Ajedrez con Maestros

Ajedrez y cultura

La exquisita Juga di Prima invocó a Capablanca ( ¿en tanto deidad? ) en una de sus canciones dedicadas al ajedrez

Juga di Prima Capablanca

Ajedrez y cultura

Sergio Ernesto Negri
Articulo del Maestro Fide e Historiador Sergio Ernesto Negri

Sergio Ernesto Negri. Maestro FIDE e investigador en la relación del ajedrez con la cultura y la historia. El autor fue asesor de la Dirección Nacional del por entonces denominado Instituto Nacional del Cine (actual INCAA) y miembro de la Comisión Asesora de Exhibiciones Cinematográficas. También se desempeñó en áreas vinculadas a la educación y la cultura de la provincia de Santa Fe y del Gobierno Nacional de la República Argentina. 

Juga di Prima
Juga di Prima https://www.jugamusica.com/

Al presentarse la nota “Capablanca mito. Nombre que se invoca en poemas, novelas, cuentos, ensayos, tangos y a la hora de bautizarse caballos de carrera”, Sol Kramm, una muy atenta lectora postea el 14 de marzo de 2020 a las 13.22 en el muy interesante y prolífico muro en Facebook del periodista y escritor español Antonio Gude, un atinado comentario sugiriendo se considere también el aporte artístico que sobre la figura del cubano realizó la cantante chilena Juga di Prima.

Ver “Capablanca mito. Nombre que se invoca en poemas, novelas, cuentos, ensayos, tangos y a la hora de bautizarse caballos de carrerahttps://ajedrezconmaestros.com/2020/03/13/capablanca-mito-nombre-que-se-invoca-en-poemas-novelas-cuentos-ensayos-tangos-y-a-la-hora-de-bautizarse-caballos-de-carrera/

Una de las cosas más interesantes que pueden suceder cuando se escribe alguna crónica, reside en recibir comentarios evidenciando interés y, especialmente, cuando ellos enriquecen la visión que pudiera originalmente ofrecer el autor. Es que el conocimiento exige un proceso de creación y de construcción colaborativa. Y este es el caso.

En efecto, Juga di Prima, es una artista chilena muy renombrada (su trayectoria se puede vislumbrar buceando en su página personal en https://www.jugamusica.com/) que en su pasión por el ajedrez, ofrendó un tema musical dedicado al excampeón del mundo cubano.

A ella se la reconoció, en un principio, por haber  interpretado un espectáculo en homenaje a la mítica cancionista francesa Édith Piaf (1915-1963). En tiempos más recientes, en el marco de la evolución de su arte, le dedicó puntualmente al ajedrez varias canciones (con letras en idioma inglés), entre ellas aquella inspirada en José Raúl Capablanca (1888-1942).

El hermoso vídeo en el que se presenta ¡Oh, Capablanca!, nombre del tema en cuestión, permite el disfrute de los maravillosos acordes de una canción que, quizás, en el futuro, así lo deseamos, será parte de una comedia musical que pudiera tener al cubano de protagonista de la historia y a Juga como intérprete y compositora de la obra.

Ese tema fue concebido tras una experiencia personal de la cantautora quien, en una partida disputada en diciembre de 2018 en Roma, la que creía tener ganada, comprueba fatalmente que las cosas no eran como se las había imaginado y, al darse cuenta de lo errada que estaba en el diagnóstico, termina por replantearse sus conocimientos y conmoverse. En ese marco se inspira en Capablanca, a quien apela casi como si de una deidad se tratase.

La letra, en su versión original en inglés, dice así:

“He played Caro Cann / His rating was higher / But from move 17 / The kingside was mine / Took my chances fast / My rook was a knife / and my almighty Queen / A beast on h6 / My bishop was gold / His bishop was small / With no time pressure i’d / Crush him once and for all / I gave up my good knight / But that don’t mean the thing / He has more experience / But i won’t lose again / Oh my dear Capablanca / Wishful eyes deceive me / Overoptimistic / Got nowhere to go / Got nowhere to go / Shook his hand / signed the scores / Politely as I could / I can’t analyse / Can’t look in his eyes / A lonely hotel room / I cried my despair / Did i allow any counterplay? / His pieces were dead / I gave up good knight / But that don’t mean a thing / He has more experience / But i won’t lose again / Oh my dear Capablanca / Where did my attack go? / I was clearly winning / 2 minutes ago, / 2 minutes ago, / 2 minutes ago / Now, according to Stockfish / I got it all wrong / After slightly advantage / I had nothing / But my dear Capablanca / You tell my / We learn more from hour defeats / Who needs victories, right?”

En ese doloroso tránsito emocional que va desde la fantasía a la más cruda realidad, desembocando en una derrota sobre el tablero, la artista-ajedrecista mantiene un imaginario diálogo consigo misma y con el campeón mundial al cual, en su tiempo, se llegó a considerar prácticamente imbatible, pese a lo cual alguna vez dijo:

“De pocas partidas he aprendido tanto como de la mayoría de mis derrotas”.

Si toda la canción es preciosa, tanto como  lo es quien la imaginó e interpreta, su final es simplemente magistral. Tras aludirse a la referida frase-legado de Capablanca, Juga di Prima se pregunta, con la profundidad del poeta, y dando por consiguiente un paso más:

¿Quién necesita victorias, no es cierto?”.

Es así, nadie precisa victorias. Sólo se trata de jugar, sólo se trata de aprender, sólo se trata de transcurrir, en fin, sólo se trata de vivir. Y, cuando se pueda, sólo se trata de disfrutar del arte. Y del ajedrez.

Vídeo Oh Capablanca Juga di Prima

La trayectoria vital de Juga di Prima sugiere un profundo cosmopolitismo, en la inteligencia de que la artista se halla incursa en una búsqueda personal permanente.

Nació en Santiago de Chile, en 1985, vivió de niña en Londres, se crió en su país, en su juventud se fue a Alemania,  regresó a su ciudad natal, para más tarde recalar en una Isla de Pascua que, en su cultura Rapa Nui, le resultará muy inspiradora, dejando rastros que quedarán marcados para siempre en su piel.

Con su espectáculo Juga di Piaf se presentó en la Argentina (también en el Uruguay), donde editó un compilado de sus dos primeros discos, investigó el movimiento musical local, el que influirá en el devenir de su arte, producto del cual habrá otra placa discográfica con la producción del reconocido músico, Tweety González (nacido en 1963 en la ciudad de Buenos Aires).

Juga, sin embargo, no echará raíces en este lado de la cordillera. Seguirá su camino por el mundo, tal vez con la ambición de recorrer la mayor cantidad de horizontes posibles y aceptar mayores desafíos, enriqueciendo su estética musical y las experiencias de vida. Además, cuando le fue posible, unirá el universo de su arte con otro, ese que sólo aparentemente está limitado a un espacio de 64 escaques.

Su abordaje musical con contenido ajedrecístico no se agotará con lo expuesto. Se la puede apreciar y disfrutar en otras dos composiciones que tienen como eje al juego: Isolated Pawn y Tactical, cuyos respectivos vídeos presentan imágenes ajedrecísticas muy sugerentes y significativas.

En Isolated Pawn se comienza anunciando:

“Soy un peón aislado / Sobreviví inmundas batallas / Ahora estoy lejos del resto / y estoy muerto de miedo…”.

En esa suerte de ostracismo alejado de casa (¿Cómo la propia cantora?), el humilde peón reconoce esconder sus temores y penas. Se siente perdido, al ser su debilidad un objetivo del enemigo, el que lo bloquea con su caballo oscuro (¡y no puede regresar!).

En esas circunstancias adversas imagina que, quizás mañana, u hoy mismo, no estará, por lo que el peón cierra sus ojos y reza. Decide avanzar a través del fuego, sin mirar atrás, queriendo conducirse hasta la octava fila, para lo cual primero deberá arribar al séptimo cielo.

Por fin, consigue su propósito, renacerá como reina, como le había prometido a la anterior soberana la cual, en ese tránsito del peón en busca de emularla en su destino, terminará por sacrificarse desapareciendo del tablero.

Aquel errante peón, ese que parecía tan débil, al haber sido ahora empoderado, podrá, entonces, reemplazarla. Es que la vida continúa. Una nueva generación toma el legado de la previa, aunque deba no mirar atrás.  Lo que es un alivio, para el que se irá más temprano o tarde, sea reina que pretenda dejar su legado en su sucesora, sea peón que, habiendo en cierto momento considerado a sí mismo débil al estar aislado, pudo desafiar el hostil presente pensando que siempre habrá espacio para la redención y el renacimiento…


El tema Isolated Pawn de Juga di Prima

La letra de Tactical dice así:

Bleeding below the mask, / make up all my scars / I´m feeling so way behind / The amateur kind // Two ways to sacrifice / one is sound, not mine / so many years skeptical / It´s never enough // Await the blow / I´ve waited way too long / I smell the blood / attacking through my soul / maneuvering // Go tactical / stay unpredictable / somehow I´ll know / when everything is hanging //  Go tactical / stay unpredictable / Somehow I´ll know / when everything is hanging / oh hanging / I´m dreaming aloud // A dream or a lie… // Smiling before you I / will unveil my scars / This forest has one way out, the path / is wide enough / only for one // Board / be my shield, my stage / free me from my cage / o board be my / brand new state of mind / magical Tal //  Await the blow / I´ve waited way too long / I smell the blood / Attacking through my soul / Maneuvering // Go tactical / stay unpredictable / Somehow I´ll know / when everything is hanging / oh hanging / I´m dreaming aloud // A dream or a lie… / A dream or a lie… / A dream or … // Oh / Just sacrifice / Let it die / Why can´t I / Believe for once / Oh Misha / Why can´t I / Sacrifice / Believe for once // That I didn´t come this far / Just to come this far”.

Si antes Juga di Prima había posado su mirada en Capablanca, el ajedrecista estratégico por antonomasia, en una modalidad que privilegia el largo plazo afianzando el juego posicional del presente, en esta nueva oportunidad habrá de poner el acento en la otra faceta principal del ajedrez, una de más inmediato alcance, cual es la que se deriva del empleo de la táctica.

En el tema habrá de repararse en otra figura emblemática, la de Mijaíl Tal (Mihails Tāls en letón) (1936-1992), otro excampeón del mundo, uno de los ajedrecistas que más se caracterizaron por su creatividad, a quien se menciona por su apellido y también por su apelativo (Misha). En la canción se lo define como “el mágico Tal”.

"Imagen de la estatua erigida en honor a Mihails Tals, Riga (Letonia), tomada por Hugo Orlando López, julio de 2015.
“Imagen de la estatua erigida en honor a Mihails Tals”, Riga (Letonia), tomada por Hugo Orlando López, julio de 2015.

Su estilo de juego, centrado más en la combinación que en la precisión, se orientaba al aquí y ahora, sorprendiendo con movimientos que podían parecer incorrectos (y muchas veces lo eran), de forma tal de alterar el curso de los acontecimientos. En ese contexto, sacrificaba piezas por intuición y no por cálculo, lo suyo no era la corrección sino la revolución. Fue, en definitiva, un táctico por excelencia. La contracara del estratégico Capablanca.

El argumento de la canción alude al estado existencial de una persona que, partiendo de una situación en la que se reconoce que está “sangrando debajo de su máscara” y de estar “maquillando sus cicatrices”, tiene cierta ansiedad por superar un cuadro de situación que se intuye angustiante, para lo cual tiene una alternativa: una es sólida (¿la de Capablanca?), pero admite que no es la suya; y otra que se produce maniobrando, donde “huele la sangre por lo que ataca con el alma”. Estamos, desde luego, en presencia de una táctica impiadosa (¡la de Tal!), un camino más espectacular y vidrioso que es el que en definitiva elige recorrer.

Se dará cuenta de ese estado táctico cuando compruebe que todo esté colgando (hanging), como sucede cuando se sacrifican trebejos en una partida de ajedrez en donde, quien actúa en ese estilo agresivo, deja varias piezas propias indefensas (y de ahí el concepto de que las mismas estén colgadas). Es que la táctica siempre exige que todo “permanezca en forma impredecible”.

El vídeo muestra que los personajes de ambos contendientes de la partida son asumidos por una única figura: la misma Juga. Por ende, es fácil colegir que estamos en presencia de una suerte de lucha interior, por lo que adquiere especial sentido esa mención de que la senda del bosque tiene un ancho suficiente para una persona: ganarán las blancas o las negras, más no hay posibilidades de salvación mutua. Hay un sólo camino posible. Igualmente hay algo inquietante: no se sabe si estamos en presencia de un sueño o de una mentira. Nunca lo sabremos, desde luego.

Es interesante que el tablero sea presentado como un escudo protector y viene a cuento que, en relatos de la Edad Media, esa clase de dispositivo podía alternativamente ser empleado por los caballeros como arma arrojándolo contra quienes perseguían a quien sólo pretendía salvar a su amada rescatándola del castillo en la que estaba prisionera. Tablero como escudo o tablero como arma, un tablero siempre protector.

También es sugerente, en esa simbiosis entre música y ajedrez que es tan propia de Juga, que se asegure que ese tablero (de ajedrez) es su escenario (en la canción, en la vida), que lo libera de su jaula (existencial, la de la fortaleza de la doncella en el Medioevo). 

Así como antes la intérprete invocaba a Capablanca, ahora apela a Misha en el momento crucial. Es que, siendo “sólo un sacrificio”, la intérprete se plantea que por una vez debería poder hacerlo, creer que como aún no pudo llegar lejos, con ese sacrificio podrá tal vez ahora llegar a lograrlo.

En este estado de consciencia Juga di Palma remite a un sentir muy especial, que no sólo caracteriza a los ajedrecistas: saber cuánto nos cuesta conseguir un objetivo, la ignorancia respecto de si la táctica empleada pudo haber sido la correcta y la oscuridad acerca de si los resultados se habrán de poder en definitiva alcanzar. Nunca lo sabremos.

Pero siempre valdrá el intento. Quizás, como le dijera don Quijote a Sancho, debamos reconocer que “la felicidad no está en la posada, sino en el medio del camino”. El sacrificio, entonces, puede ser visto como un camino; la táctica, en tanto recurso; el destino, en su incertidumbre… 

Las imágenes del vídeo se presentan en un perfecto contraste cromático entre el blanco y el negro. Este trabajo, y no sólo desde una perspectiva visual, así como otros de su obra, parece especialmente haber sido inspirado en el surrealismo. El creador de ese movimiento, el francés André Breton (1896-1966), alguna vez expresó: 

El ajedrez es una lucha cuerpo a cuerpo entre dos laberintos”.

La cantante, al asumir con su propio cuerpo los roles de ambos conductores de la partida, sugiere un conflicto esencial que es más íntimo y profundo: el de una búsqueda interior, en un proceso en el cual no habrá sacrificio que no valga ni táctica que no pueda ser empleada.


El tema Tactical de Juga di Prima

Juga di Prima habrá de recibir un creciente reconocimiento en el ámbito del ajedrez, habiéndose de presentar con su arte en el marco de importantes encuentros de su deporte predilecto.

La mayor jugadora de la historia, la húngara Judit Polgár (nacida en 1976), le entregará en Budapest el Goodwill Ambassador Award for Artistic Values of Chess.

En la Olimpíada de Batumi (Georgia), disputada en 2018, en la ceremonia de clausura cantó Oh Capablanca. Y en el contexto del match por el título mundial entre el noruego Magnus Carlsen (nacido en 1990) y el norteamericano Fabiano Caruana (nacido en 1992), realizado en Londres en 2018, hubo de presentar el videoclip de Isolated Pawn.

Por su parte, la artista chilena tuvo la oportunidad de cantar el tema dedicado a Capablanca, en versión íntima, acústica y por ende especialmente personal, en el mítico Marshall Chess Club de la ciudad de Nueva York (EE. UU.), donde el cubano supo alguna vez jugar.


Oh Capablanca de Juga di Prima, cantado en el Marshall Chess Club de la ciudad de Nueva York

Cuando se presentó el trabajo “Capablanca mito. Nombre que se invoca en poemas, novelas, cuentos, ensayos, tangos y a la hora de bautizarse caballos de carrera, no se habló de Juga di Prima. Es tiempo de enmendar esa inmerecida omisión.

Aunque pensándolo bien, mejor que hemos caído en ese momentáneo olvido, así ahora, con mayor detalle, se le puede dedicar un merecido artículo específico a Juga di Prima, esa inquieta y exquisita artista chilena que, seguramente, nos tiene reservadas nuevas expresiones de su arte que habrán de tener como eje al milenario juego.

Tal vez, como aventuramos antes, algún día nos sorprenderá al concebir  una comedia musical que tenga como telón de fondo la figura de Capablanca quien, en su talento, en su calidad de mito cultural, en la riqueza de su vida, podrá en ese contexto ser recreado gracias a la sensibilidad de una artista que, en su búsqueda personal, no dudó en invocar al cubano, casi como si de una deidad se tratase.

Sergio Ernesto Negri. Maestro FIDE e investigador en la relación del ajedrez con la cultura y la historia. El autor fue asesor de la Dirección Nacional del por entonces denominado Instituto Nacional del Cine (actual INCAA) y miembro de la Comisión Asesora de Exhibiciones Cinematográficas. También se desempeñó en áreas vinculadas a la educación y la cultura de la provincia de Santa Fe y del Gobierno Nacional de la República Argentina. 

Related posts
Ajedrez y culturaBiografíasHistoria

El multifacético ajedrecista Roberto Grau, el más emblemático exponente de “La generación pionera”

Ajedrez y AstrologíaAjedrez y cultura

Estrellas del ajedrez desde la perspectiva de la Astrología Robert James Bobby Fischer (1943-2008)

Ajedrez y cultura

El erotismo (y algo de ajedrez) estrategias frente a la peste en el Decamerón de Boccaccio

Ajedrez y culturaHistoria

Capablanca mito. Nombre que se invoca en poemas, novelas, cuentos, ensayos, tangos y a la hora de bautizarse caballos de carrera

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *