Ajedrez con Maestros

BiografíasComposiciones artísticasProblemas

El inolvidable Francisco Benkö

Francisco Benko

Composiciones artísticas

Hablar de Francisco Benkö, en Argentina es hablar de una parte de la historia de su ajedrez, todos pasamos por sus composiciones y por los problemas que siempre en cada torneo al que concurría nos deleitaban, sus cuadernos, eran su gran compania, hojas cuadriculadas, diagramas hechos a mano, y obras geniales que nos metieron en un mundo maravilloso de combinaciones ingeniosas que nos hacían amar mas al ajedrez que se acercaba al arte mas sublime, en cada desayuno (que terminaba extendiéndose hasta el almuerzo), vivíamos con su mundo artístico y genial, cálido, amigable cariñoso, formo parte de la argentina, hecha de extranjeros que vinieron a construir algo que en Europa se caía, con ilusiones, recuerdos, y melancolía, así de esa mezcla de sentimientos nació el tango, y una cultura que vivía entre dos mundos, el físico Sudamericano y el Europeo culturalmente hablando, Argentina se enriqueció de lo que Europa se queja hoy, de los extranjeros, gracias a ellos la vida era mas intensa, rica culturalmente, cambiante, la literatura, el teatro, el cine, las empresas, y el ajedrez, con los, Palau, Grau, Najdorf, Eliskases, Pilnik, Pelikan, Panno, Bielicki, Rossetto, y muchos otros, que llenarían el artículo de nombres, todos extranjeros o hijos o nietos de inmigrantes, que contribuyeron a construir el ajedrez argentino que se impregnaba con los Italianos, Españoles, Alemanes, Sirios, Checos Libanesas, Turcos o Judios, en la sociedad argentina, todo el que llegaba al país se podía sentir dueño nuevamente de su vida y preocupado solamente, por construir un futuro en paz, para ellos y sus hijos…y Francisco nos dio a todos su amor por el ajedrez, por eso este pequeño homenaje a sus casi cien años de entrega por ajedrez y a los ajedrecistas. F.B

Partida-bicentenaria-ajedrez-Aaron-Schwartzman-vs-Francisco-Benko
Con blancas, Francisco-Benko (99 años) vs-Schwartzman (100 años)
Juan Sebastian Morgado
Autor del artículo Juan Sebastian Morgado

Reportaje de Juan S. Morgado a Francisco Benko, publicado en Ajedrez de Estilo nº 247, junio de 1994 1ª quincena

Francisco (Franz) Benko. Memorias de un amante de la vida

Francisco (Franz) Benko nació en Berlín el 24 de junio de 1910. Sin embargo, tenía nacionalidad húngara ya que su padre era de ese país, rigiendo allí la ley de la sangre. En 1952 se naturalizó argentino. Es un gran amante de la música clásica y la ópera, y tiene una gran colección de discos. Todavía hoy –1984– sigue concurriendo a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONEA), donde ingresó en 1966, de la mano de Dan Beninson. Está jubilado, pero una vez por semana concurre a su antiguo lugar de trabajo –la biblioteca, en Ezeiza– para ‘supervisar’ y visitar a los amigos. Raúl Sanguineti es uno de sus compañeros de trabajo. Habla cuatro idiomas, y se defiende en diez. Se prende en cuanto torneo hay en la Argentina, y quiere ir a jugar el Mundial Señor, que se hace todos los años en Alemania.

Ajedrez de Estilo: Háblenos de sus recuerdos de infancia y juventud.

Francisco Benko: Cuando empezó la Primera Guerra Mundial yo tenía sólo cuatro años. Mi padre había fallecido cuando yo tenía un año y medio, y mi madre murió cuando había cumplido 16 años. Sufrí hambre y frío; la falta de calcio me provocaba serios problemas en las uñas y los dientes, que se rompían fácilmente. Antes que estallara la Segunda Guerra Mundial, en 1936 decidí emigrar, teniendo en consideración la difícil situación en que se encontraban los judíos en Alemania en ese momento. Ya en Berlín jugaba al ajedrez en primera categoría. Mis rivales eran Saemisch –a quien vencí tres veces–, Richter y Ahues, por ejemplo. A Lasker no lo conocía, aunque él vivía a sólo unas seis cuadras de mi casa. En 1928 jugué una partida simultánea con Alekhine, haciendo tablas. Después, en 1929 jugué otra, que finalizó con el mismo resultado. Con Tarrasch tuve alguna correspondencia, y conservo una carta de él. También conocí a Bogoljubow y Mieses, con quien jugué una simultánea, a Kmoch, a Nimzovich, y otros.

AdE: Cuéntenos el comienzo de su historia en Argentina.

FB: Vine a la Argentina junto con mi hermana, por gestión de un amigo que ya había viajado un año antes. En Argentina la situación no era fácil; no había trabajo, y había que aprender el idioma. Al comienzo, trabajé de lo que viniera: peón de limpieza, encargado de edificios, etc. Tiempo después pude rescatar de Alemania a quien sería mi primera esposa. Ya nos conocíamos, pues trabajábamos juntos en Berlín. Ella pudo desembarcar porque yo me había comprometido a casarme. Si no hubiera sido así, la hubieran mandado de vuelta inmediatamente, sin dejarla siquiera abandonar el barco. El mismo día que llegó fuimos caminando por la Calle Paraguay hasta el Registro Civil, acompañados por un policía. Nos casamos, y luego el policía nos deseó suerte, y desapareció.

Gracias a nuestra residencia en Argentina pudimos traer a varios familiares más de mi esposa. Algunos de ellos vinieron en el último barco que permitieron salir de Alemania, en 1939.

AdE: ¿Cómo se vinculó al ambiente ajedrecístico de Buenos Aires?

FB: Al poco tiempo de estar aquí, me contacté con la gente del Club Argentino, donde el campeón era Aron Schvartzman, y pedí la incorporación. ¡Me fue rechazada! Un integrante importante de la Comisión Directiva del Club era el General Jáuregui, que dijo que yo era un escapado de Europa y que podía ser comunista. Me enojé muchísimo, lo mismo que Grau, que me ayudó mucho, y me incorporó al otro club importante que había en ese momento, el Círculo de Ajedrez, que estaba en Bartolomé Mitre 670.

AdE: Desde ese momento comenzó a jugar en los torneos de Buenos Aires.

FB: Sí. Y se dio que cuando me tenía que enfrentar con algún representante del Club Argentino, le ganaba. Recuerdo que Grau escribió una nota en la revista Aquí Está en 1938 con el título: ¨Nunca me ganó nadie del Club Argentino¨. A Grau lo apreciaba mucho. Fui muchas veces a su casa, en la calle República de la India, cerca del Jardín Botánico. Los torneos más importantes que gané fueron el Campeonato de Buenos Aires, delante de Czerniak y Pelikan, y el Memorial Grau en 1951, donde ‘pagué’ $ 60.- el boleto.

AdE: ¿Fue una apuesta en estilo turfístico?

FB: Se había organizado una polla, y a mí me remataron a 20 pesos, ya que no creían que pudiera ganar. A último momento Letelier no había podido jugar, y yo lo reemplacé. Un amigo, Boris Wischnewski,  fue quien pagó esa suma, y yo iba a medias con él. Cobramos más o menos $ 300 cada uno, es decir, $ 60 por boleto. Fíjese el recorte del diario La Prensa: ¨Benko ganó el Torneo Grau pagando 60 pesos el boleto¨.

AdE: ¿Cómo vio el Torneo de las Naciones de 1939?

FB: Concurrí todos los días. Hablé varias veces con Alekhine, que se mostró muy amable. Nunca encontré en él el más mínimo vestigio antisemita. No creo que los artículos que se le atribuyen sean de él. Alekhine era demasiado inteligente para ser antisemita.

Eliskases vino vestido como tirolés, pero no con uniforme nazi, como se dijo en algún momento. El equipo alemán vino en barco, y durante el viaje se supo que Paul Michel era anti-nazi. Entonces, el capitán del equipo, Albert Becker, ordenó que se lo hiciera volver a Alemania. Finalmente se consiguió evitar ésto, y Michel se radicó aquí; estuvo muchas veces en mi casa. Todo el equipo alemán se quedó. Reinhardt vivió en El Palomar, muy cerca de mi casa. Después, parece que Becker se olvidó que era nazi; lo volví a ver, junto a Eliskases, en el 80º cumpleaños de Reinhardt.

La guerra estalló el 1º de setiembre de 1939, y algunos matches se dieron por empatados. La difícil situación fue manejada con habilidad por Grau, y el torneo pudo terminar amigablemente. Los que se quedaron tuvieron suerte muy diversa. Algunos salieron adelante enseguida, como Najdorf, Stahlberg, Frydman y Czerniak. Otros, padecieron miseria. Por ejemplo, Movsa Feigins murió en una pieza que el Club Jaque Mate le había cedido.

AdE: ¿Y el campeonato femenino?

FB: Simultáneamente se jugaba el Campeonato Mundial Femenino, que fue ganado por Vera Menchik. En una de las rondas me paré junto a mi esposa para ver la partida que jugaba María Angélica Berea, más tarde coronada como la primera Maestra Internacional argentina, y le comenté: ¨Mirá qué linda mujer¨. María Angélica se casó luego con el Sr. Montero, y se fue a vivir al interior. Veinticinco años después me casaba con ella, yo viudo, ella divorciada.

AdE: De los que se quedaron aquí, ¿con quienes se relacionó más?

FB: A Najdorf lo conocí durante el desarrollo del torneo. Él hablaba alemán fluidamente, y nos entendíamos muy bien. Me preguntaba dónde podía conseguir trabajo, y yo le decía que no sabía, que apenas tenía el mío. Después, se fue al interior a dar simultáneas. Bunge y Born premiaba a los que le ganaban con una medalla de oro. Claro, a Najdorf era muy difícil que le ganaran…

En el torneo de 1939 organizado por el Círculo de Ajedrez, que le dio la victoria a Najdorf –empatado con Keres–, me acuerdo como si fuera hoy de mi partida con Keres, en la que sorpresivamente sacrifiqué un peón para obtener un ataque muy fuerte sobre el rey. Él empleó 45 minutos hasta encontrar la única jugada que lo salvaba, ganándome. Durante toda la partida estuvo sentado a mi lado Alekhine, mostrando mucho interés en la partida. ¡Y conste que no me sopló nada! Después me dijo que yo había jugado muy bien, pero que Keres es Keres…

AdE: ¿Cómo nació su afición por los problemas y finales?

FB: Tengo una gran colección de problemas y finales, que fui almacenando en estas libretas negras. Empecé a juntarlos en 1939. Muchas veces yo quería mostrar alguna posición muy linda, pero no me acordaba bien las posiciones. Entonces comencé a agruparlas en las libretas. También compuse finales y problemas, y gané premios. Por ejemplo, obtuve el 2º premio especial en Moscú 1961, con un mate en 4.

AdE: ¿Cuántos torneos de Mar del Plata ha jugado?

FB: Empecé a jugarlos en 1949. En ese torneo le gané a Eduardo Lasker y a Pomar. En 1967, en el Hotel Nogaró, le gané a Quinteros, ya en la época de los abiertos. Él desapareció durante 45 minutos durante la partida, vaya uno a saber por qué…

AdE: ¿Y cuántos campeonatos argentinos jugó?

FB: Hasta ahora jugué 17, el primero de ellos en 1937. Luego, entre otros, 1938 al 1941, 1945, 1947 al 1951, 1953, 1954.  

FOTO SANGUINETI – BENKO, revista Mundo Deportivo, Campeonato Argentino de 1954
FOTO SANGUINETI – BENKO, revista Mundo Deportivo, Campeonato Argentino de 1954

En 1953, el certamen se jugó en el Automóvil Club Argentino, y fue ganado por un jovencito que sorprendía: Oscar Panno. Yo salí 5º entre 20 participantes, y el diario Noticias Gráficas tituló: ¨El flamante Campeón Argentino le tuvo más miedo a los cigarros de Benko que a todos los rivales del certamen¨. Toda la familia de Oscar estaba mirando. En la última ronda jugué una partida maratónica con Guimard. Era a finish, y el que ganaba salía 2º o 3º. Eran ya como las 5 de la mañana, pero yo estaba bien. Saqué caramelos, y se me ocurrió ofrecerle uno a Guimard. Perdí la partida a las 7 de la mañana, luego de 96 jugadas, y Guimard me dijo: ¨Menos mal que me ofreció el caramelo, ¡porque yo no daba más!¨. Así fue como Guimard llegó 2º y yo 5º. El fiscal, al lado, dormía plácidamente.

Los cigarros de Benkö

Foto Noticias Gráficas del 21 de noviembre de 1953: Los cigarros de Benkö

AdE: ¿Qué pasó en el Torneo Internacional de 1955?

FB: Este torneo Bodas de Oro del Club Argentino fue ganado por Ivkov, y yo terminé honrosamente último. Hice 2 puntos. Con Pachman tenía ventaja decisiva, pero no veía nada. Rossetto me dijo: ¨Pero estás ganado¨. Claro, pero estaba intoxicado de tanto fumar. Creo que he batido un record mundial: ¡debo ser el ajedrecista que perdió más partidas!

AdE: ¿Cuándo lo conoció a Bobby Fischer?

FB: En 1960. Un día voy al Club Argentino, encontrando muy poca gente, porque era temprano. En eso, aparece Bobby Fischer. No habiendo un adversario más calificado a la vista, me invitó a jugar blitz. Sorpresivamente, en la primera partida lo vencí. ¨Oh, me ganó¨, exclamó. Después, me ganó él tres seguidas.

AdE: ¿Cómo se le ocurrió inventar el autoajedrez?

FB:  En 1939 tuve la idea de inventar un tablero especial para la enseñanza del ajedrez. Era de madera, y fue patentado en Argentina, México y Estados Unidos. Lo fabricó la Editorial Sopera, y a Alekhine y Grau les gustó mucho. Contenía varias partidas de gran valor didáctico, cuyas jugadas había que ir acertando. Si no se acertaba, era posible encontrar la jugada correcta corriendo los escaques del tablero, que eran movibles. Estuvo en la vidriera de Harrods y Gath y Chaves durante un mes. Se hicieron 1000 y se vendieron todos. Costaba mucha plata, unos $ 30.- ¿Sabe lo que eran $ 30 en esa época? Una vez, Najdorf jugó con el tablero, y en un momento dado no pudo acertar la jugada correcta, ¡aún buscándola once veces! Era la partida Chigorin – Rubinstein, Lodz 1906, ganada por el primero. Cuando la encontró, dijo: ¨¡Ah, la mejor! ¡La encontré!¨.

AdE: Cuénteme la historia del abanico.

FB: Cuando mi madre tenía 17 años le regalaron un abanico. A través del tiempo fueron firmándolo diversas personalidades. Mi mamá era una apasionada de la música y consiguió la firma de Johann Strauss, quien personalmente dibujó un pentagrama con las primeras notas del vals Voces de Primavera, como homenaje a mi madre. Otra de las firmas es de Katharina Schratt, que fuera la amante del Emperador Francisco José por muchos años. Yo seguí la tradición, y al reverso de las firmas de músicos, empecé a coleccionar las de grandes ajedrecistas: Alekhine, Capablanca, Kasparov, Karpov, Tal, Petrosian, Judit Polgar, Smyslov, Vera Menchik, Tartakower, y también de músicos como Friedrich Gulda.

AdE: ¿Sigue su interés por la teoría de Shakespeare testaferro?

FB: Todavía estaba en Berlín, en 1932, cuando llegó a mis manos un artículo con la teoría de que Shakespeare era sólo el testaferro de Roger Manners, Conde de Rutland, hombre emparentado con muchos reyes de Inglaterra, que murió en 1612. Casualmente ese fue el año en el que el tal Shakespeare cesó su producción, falleciendo cuatro años después en 1616.  Lo más interesante es que este Conde estuvo en 1596 en la Universidad de Padua como oyente, y de esta época datan muchas obras con el escenario en Italia con multitud de detalles del lugar, que los eruditos de Shakespeare nunca pudieron explicar.

Además, afirmaba el artículo mencionado, que el Conde Rutland tenía en Padua a dos compañeros estudiantes: Rosenkrantz y Guldenstern (Hamlet). El tema me intrigaba tanto que en 1983 me fui a la Universidad de Padua para averiguar. Encontré, efectivamente, tanto la inscripción del Conde de Rutland en marzo de 1596 (de la cual tengo fotocopia), como el nombre de Rosenkrantz. A Guldenstern no lo pude detectar. Los dos días que tuve a mi disposición para la, búsqueda no fueron suficientes. Hay muchos otros factores que me dan casi la certeza de que esta teoría, de la cual participan también otros más cráneos que yo, es la correcta. El nombre de Rutland figura en varias obras de Shakespeare, y la razón de que haya necesitado un testaferro estaría en la enemistad que tenía esta familia inglesa –que aún existe y tiene su castillo Belvoir, regalado por Enrique VIII, el de las seis esposas— con la reina Elizabeth I.

AdE: En ese viaje pudo verlo a Spassky, ¿verdad?

FB: Sí. Fui invitado por él a su casa.

Francisco Benko y Cabalgata

El 24 de junio de 1944 aparece el primer número de una revista Cultural. Su nombre completo era Cabalgata, revista Mensual de Letras y Artes. Tuvo dos años de vida (24 números), hasta julio de 1948. Entre noviembre de 1947 –nº 13– y abril de 1948, Julio Cortázar publicó allí 42 reseñas de libros, muchas firmadas con sus iniciales y algunas con su nombre completo, y su obra ¨Lejana¨, en febrero de 1948. Curiosamente, Cabalgata ha sido ignorada por los biógrafos de Cortázar, y es una rareza bibliográfica: está ausente incluso en las grandes bibliotecas argentinas. Tenía formato tabloid, y estaba pensada para el público argentino y latinoamericano. No tenía un director renombrado, aunque su calidad era similar a la de Sur o Realidad. Desde octubre de 1944, publica en cada número una nota de ajedrez, con la firma de Francisco Benko. Era una época muy sensible a los acontecimientos de la Guerra Mundial, y en las primeras notas Benko se refirió a las muertes de Karel Treybal y David Przepiorka en campos de concentración nazis. Luego publicó partidas comentadas, problemas y finales, muy en su estilo.

Foto Noticias Gráficas del 21 de noviembre de 1953: Los cigarros de Benko
Foto Noticias Gráficas del 21 de noviembre de 1953:

En 1946, en pleno cisma del ajedrez argentino, se juega el match telegráfico entre España y Argentina, que ganan los españoles por 8:7. Desde Cabalgata, Benko lanzó una fuerte crítica a la dirigencia, culpándola del mal resultado y haciéndola responsable de la falta de varios de los mejores valores del ajedrez argentino. He aquí primer párrafo de ese artículo:

Referente al match España – Argentina mismo, y a su resultado lamentable para Argentina, permítasenos decir algunas palabras con la convicción de que una buena y desinteresada crítica ha de servir para evitar errores en el futuro, siempre y cuando haya buena voluntad para ello.

Nosotros hemos bregado continuamente por la unión del ajedrez nacional, cosa que no fue posible concretar en los últimos años. Algunos estadistas practican todavía su famoso ¨divide et impera¨ para salir con lo suyo como terceros, pero cuando se produce la división, por dentro las cosas empeoran, porque no hay terceros culpables, aún cuando sí hay terceros que suelen salir beneficiados, como España en este caso. Por sus antecedentes, por sus intervenciones en pruebas por equipos donde siempre actuó mal, España está considerada como un país flojo en ajedrez. Y resulta que ahora le gana un match a la Argentina, que tiene ganado un merecido prestigio. (…) ¿Por qué? Porque las autoridades competentes no han creído necesario unir todas las fuerzas del ajedrez argentino, no sólo para ganar el match, sino para ganarlo de la manera más contundente. Quedaron fuera jugadores de tanto mérito como Isaías Pleci, Aron Schvartzman, Luis Piazzini, Alejandro Nogués Acuña, Luis Palau, Julio Lynch, etc., todos los cuales han dado ya pruebas de saber apreciar la responsabilidad de jugar en una representación nacional.   

En cambio, en el match con España hemos presenciado el triste espectáculo de ver a uno de los jugadores designados por la FADA llegar al salón de juego con dos horas de retraso. Tal jugador fue reemplazado antojadizamente por otro, dejándose afuera sin ningún motivo a un tercero que había sido previamente invitado.  [Los artículos de Cabalgata pertenecen al libro de recortes de Luis Piñol]

  España 8:7 Argentina
1 Arturo Pomar ½:½ Herman Pilnik
2 Antonio Medina 1:0 Héctor Rossetto
3 Miguel Albareda 1:0 Jacobo Bolbochán
4 José Sanz Aguado 0:1 Julio Bolbochán
5 Francisco Pérez ½:½ Juan Iiesco
6 Alberto Bove 0:1 Pedro Passero
7 Santiago Martínez Mocete 1:0 César Corte
8 José Vilardebó ½:½ Renato Sanguinetti
9 Rafael Llorens ½:½ Carlos Maderna
10 Rafael Gamonal ½:½ Oscar García Vera
11 Juan Manuel Fuentes ½:½ Guillermo Puiggrós
12 Juan Ignacio Alonso 1:0 Romeo García Vera
13 Leonardo García Junco ½:½ Cayetano Rebizzo
14 Antonio Rico González 0:1 Benito Higinio Villegas
15 Esteban Pedrol ½:½ Osvaldo Montiel

El ajedrez de Benkö

Jorge Kapros
Nota de Jorge Kapros

Cada tanto aparece la proposición de una variante al ajedrez, la mayoría de las veces porque se cree que el ajedrez ya no tiene secretos y por lo tanto ya no tiene sentido seguir jugándolo de la misma manera.

José Raul Capablanca, por ejemplo, propuso un tablero de 10 X 8 agregando la pieza Arzobispo, que se mueve indistintamente como alfil y caballo, y la pieza Canciller, que se mueve indistintamente como torre y caballo. El Arzobispo se ubica inicialmente entre el caballo de la dama y el alfil, y el Canciller entre el caballo del rey y el alfil.

Robert James Fischer propuso el ajedrez aleatorio, que consiste en determinar aleatoriamente la posición inicial de salida de las piezas, aunque con ciertas restricciones. Las posibles posiciones iniciales son 960 y se conservan casi todas las reglas del ajedrez.

Y si se busca en USPTO, la Base de Datos de Patentes de Texto Completo e Imágenes de Estados Unidos, ingresando los términos Chess y Game en campo Abstract de la opción Quick Search, se encontrará una gran cantidad de variantes patentadas para modificar el ajedrez, cantidad que aumenta cuando dentro de cada patente se investiga las patentes mencionadas como referencias.

Francisco (Franz) Benkö (Berlín, 24 de junio de 1910 – Buenos Aires, 11 de enero de 2010) fue un maestro y problemista de ajedrez muy querido en Argentina. Como jugador participó en el Campeonato Argentino de Ajedrez muchas veces, la primera en 1937 y la última en 2004, a los 94 años. Como problemista además de componer fue un gran difusor de la actividad teniendo una gran colección de problemas y finales de la que siempre llevaba una porción a cuestas para mostrar apenas hubiera oportunidad.

Francisco Benkö ha jugado muchas veces en el Campeonato Argentino de Ajedrez, desde 1937 hasta 2004 (94 años). [5] Entre otros, obtuvo el 11º puesto en Torneo Mayor 1937 (ganó Jacobo Bolbochán), obtuvo el 20º en 1938 (ganó Roberto Grau), el 11º en 1939 (ganó Juan Traian Iliesco), el 12º en 1940 (ganó Carlos Guimard), empató 9 –10º en 1941 (ganó Markas Luckis), quedó 13º en 1945 (ganó Herman Pilnik), compartió 5º en 1947 (ganó Héctor Rossetto), obtuvo 5º en 1948 (ganó Julio Bolbochán), empató 5–6º en 1949 y empató por 5–7º en 1953. Finalmente, ha participado en el Campeonato Argentino de 2004, terminando 91º. [6]

En otros torneos, empató por 9-10 en Buenos Aires 1939 (ganó el Círculo de Ajedrez, Miguel Najdorf y Paul Keres), [7] quedó 13 ° en Buenos Aires 1941 (ganó Najdorf), [8] tomó 8 ° en Buenos Aires 1945 (Círculo de Ajedrez, Najdorf ganó), [9] ocupó el sexto lugar en Remedios de Escalada 1949 (Julio Bolbochán ganó), [10] empató 15-16 en el torneo de ajedrez de Mar del Plata 1949 (Rossetto ganó), [11] y empató del 14 al 15 en Mar del Plata / Buenos Aires 1954 (el 2º Torneio Zonal Sulamericano, ganó Oscar Panno). [12]
Composición de ajedrez y amigos

Benkö fue el miembro vivo más antiguo del Schwalbe, se unió en 1928 y miembro honorario desde 2009 hasta su muerte el 11 de enero de 2010 en Buenos Aires. Construyó una colección de 30,000 composiciones. Cuando Benkö vivía en Alemania, conocía a algunos compositores famosos, incluidos Ado Kraemer, Erich Zepler y Eduard Birgfeld. También era amigo de Wolfgang Heidenfeld. Benkö también conocía a algunos jugadores en Berlín, pero solo logró ganar contra Friedrich Sämisch y Jacques Mieses mientras perdía contra Carl Ahues, Kurt Richter y Willi Schlage. En Buenos Aires, 1939, Benkö conoció a Alexander Alekhine, quien resolvió algunos de los problemas de Benkö. En 1992, Benkö conoció a Mikhail Tal, quien también trató de resolver un problema de ajedrez (ver más abajo) pero falló dos veces, y aún así lo resolvió después. Tras la publicación original del problema, más de 500 personas trataron de resolverlo y la mitad de ellos adivinó incorrectamente. [3]

Una vez Francisco me dijo: el día que se quiera cambiar el ajedrez, basta con cambiar los caballos por caballeros de la noche. Con eso cambia mucho y de la manera más sencilla, ya que dos caballos solos no alanzan para dar mate pero dos caballeros de la noche sí.

El Caballero de la Noche, más conocido por Nightrider, su nombre original en inglés, es una pieza que puede moverse cualquier cantidad de pasos como un Caballo manteniendo una dirección. El Caballero de la Noche fue inventado por Thomas Rayner Dawson en 1925 y es muy usado en problemas de ajedrez de fantasía, donde habitualmente se lo representa por el símbolo del Caballo pero rotado 180°, y para su notación se usa la N. Se lo representa con el Caballo rotado para distinguirlo del Caballo con el que convive.

El ajedrez de Benkö

El Caballero de la Noche de b3 puede mover a a1;  a a5;  a c1; a e2 y f1;  y a d4, f5 y h6. La casilla f1 está en la misma dirección que la formada por las casillas b3-d2, y las casillas f5 y h6 están en la misma dirección que la formada por las casillas b3-d4. El Caballo, dependiendo de la casilla que ocupe en el tablero puede amenazar 2, 3, 4, 6, 8 casillas, en tanto que el Caballero de la Noche puede amenazar 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12 casillas

He aquí dos posiciones sencillas de ajedrez práctico.

En la primera posición las blancas ganan jugando 1.Rf7 y en la segunda las blancas hacen tablas jugando 1.Rf1. Esto porque en el tablero hay Caballos. Distinta sería la suerte si en vez de Caballos fueran Caballeros de la Noche. Habría que revisar toda la teoría de finales, no solo aquella donde participan los caballos sino aquella en que los peones promocionan.

He aquí dos problemas para que los resuelva el lector

En el problema de Dawson el blanco solo tiene un Caballo en c3 y un Caballero de la Noche en c4.. A diferencia del Caballo, el Caballero de la Noche puede jugar a una casilla del mismo color que el de la casilla que ocupa. Esa ventaja permite que el blanco pueda manejar el tiempo y dar mate en cinco jugadas.

En el problema de Alvey vemos que un Caballo de la Noche, al tener un movimiento lineal, puede ser interferido como puede ser interferida una Torre o un Alfil.

Thomas R. Dawson,

British Chess Magazine, 1925

Mate in 5, (Nightrider en c6, Caballo en c3)

El ajedrez de Benkö
#5  3+1

George C. Alvey

The Chess Amateur, 1927 Mate in 2, (Nightriders en a2 y h1, Caballo en d1)

El ajedrez de Benkö
#2                                          9+6                         

Así que ya conocen la Propuesta de Francisco Benko para el día que se quiera cambiar el ajedrez, que queda de este modo registrada para la posteridad: “Cambien los Caballos por Caballeros de la Noche, que con eso basta”

Y cada tanto prueben jugar el ajedrez de Benko: solo piensen que los Caballos mueven a lo Caballero de la Noche. Cuando lo jueguen, la creatividad será esencial.

Soluciónes:

Dawson: 1.Ne7! Ra7 2.Ng3! Ra8 3.Ne4! Ra7 4.Cb5+ Ra8 5.Nd2! #

Alvey: 1. Nc6! amenazando 2. Ta2#. Si 1… Tf2 2. Tf6#, si 1… Lf2 2. Td4#, y si 1… Nf2 2. Td3#. A 1… Nb4 sigue 2. Ne5#

Solo para completar los datos biográficos, podemos decir que Francisco Benkö, falleció en 11 de enero del 2010, a los 99 años y medio.

Nació en Berlín en una familia judía. Su padre, Richard Wilhelm Benkö, vino de Hungría, y su madre, Alice Josephine Helene Pick, de Austria. En 1928 y 1929, empató juegos simultáneos con Alexander Alekhine en Berlín. En 1935, Franz Benkö fue el primer maestro de ajedrez judío en Berlín. [En la primavera de 1936, emigró de Alemania a través de Holanda a Argentina, debido a la política nazi. 

Related posts
Biografías

Genio desconocido del ajedrez. El Gran Maestro que nunca fue Yakov Yuchtman (vídeo del GM. Jose Gascón del Nogal)

Composiciones artísticasProblemas

Los problemas de Juan Roura

Problemas

Problemas nivel 2

Problemas

Problemas de nivel 1

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *