte.

Veamos su mente: Mercurio es el planeta que en una carta natal nos habla de la mente del individuo; cómo elabora sus ideas y cómo las comunica;  en el signo de Acuario se ubica en una posición de “exaltación”, o sea una posición zodiacal de lo más elevada para un individuo. El signo aporta genialidad, creatividad, inventiva. Pero Mercurio  está ubicado en la difícil casa 8 y opuesto al asteroide Kirón.

Eso  simboliza, por un lado, una mente magnética y profunda interesada en temas esenciales como la vida, la muerte, la transformación de su mente a través de crisis sucesivas, etc. La oposición con Kirón lo hacía sentir como inadecuado en el medio que se desempeñaba, incomprendido, como que no “encajaba”.

Su costado amoroso está simbolizado por un Venus elevado pero mal colocado en Aries, con lo cual sus historias afectivas estaban predestinadas a no ser su  fuerte.

En el plano de la acción personal, Marte en Acuario en aspecto armónico con el planeta dispositor de ese signo, Urano, le otorgaban un accionar independiente, errático, rebelde pero con una cuota de genio y creatividad notable.

Este planeta es el regente de la casa X, el área de los éxitos profesionales, de la actuación social. Está en el signo de Aries, signo del líder, el que quiere tomar la delantera, o derrotar al contrario.

Estas tendencias o “promesas” se pueden ver en acción teniendo fechas importantes de eventos ocurridos en su vida.

Por ejemplo: el match mundial contra Boris Spaski, definido el 1° de setiembre de 1972, indica:

Carta Astral de Bobby Fischer-2

Utilizamos para ver ese evento la técnica de direcciones simbólicas que consiste en “mover” simbólicamente 1 grado todos los planetas y cúspides por cada año transcurrido. Arriba vemos la sinastría o combinación entre la carta natal y la simbólica.

Notamos que el Ascendente dirigido activó el trígono positivo entre Marte y Urano natal; el MC tocó la Parte de la Fortuna ubicada en la casa del dinero (ganó una bolsa millonaria) y se activó Urano que rige las ondas electromagnéticas de radio y televisión (el evento se difundió mundialmente).

Neptuno al Ascendente, siendo el dispositor del Sol en casa 9 en Piscis, está simbolizando, entre otras cuestiones que pudieran haber acontecido en el periodo analizado (las direcciones simbólicas tienen un efecto de un año), por un evento que ocurrió en un lugar alejado de su ciudad natal que pudiera tener que ver con agua (isla, lago, mar, todas simbologías relacionadas con Neptuno y Piscis: el evento se realizó en Islandia).

Analicemos el contratiempo legal por su pasaporte vencido,  el 13 de julio de 2004 en Tokio:

Carta Astral Fischer 3

El Ascendente está sobre Neptuno natal, ubicado en  casa 3 (traslados cortos, trámites, papeleos, etc); este planeta rige los asuntos de la casa 9 (el extranjero, la ley). Mercurio (planeta que rige su casa 3: papeles, documentos, trámites), a punto de pasar a 0 grados de Tauro en los meses siguientes,  señalando la situación delicada que pasó Fischer por el tema papeles que lo llevó a asuntos de juicio (cuadratura a Marte en casa 7).

La fecha de su muerte fue 17 enero de 2008, vemos qué muestran los astros para entonces:

Carta Astral Fischer 4

Hay innumerables “toques” significativos del evento. Los regentes de la casa 8 (la muerte): Urano su regente moderno sobre Plutón planeta de muerte; Neptuno dispositor de su Sol, opuesto al regente antiguo de la casa 8 que es Saturno; Venus, planeta que rige la casa del fin de la vida, saliendo por aspecto a la casa 8, el Ascendente dirigido aspectando a Plutón; Marte trígono a Plutón.

A modo de conclusión, podemos decir que el análisis de su carta natal nos permite ver cómo se habría de desplegar el camino de su vida,  señalando sus potencialidades  y habilidades, pero asimismo marcando las facetas  problemáticas de su personalidad y  sus costados oscuros, así como los períodos o  momentos culminantes y los períodos difíciles o momentos de caída.

Datos de la autora

Silvia Méndez es de nacionalidad argentina. Graduada en Relaciones Humanas en la Universidad del Salvador y egresada de la carrera de Administradores Gubernamentales (1985-1987) dictada en el INAP.

Se desempeñó en el servicio civil de su país, con amplia experiencia en gestión de políticas públicas en el ámbito cultural, así como en la administración de recursos humanos en el Estado Nacional.

Como astróloga, está graduada en la Fundación Centro Astrológico de Buenos Aires (CABA, 1989), siendo entrenada por calificados profesionales de la talla de Eloy Dumón, Rubi Leza, Jerry Brignone.

En esta disciplina se ha desempeñado en la consultoría privada, dictando seminarios y talleres, realizando investigaciones y publicando artículos, con especial énfasis en Astrología Genetlíaca, Mundana, Deportiva, Asteroides.

Related posts
Ajedrez y AstrologíaAjedrez y cultura

Estrellas del ajedrez. Semblanza y análisis desde la perspectiva de la Astrología: Willhelm Steinitz

Ajedrez y cultura

Metáforas políticas con eje en el ajedrez. Joseph Nye: El poder del mundo como tablero tridimensional

Ajedrez y AstrologíaAjedrez y culturaHistoria

Estrellas del ajedrez Semblanza y análisis desde la perspectiva de la Astrología: François-André Danican - Philidor

Ajedrez y culturaHistoria

Benjamin Franklin, el ajedrez como recurso diplomático y en su faceta moral

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *