Ajedrez con Maestros

Grandes olvidadosHistoria

La simultánea de Anatoly Karpov en Cádiz

Cadiz-Pllaya y cultura

Tu error fue jugar CxC.”

Anatoly Karpov, excampeón del Mundo de Ajedrez, dirigiéndose a Lorenzo Martínez Escudero, rato después del enfrentamiento en la simultánea y durante la cena en el restaurante “El Faro de Cádiz” la noche del 4 de febrero de 1981.

Dr. Jesús Seoane Sepúlveda
Artículo del Dr. Jesús Seoane Sepúlveda

Este artículo está dedicado a la memoria de D. Juan Sepúlveda Gutiérrez (1899-1991), Fundador y Director General de la Caja de Ahorros de Cádiz. Como abuelo mío que fue y gaditano, siempre le estaré enormemente agradecido desde los más profundo de mi corazón.  

También quiero dedicarlo, sin excepción, a todos los protagonistas de esa mágica tarde-noche del 4 de febrero de 1981 en la que el Campeón del Mundo, Anatoly Karpov, se enfrentaba a 23 héroes. A todos ellos y a todos los que, con su compañía, hicieron de la Tacita de Plata centro de atención en aquella inolvidable jornada.

Desde que era un crío, escuchaba decir a mi madre y a mi padre que mi tío Juan había jugado contra Karpov, campeón del mundo de ajedrez de origen ruso durante unas simultáneas que tuvieron lugar en la Caja de Ahorros de la que fue Director General y Fundador mi abuelo, D. Juan Sepúlveda Gutiérrez. Fue más o menos por esa época cuando aprendí el movimiento de las piezas. Pero nada más allá de eso…

Entonces se me quedó grabado eso de que Karpov había venido a Cádiz a jugar con los mejores jugadores locales y de la provincia. Siempre lo tuve en mi mente y desde hacía más de 35 años que empecé a adentrarme en este noble arte deseaba que me contasen con detalle todo lo que allí sucedió. Y de todo eso, ha salido lo que relataré a continuación.

Antes que nada, quiero agradecer en primer lugar a mi abuelo, Juan Sepúlveda Gutiérrez (1899-1991), Fundador y Director General de la Caja de Ahorros, lugar donde se celebró la simultánea. La Caja de Ahorros junto a la Peña Ajedrecista Gaditana (PAG), organizaron el evento de ajedrez más relevante que ha existido en la Ciudad de Cádiz. Era la primera, y la última vez, que un Campeón de Mundo de ajedrez vigente visitaba la Tacita de Plata para un evento organizado. Anatoly Karpov fue además mi referencia principal cuando yo di mis primeros pasos en el juego-ciencia y su juego y sus partidas nunca han dejado de maravillarme, si bien, mi juego es mucho más acorde al estilo de los Campeones Mundiales rusos Mikhail Tahl, Boris Spassky y Garry Kasparov.

Agradecer infinito los testimonios de los principales protagonistas en este evento. A Manuel Seris-Granier González (entonces Presidente de la Federación Gaditana de Ajedrez (FGA)), Lorenzo Martínez Escudero y Juan Sepúlveda Aramburu, quiénes desgraciadamente ya no están con nosotros.

A Alfonso Gómez Rebollo, Rafael González Custodio, Antonio Conde Poderoso, Miguel Ángel Cortés Márquez, Fernando Cebada Benítez, Francisco Javier Tarrío Ocaña, Juan Ángel Martín y José Carlos Aranaz Portugués, todos ellos rivales de Karpov en el encuentro, así como a Carlos Díaz Medina (Alcalde de Cádiz en esos tiempos), Lucio Martínez de Salazar Bascuñana (en esa fecha Director de la Caja de Ahorros de Ronda), Ernesto López-Tello González (espectador directo de la misma), Diego Medina García (jugador del futuro Casino Gaditano de Ajedrez), Juan Carlos Sanz Menéndez, Alejandro Guimerá y Alexandre Wagemakers. A todos ellos, infinitas gracias, ya que, sin su inestimable ayuda, este modesto trabajo nunca hubiera tenido lugar. Y quiero dejar constancia que, el relatar este maravilloso encuentro, era uno de los mayores deseos que tenía desde que era un crío. Y casi 39 años después que tuviera lugar, parece que ha llegado el momento. He querido relatarlo como si lo estuviese

artículo Jesús Seoane
Juan Sepúlveda Gutiérrez (1899-1991), Fundador y Director General de la Caja de Ahorros de Cádiz, en su despacho de Dirección.

viviendo en el momento, manteniendo rigurosamente todos los testimonios que muy generosamente sus protagonistas me han hecho llegar, adornándolos por mi parte con detalles característicos de algunas de las personas que tomaron parte entonces en el evento. Y dicho esto, veamos cómo ocurrió todo…

Nos situamos entonces en los comienzos del mes de febrero de 1981. La ciudad de Cádiz se preparaba para el comienzo del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas que tendría lugar pocos días después. Eran tiempos convulsos y turbulentos en todo el país en el que en ese mismo mes tendría lugar la famosa intentona golpista del 23F. Un país, y en este caso una ciudad, Cádiz, golpeada sin piedad por el paro, la miseria, y tanta delincuencia que azotaba con duros embates toda España. Eran entonces los años de la transición política y los cambios en el país estaban pasando factura. Cádiz, cuna de la libertad, era uno de los focos principales del Grapo en España y la ciudad se encontraba entonces sumida en un estado catatónico. El verano anterior, su Trofeo Carranza, estandarte de la ciudad durante muchos años, quedaba completamente eclipsada de su brillo y resplandor debido a una tremenda huelga de basura que dejaba a la ciudad sucia y desaliñada. Eran tiempos muy difíciles, que quién escribe estas modestas líneas, siendo un crío, recuerda con claridad y nitidez.

Sin duda, en esas fechas, con todo lo que acontecía, traer a Cádiz al Campeón Mundial de Ajedrez, era cuando menos, un reto único. Pero todo era posible, y así fue.

En enero de ese mismo año, Anatoly Karpov jugaba en Linares la III edición de dicho Torneo y lo ganaba al superar en el encuentro individual al segundo clasificado el Gran Maestro (GM) americano, Larry Christiansen. En esas fechas, Manuel Seris-Granier González, Presidente de la Federación Gaditana de Ajedrez (FGA) y Juan Sepúlveda Aramburu, que poco después fueron dos de los principales integrantes del Casino Gaditano de Ajedrez que en aquella época aún no existía, iban de espectadores a dicho Torneo y de paso cerraban los detalles de la visita de Karpov a Cádiz ese año.

Hay que recordar que en esa época aún no se había creado el equipo del Casino Gaditano de Ajedrez y además Manuel López-Escobar Fernández, otro de los integrantes del equipo del Casino Gaditano de Ajedrez, aún no se encontraba adentrado en el mundo del ajedrez. Por otro lado, Diego Medina García, se encontraba en Granada, su tierra natal, y estaba en las vísperas de sus oposiciones de Letrado de la Administración de Justicia que iban a tener lugar en marzo. Diego había dejado el ajedrez años atrás para centrarse en su carrera profesional y en esos años solamente jugó algunos encuentros aislados y hasta 2 años después no aterrizaría en tierras gaditanas. Él mismo cuenta que cuando tuvo lugar el 23F, días antes de sus oposiciones, se temía lo peor en todos los sentidos.

Volviendo a la simultánea, la misma fue patrocinada, como hemos indicado, por la Caja de Ahorros de Ronda y la PAG. En aquel entonces, el Director de la Caja de Ahorros era mi tío Lucio Martínez de Salazar Bascuñana y el Presidente de la PAG su padre y aficionado al ajedrez, Ricardo Martínez de Salazar Moyano. Todo estaba preparado y acordado con Karpov y su representante para que la simultánea tuviese lugar el miércoles 4 de febrero a las 20 h en el Salón de Exposiciones de la Caja de Ahorros de Ronda. Dicha sala se encontraba en la Plaza de San José, avenida Andalucía nº91, hoy en día es oficina de Unicaja.

Jesús Seoane articulo

A la izquierda, portada del libro publicado por “Jaque” del Torneo de Linares de 1981 que ganó Karpov unos días antes de venir a Cádiz. A la derecha, se muestra una foto extraída del mismo donde Karpov luce la misma chaqueta y corbata con la que impartió la simultánea en Cádiz                             
Oficina de Unicaja en la Avenida Andalucía nº91 esquina con la Plaza San José. En aquel entonces, era el edificio de la Caja de Ahorros de Ronda, y en su primer piso estaba localizada la Sala de Exposiciones donde tuvo lugar la simultánea.
Oficina de Unicaja en la Avenida Andalucía nº91 esquina con la Plaza San José. En aquel entonces, era el edificio de la Caja de Ahorros de Ronda, y en su primer piso estaba localizada la Sala de Exposiciones donde tuvo lugar la simultánea.

Era un día laborable, por eso se fijó esa hora para tal evento. Se prepararon las invitaciones para los jugadores de forma individualizada. En principio, el acuerdo era de una simultánea a 20 tableros que los organizadores intentaron que finalmente pudiesen ser a 25. Después de duras negociaciones con los representantes del Campeón del Mundo, la simultánea quedó fijada a 23 tableros. Karpov salía triunfante de Linares el 31 de enero de 1981 y el día 2 de febrero daba una simultánea en Sevilla en el Hotel “Los Lebreros” frente a la flor y nata del ajedrez andaluz, jugando contra rivales como Montecatine, García Junco, Talavera y García Luque, entre otros muchos, no perdiendo ninguna partida y cediendo varias tablas. Después de la visita a la Capital Hispalense, Karpov, junto a su representante y guardaespaldas, llegaba a Cádiz para el gran evento y se hospedaba en el “Hotel Atlántico”, sita en el casco antiguo de la ciudad junto al Parque Genovés y al lado de la mágica Playa de la Caleta. Aún mi pregunto si Anatoly contempló esos amaneceres y atardeceres mágicos de nuestra Caleta. Si no fue así, habrá que traerle de nuevo a la Tacita de Plata…Y dicho esto, ya teníamos en Cádiz al gran Campeón y la noticia no se hacía esperar y se anunciaba a los 4 vientos en el “Diario de Cádiz” en el que se leía “Hoy juega Karpov en Cádiz”.

articulo Jesús Seoane 23-11
Noticia del Diario de Cádiz del 4 de febrero de 1981 en el que se anuncia la simultánea. En esos momentos, el periodista del Diario y ajedrecista que relataba las crónicas era Carlos Medina Lapieza.
Noticia del Diario de Cádiz del 4 de febrero de 1981 en el que se anuncia la simultánea. En esos momentos, el periodista del Diario y ajedrecista que relataba las crónicas era Carlos Medina Lapieza.
Manuel Seris-Granier, a la izquierda, Presidente de la FGA, observa como Ricardo Martínez de Salazar (Presidente de la PAG, entidad coorganizadora del evento) imponiendo la medalla de uno de los Torneos Sociales de la PAG a Juan Sepúlveda Aramburu (hijo del Director General y Fundador de la Caja de Ahorros, coorganizadora del evento y donde se celebró la simultánea). Además, Juan fue uno de los grandes protagonistas de la misma al igual que Manolo Seris, quién hizo tablas.
Manuel Seris-Granier, a la izquierda, Presidente de la FGA, observa como Ricardo Martínez de Salazar (Presidente de la PAG, entidad coorganizadora del evento) imponiendo la medalla de uno de los Torneos Sociales de la PAG a Juan Sepúlveda Aramburu (hijo del Director General y Fundador de la Caja de Ahorros, coorganizadora del evento y donde se celebró la simultánea). Además, Juan fue uno de los grandes protagonistas de la misma al igual que Manolo Seris, quién hizo tablas.

Como hemos comentado anteriormente, la simultánea era a 23 tableros, y en principio, los héroes elegidos para tal evento eran:

  • Manuel Seris-Granier González: Presidente de la FGA
  • Javier Mosteyrín: Campeón Provincial Absoluto
  • Alfonso Gómez Rebollo: Campeón Provincial en 1978
  • Fernando Cebada Benítez (San Fernando)
  • José Luis Navarrete Guerrero (Chiclana)
  • Manuel Borreiros (San Fernando)
  • Francisco Javier Tarrío Ocaña: Campeón Provincial juvenil (Casino de Algeciras)
  • José Sánchez (PAG)
  • Juan Núñez (PAG)
  • Carlos Galiana (PAG)
  • Antonio Muñoz Pérez (PAG)
  • Francisco Romaní Cabanillas (PAG)
  • Alfonso Badía (PAG)
  • Lorenzo Martínez Escudero: Considerado el mejor jugador de la PAG
  • Juan Sepúlveda Aramburu: Subcampeón Provincial en 1979 y Campeón en 1980 del Social de la PAG
  • José Luis Fresno Ramírez (PAG)
  • Antonio Conde Poderoso (PAG)
  • José Ragel Castro (PAG)
  • Miguel Ángel Cortés Márquez (PAG, mejor juvenil, con apenas 14 años)
  • José Enrique Bocardo (Centro Cultural “Amigos del Arte”)
  • Francisco Javier De Luis Jiménez (Casino de Algeciras)
  • Rafael González Custodio (Casino de Algeciras)
  • José Carlos Aranaz Portugués (Casino de Algeciras)

Y como suplentes actuaron Juan Ángel Martín y Miguel Medina Villalba, ambos de la PAG. Juan Ángel Martín tuvo la oportunidad de jugar la simultánea ante la baja de uno de los jugadores de la PAG y se situó entre De Luis y Custodio, en los tableros finales. Al parecer, fue Sánchez quién finalmente no jugó, aunque este dato no es del todo seguro al 100%, al no disponerse de fotos de dicha parte de la simultánea.  Nótese que el orden en el que están listados los jugadores es, aproximadamente, el de colocación en la simultánea de principio a fin. La simultánea la encabezaba el entonces Presidente de la FGA, Manuel Seris-Granier González.

La presencia de muchos jugadores de la PAG fue debido a que la misma era la entidad coorganizadora de la exhibición de Karpov. Aun así, la elección de los jugadores no fue fácil, y la misma tuvo lugar de la siguiente manera, según cuenta Juan Ángel Martín.

“Una tarde, días antes del evento, Lorenzo Martínez Escudero, como hablaremos de él más adelante como uno de los grandes protagonistas, que entonces era “el gran jefe” de la PAG, reunió a gran parte de los socios, en el local de la misma, sita en la calle Isabel La Católica nº12, entonces Casa de la Cultura.

En dicha reunión, y en presencia del Presidente, Ricardo Martínez de Salazar y de su secretario, José Barcelona Ivars, expresó su opinión sobre quiénes deberían jugar contra Karpov. Escudero, indicó que debían de jugar los jugadores que fueran más representativos de la PAG y las mejores promesas. Por eso, no dudó en apostar que jugase Cortés, muy jovencito y con gran proyección, así como los que entonces se consideraban mejores jugadores de la PAG y más emblemáticos. Y así de claro lo expresó: ¡Pues que juegue Cortés!

En esa selección de jugadores, salieron todos los que a priori están listados líneas atrás.

José Barcelona, que era Secretario de la PAG y uno de los árbitros clásicos de la época en los Torneos en la Tacita de Plata, desechó jugar por su avanzada edad a pesar de ser uno de los héroes que más resistió a Pomar en la simultánea que este impartió en 1975.

Una vez acordado los rivales de Karpov, unos días antes, Sánchez, un señor de bigote blanco y avanzada edad, que se encontraba con ciertos problemas de salud, se acercó a hablar con Juan Ángel. Sánchez, generosamente, y viendo que era injusto que Juan Ángel, una de las mayores promesas que tenía la PAG y de sus mejores jugadores, se quedara fuera de la simultánea, y le cedió el puesto”.

Juan Ángel Martín, era un fuerte jugador de la PAG que después, durante muchos años, se convirtió en uno de sus puntales, defendiendo su 1º tablero en los Campeonatos por Equipos durante mucho tiempo y llegando a ser Subcampeón provincial absoluto años después.

Después de la jornada laboral del miércoles 4 de febrero, cada uno regresaba de su trabajo y obligaciones a su lugar de recogida caída ya la tarde. Ese día había lucido un Sol radiante en la Tacita de Plata y sus calles y edificios históricos estaban acicalados y eso invitaba a todos los participantes y asistentes a dar un paseo de camino al evento que iba a tener lugar.

Desde que comenzó la tarde, se preparaba la organización del evento y se disponían las mesas a lo largo de la sala. Fue en ese momento cuando los organizadores se dieron cuenta que no era el lugar adecuado para un acto de tal calibre. Pero lo arreglaron lo mejor posible para que el lugar fuera digno para todos. En esos momentos, ya estaban allí Ricardo Martínez de Salazar (Presidente de la PAG) y Manuel Seris-Granier (Presidente de la FGA), siendo este último uno de los rivales de Karpov y el primero que se sentaría frente a él. El Secretario de la PAG, José Barcelona Ivars, además de no jugar por su avanzada edad y situación personal en ese momento, tampoco pudo hacer acto de presencia en tal insigne lugar.

Esa mañana, Alfonso Gómez Rebollo, un joven onubense que era estudiante de Medicina, tenía un examen de Patología Quirúrgica en la Facultad de Medicina de Cádiz. Le examinaban los prestigiosos profesores Honesto y Felipe Garrido, hermanos y Catedráticos de Cirugía de la Facultad de Medicina de Cádiz, la más antigua de toda España.

Antes de continuar, y para ponernos en situación, Alfonso Gómez, había venido a Cádiz años atrás para Licenciarse en Medicina y Cirugía y este era su último año en la Tacita de Plata antes de regresar a tierras choqueras. Hijo de un insigne psiquiatra de Huelva, Alfonso siguió los caminos de su padre llegando a ser, al igual que él, un prestigioso psiquiatra. En la actualidad, es el Jefe del Servicio de Psiquiatría del “Hospital Juan Ramón Jiménez” de la capital onubense. Alfonso era uno de los jugadores que podía crear más dificultades a la estrella rusa, tal y como adelantaba el Diario de Cádiz de la capital gaditana. Alfonso había quedado 3º en el Campeonato de Huelva antes de empezar en Cádiz sus estudios de Medicina. Ya en Cádiz, Alfonso decidió federarse y fue a la PAG y habló con José Luis Fresno. Tras disputar unas partidas con Muñoz y vencerle en varias ocasiones, Alfonso se federaba por la PAG. Y su trayectoria en Cádiz, durante sus estudios de Medicina, fue realmente brillante. Ganador del Torneo Social de la PAG en 1977 y Campeón Provincial Absoluto en 1979, entre otros muchos éxitos, avalaban a este brillante jugador de ataque (experto en el Dragón Siciliano con el que derrotó de forma brillante a muchos rivales de alto nivel, entre ellos al GM ruso-americano Sergey Kudrin) para sentarse a jugar contra Karpov.

Durante los años que estuvo en Cádiz, también jugó por equipos con el Real Tenis Club de Cádiz, uno de los mejores equipos de la provincia en aquel entonces.

El caso de Alfonso era muy singular, pues ya no estaba federado en Cádiz ese año y hubo ciertas discrepancias por su inclusión en la simultánea. Afortunadamente, en esa época el Presidente de la FGA era Manolo Seris-Granier, quién siempre apostaba por la calidad. Y gracias a su intervención, que sirvió para poner sentido a la absurda situación que se había presentado, Alfonso se sentaría a jugar contra el Campeón del Mundo. Así lo recuerda el mismo Alfonso quién también destaca la intervención y apoyo a su favor del periodista Carlos Medina.

Dicho esto, ese día después del examen que Alfonso realizó de forma satisfactoria, este regresó al Colegio Mayor “Beato Diego de Cádiz”, sita en el casco antiguo de la ciudad, frente al Parque Genovés, para comer y descansar antes del gran evento. Esa tarde, Alfonso, acompañado de algunos amigos suyos que iban para apoyarle y disfrutar de la partida, caminaba desde el Colegio Mayor a San José para el gran evento que empezaría a las 20 h, si bien se les pidió a los jugadores que estuviesen allí a las 19:30 ante cualquier eventualidad. Hospital de San Rafael, Plaza Mina, Plaza San Francisco, Plaza de san Juan de Dios, Cuesta de las Calesas, Puertas de Tierra…Alfonso con el corazón en un puño camino de la Caja de Ahorros…

Por otro lado, desde la zona del Campo de Gibraltar, concretamente en Algeciras, 4 valientes, poco antes de las 17 h, se citaban en la Plaza Alta y partían en coche camino de la Tacita de Plata. En aquel entonces, el trayecto de Algeciras a Cádiz era tedioso y se invertían un par de horas antes de alcanzar la Tacita de Plata, siempre que no se cogiera tráfico en el trayecto…

El coche lo conducía el fuerte jugador algecireño Francisco Javier De Luis Jiménez y los acompañantes eran José Carlos Aranaz Portugués, Rafael González Custodio y Francisco Javier Tarrío Ocaña. Era invitación obligada traer a la capital a cuatro de los componentes del equipo del “Casino de Algeciras”, como así deseaba Seris, ya que entre otras razones era y fue el mejor equipo en la Provincia de Cádiz durante muchos años.

José Carlos Aranaz era un fuerte jugador del Casino de Algeciras que por aquella época comenzaba sus estudios en Arquitectura despuntando ya como uno de los mejores jugadores de la provincia de Cádiz. El padre de José Carlos Aranaz era socio del Casino de Algeciras y una tarde, José Carlos vio jugar allí a Custodio con Tarrío y desde entonces se sintió muy atraído por este noble arte y se federó siendo uno de los puntales fundamentales en el que era el equipo estrella en la Provincia de Cádiz. Literalmente, José Carlos nos lo cuenta así:

“A nivel de equipo yo era un buen tablero, oscilando entre segundo y el tercero en el mejor equipo de la provincia (así nos sentíamos en el Casino Algeciras) y siempre dispuestos a plantarle batalla a la todopoderosa Oromana de Alcalá de Guadaira en Sevilla. Me sentía más jugador de equipo que otra cosa, de manera que incluso cuando empecé la carrera, ese 1981, seguí yendo y viniendo los fines de semana para seguir jugando y haciendo piña. Así hasta que la carrera pudo más, el equipo perdió integrantes clave y descubrí otro mundo ajedrecístico en Sevilla.

Pero a nivel individual yo crecí a la sombra de Javier Tarrío. Cuando honestamente no tenía el conocimiento ajedrecístico, competí por el campeonato provincial (que por entonces era la única puerta para el campeonato de España, no existían competiciones autonómicas) con otros tres rivales en un cerrado. Tras una intensa competición y muchas tablas, quedamos finalistas Javier y yo. Tuve una partida ganadora, hasta el punto de que en el momento del aplazamiento (¡muchos no sabrán que es eso!), mi rival iba a abandonar, así me lo contó tras el desenlace. Pero fui terriblemente torpe en la continuación y perdí. Fue, tal vez, el mayor mazazo que he recibido en el ajedrez, porque era una oportunidad histórica y no estaba mentalizado para entender algo así. Nunca más tuve una ocasión tan clara (digamos un mate en una), para un logro así. Con el tiempo he sido campeón absoluto de a Sevilla y campeón veterano de Andalucia. Pero cuando tenía la ilusión del que empieza, ahí me quedé…”

Por otro lado, Francisco Javier De Luis era un jugador muy respetado en su Club y en toda la provincia de Cádiz. Era de los jugadores clásicos del Casino de Algeciras que además había sido Campeón Provincial Absoluto en 1977, siendo, por tanto, otro de los rivales más fuertes que se enfrentarían al simultaneador.

Javier Tarrío, era hijo de Ramón Tarrío, también ajedrecista algecireño, y era ya entonces un joven talento que poco después se prodigó jugando Campeonatos de España y Torneos muy fuertes en los que obtuvo buenos resultados frente a jugadores profesionales. Ese año era el Campeón Provincial Juvenil. Y durante muchos años fue de los mejores jugadores de Andalucía con un estilo de juego muy bonito, original y completo tanto en aperturas, como en medio juego como en el final.

Y el cuarto pasajero de ese bendito coche que ya se encaminaba para Cádiz era Rafael González Custodio. Rafael en aquel entonces era también de los mejores jugadores de la Provincia de Cádiz. En general, el equipo del Casino de Algeciras estaba formado por jugadores muy sólidos y rocosos como así acreditaba la cantidad de veces que fueron Campeones Provinciales por Equipos.

Rafael, además de ser una persona fantástica, ha sido de los jugadores más importantes que ha tenido la Provincia de Cádiz en toda su historia. No en vano, fue Campeón Provincial Absoluto en 1982, 1983 y 1985, año éste en que quedó Subcampeón absoluto de Andalucía sin perder partida. Además, fue también Campeón Provincial de Ajedrez Relámpago y Activo a la vez que muchas veces Campeón Provincial por Equipos en múltiples ocasiones. Rafael recuerda con mucho cariño esta simultánea, de la que siempre me comenta con nostalgia que aprendió mucho. Y recuerda momentos muy especiales en su vida ajedrecística como el año en el que con el modesto equipo de “La Piñera” quedaron Campeones del Interciudades de Algeciras con sus compañeros de equipo Juan Corrales y Salvador Nadal, este último amigo común de Juan Sepúlveda Aramburu. También recuerda el año que 2011 en el que quedaron Campeones de Andalucía por equipos con el Alekhine de Espartinas, los años que estuvo viviendo en Sevilla.

El tiempo avanzaba, eran ya las 18 h y los 4 jugadores algecireños se iban acercando poco a poco a Cádiz. En el camino, conversaban sobre la experiencia única que iban a vivir juntos. Bueno, ya la estaban viviendo y mientras, el viaje eran un ir y venir de batallas personales, como castigaban sin piedad a los gaditanos al ser el mejor equipo de la provincia, el repaso de los mejores jugadores del mundo y sus descubrimientos de laboratorio, entre otros muchos. Y también, cómo no, del día único que les esperaba entonces y ese momento tan mágico que se iba acercando de forma inexorable.

Con el olor y aroma de los churros ya en el olvido tras el paso de la mañana, de la Calle San Francisco Javier, junto al Mercado de Abastos en la Plaza de las Flores, un joven ajedrecista de la PAG, Antonio Conde Poderoso, se encaminaba al Campo del Sur para pasear de forma tranquila y calmada al lugar donde se desarrollarían los acontecimientos.

Antonio Conde se había estado preparando para este encuentro de forma concienzuda durante dos meses. Sobre todo, en las aperturas y en los finales, habida cuenta de la exquisita técnica de Karpov. Antonio no quería caer en un final igualado y perderlo por no dominar la técnica ni tampoco caer en plena apertura en una posición inferior. Por eso, con tesón y entrega, como él siempre hace, estaba preparado para enfrentarse al Campeón. Preparado y con la mayor ilusión del mundo. Recordemos que Antonio Conde había sido además, uno de los tres jugadores que años atrás, concretamente en noviembre de 1975, había hecho tablas con nuestro primer Gran Maestro (GM), y Campeón de España, Arturo Pomar Salamanca. Y en esta ocasión, quería al menos repetir la heroicidad. Como detalle, indicar que meses después, en otra simultánea, Antonio vencía en una brillante partida al Campeón de España y posterior GM, Manuel Rivas Pastor. Antonio era un jugador muy conocido y respetado tanto en la PAG, como en Cádiz y la Provincia. Se interesó por el ajedrez en 1972 tras en Match del Siglo “Fischer-Spassky” y a raíz de eso se dedicó a estudiar ajedrez y devorar libro tras libro. Cuando jugó su primer Torneo, en abril de 1974, tenía 33 libros y fruto de ello había adquirido una buena formación. Sin embargo, le faltaba la práctica y por eso quedó el penúltimo en dicho Torneo. Pero aprendió mucho de aquella lección y tras poner en práctica sus conocimientos alcanzó un nivel de juego muy respetado y en seis meses ganó el mismo torneo en el que había quedado penúltimo. Por tanto, se convertía entonces en uno de los jugadores más fuertes de la ciudad de Cádiz, en donde había jugado finales del Campeonato Provincial. Era un gran bibliófilo y en esa época, disponía de libros y material de ajedrez que estaban al alcance de muy pocos. Gran teórico y conocedor de las aperturas, y estaba al día de todas las novedades teóricas del momento.

Se entrenaba todas las semanas con su gran amigo Juan Sepúlveda, quién también jugaba esta simultánea, en el conocido Chalet “Las Gemelas” en Bahía Blanca donde vivía Juan.

El y Sepúlveda estaban muy al día en la Teoría ya que disponían de los libros de aperturas de la Batsford, que eran lo último de lo último en esos años. La disciplina “Batsford” la habían aprendido bien del jugador onubense Alfonso Gómez, que se puede decir que fue el pionero en Cádiz usando los libros de la “marca inglesa”.

Era además muy deportista, entre otras cosas. Esa tarde, al dejar la Plaza de las Flores, e ir paseando por el Campo del Sur dejando a la mar a su derecha, iba concentrado pensando en la apertura que le jugaría al Campeón del Mundo.  Él se decía para sus adentros, si juega peón Dama la Grünfeld, si juega peón Rey jugaré Francesa o Alekhine…Bueno, con el Campeón del Mundo, jugaré mi Francesa favorita. Y en pocos minutos, Antonio entre pensamiento y pensamiento, llegaba a la Caja de Ahorros y tomaba asiento en el lugar donde se encontraba un cartel que decía: Sr. Conde. Y muy cerquita suya, se encontraba José Luis Fresno, quién justo acababa de llegar, otro de los rivales del Campeón y jugador de la PAG que también había entablado con Pomar años antes. José Luis estaba saludando a aficionados que iban a ver el espectáculo que iba a comenzar en breve. En esos momentos Fresno hablaba con Luis Moya y José Luis Cardenete, ambos jugadores de la PAG y grandes aficionados. Cardenete era un clásico en los Torneos de la PAG y sostenía un libro para que se lo pudiese firmar el Campeón del Mundo. Fresno y Conde venían a disfrutar del espectáculo que iba a tener lugar y confiaban en ofrecer una tenaz resistencia a Karpov.

Como detalle, indicar que José Luis Fresno, años después, se federó por el equipo del Casino Gaditano, si bien nunca llegó a jugar ninguna partida en dicho equipo.

En el momento en el que se saludaban Fresno y Conde, otros jugadores llegaban a la Caja de Ahorros para disputar la partida como el caso del flamante Campeón Provincial Javier Mosteryrín que jugó varios años en Cádiz en el Real Club Tenis de Cádiz con el que entonces era Presidente de la FGA, Manuel Seris-Granier. Igualmente entraba Alfonso Badía junto a Antonio Muñoz. Alfonso había terminado un poco antes sus labores en la Farmacia en la que trabajaba y con su compañero de Club de la PAG, Antonio Muñoz Pérez, llegaron juntos a la Caja de Ahorros. Antonio Muñoz, militar de profesión, era uno de los jugadores clásicos de la PAG y por esa época había escrito un pequeño tratado elemental sobre las reglas básicas del juego.

Mientras, seguían llegando al local tanto público como jugadores, y era tal dicha afluencia de personas en la sala, que el ambiente empezaba a ser tumultuoso. En ese mismo instante, desde la Isla de León, llegaba uno de sus máximos exponentes. Se trataba nada más y nada menos que de Fernando Cebada Benítez. Maestro de Profesión, Fernando era de los mejores jugadores de la Provincia de Cádiz y uno de los jugadores estrella de la simultánea. Fernando venía con la mayor ilusión del mundo y, lo habían colocado junto a varios de sus paisanos en la zona habilitada para los que consideraban rivales que podían crear más problemas a Karpov. Recordemos que Cebada había sido Campeón Provincial Juvenil y había jugado la Final Juvenil de España en 1966. Además, durante los años que estuvo en Madrid, fue jugador del equipo del Real Madrid de Ajedrez en la categoría de Preferente en 1974 y en Cádiz en 1979 había ganado el fuerte Open Eduardo Tovar con el 100% de los puntos. Igualmente, este mismo año, fue jugador de la Selección Gaditana que se enfrentó a la Selección A marroquí. Él mismo comentaba con gran ilusión la llegada de Karpov a Cádiz de la siguiente manera.

“Cuando nos enteramos que venía Karpov a dar unas simultaneas, todos pensamos que era un hito en el ajedrez gaditano, parecía imposible, nunca antes en Cádiz había dado unas simultáneas un campeón del mundo. Emoción, alegría, nervios. Podíamos, no solo verlo, sino jugar contra él. Todos los ajedrecistas queríamos jugar, pero claro, el número de plazas era limitado. En principio no sabíamos quién iba a tener el honor de jugar. Nos temíamos que algunas plazas las reservaran para algunos políticos, en detrimento de los jugadores de ajedrez, como pasó algún tiempo después, cuando vino a Barbate (Nota del autor del artículo: Eso desgraciadamente fue así y lo dejaremos para otro artículo). Cuando repartieron los tableros tuve el honor y la alegría de estar entre estos privilegiados.”

Así que Fernando ya estaba sentado, y al igual que sus compañeros, con la máxima ilusión de recibir y enfrentarse el Campeón del Mundo. Justo en ese momento, llegaba su compañero Borreiros. Los jugadores que se enfrentarían al Campeón del Mundo, tenían aseguradas su firma en la planilla donde apuntarían las jugadas. Aun así, algunos de ellos, trajeron alguna revista donde aparecía la imagen de Karpov (típicamente “Jaque” u “OchoxOcho”) o bien algunos de los libros de la época, como la monografía de Ángel Martín sobre el campeón ruso publicada por la colección Escaques, muy conocida entonces, o bien el libro de Pablo Morán publicado por Aguilera, “La carrera ajedrecística de Karpov”, entre otros. Entre el público, también algunos de ellos llevaban alguna revista o algún libro que fuese susceptible de ser firmado por Anatoly Karpov.

Anatoly Karpov, con su mente brillante y calculadora, se había cerciorado de antemano de sus rivales más fuertes en la misma y su ubicación por orden de tableros. O sea, iba a entrar en la sala como una bala con el ánimo de empezar y terminar cuanto antes. Sobre el coste de la simultánea me han llegado muchas versiones. Recuerdo que Juan Sepúlveda me comentó en su momento que la simultánea costó a la Caja de Ahorros 1000 dólares americanos. Pero hay que recordar, que la organización también correspondía a la PAG, por lo que se estima que dicha entidad también colaboró económicamente con el evento. Es posible que fuera al 50%, ya que también me ha llegado la información que la simultánea costó 200.000 pesetas de la época. En aquel entonces, el dólar americano estaba a unas 100 pesetas, por lo que tiene sentido que el montante total de la simultánea fuese de 2000 dólares americanos, que, además, según consta, es el mismo importe que Karpov cobró por impartirla dos días antes en Sevilla.

En este impasse, aficionados y público variados, tanto del ámbito del ajedrez como de otros ámbitos, llegaban al lugar donde tendrían lugar en breve los acontecimientos. Era el caso del fuerte jugador isleño Salvador Bernal, espectador de lujo para este evento. Un fuerte jugador de la Isla, que, entre otras razones, además de disfrutar de la jornada y saludar a muchos de los amigos que allí se encontraban, venía a animar a sus paisanos Cebada y Borreiros, quienes ya se encontraban en la sala, entre otros. También los jugadores de la PAG, Pedro Vergara Pelayo, muy jovencito entonces, y José Braza Cacho, se habían hecho hueco entre la multitud para contemplar las partidas. Vergara era un fuerte jugador juvenil de la PAG y Braza además de ser jugador de la PAG era uno de los clásicos árbitros de Torneo en esa época en Cádiz. Pero no solamente de Cádiz y los alrededores próximos vendrían a ver jugar a Karpov. Pues allí estaba, entre otros, José Luis Fresneda Barrios, jugador del Club de Ajedrez Roteño, luciendo un elegante traje de chaqueta y con su simpatía y sonrisa siempre por bandera.

Por otro lado, desde Chiclana de la Frontera, esa tarde, siempre justo a tiempo y a mil por hora, un joven Licenciado en Química, Profesor de Física y Química de Enseñanza Secundaria, llega corriendo a la entrada de la Caja de Ahorros. El conserje le saluda muy educadamente y él le explica de mil formas el porqué de su retraso. Este joven es José Luis Navarrete, uno de los mejores jugadores de ataque y de los más originales que ha habido en la Provincia de Cádiz en esa época. Un joven brillante con un juego muy original y una educación exquisita. Él explicaba al Conserje que, aunque su nombre no salía en el Diario de Cádiz, estaba invitado a jugar y mostraba su credencial; invitación oficial del Presidente de la PAG. El conserje, atónito y sin dudarlo, le decía:

-“Por favor, Sr, Navarrete, pase y mucha suerte!

José Luis entra corriendo, saluda al personal y a parte del público y toma asiento junto a su amigo Fernando Cebada, saludando efusivamente a Seris y Borreiros. Mosteyrín llega en ese momento y toma asiento junto a Manolo Seris saludando a los demás. Navarrete se lleva además una gran sorpresa cuando se encuentra allí para animarle su amigo Miguel Teruel, compañero de Instituto del Área de Humanidades, quién recalcaba que su presencia allí era obligada. Como detalle, y al igual que pasó con Conde, meses después en una simultánea, José Luis ganaba de forma brillante a Manuel Rivas, Campeón de España entonces.

Los participantes iban llegando poco a poco y la sala seguía recibiendo a mucho público. Todos se extrañan de la rara e incómoda distribución de las mesas y esperaban que Karpov no pusiera pegas al respecto…Se vive ese ambiente de nerviosismo sano ante la inminente llegada del Campeón del Mundo.

En esos momentos, Lorenzo Martínez Escudero, que había salido de su domicilio particular, cerca de la antigua estación de autobuses de los Comes en San Carlos, había tomado el autobús de línea para llegar a San José. Lorenzo Martínez Escudero, era el Secretario General de Ayuntamiento de Cádiz. De origen murciano, este Doctor en derecho era el bastión fundamental de la PAG, y uno de los mejores jugadores de Cádiz durante más de 30 años.

Y tras su llegada a la Caja de Ahorros, el conserje le saluda muy respetuosamente y le indica a dónde tiene que ir.  Lorenzo pregunta al Conserje si ha llegado Juan Sepúlveda, a lo que el conserje le contesta: “Don Lorenzo, Don Juan aún no ha llegado”.

Lorenzo sube a la primera planta y saluda, entre otras personas, al Presidente de la PAG y coorganizador de la simultánea, Ricardo Martínez de Salazar y a Manuel Seris‑Granier, Presidente de la FGA y toma asiento en el lugar habilitado para él junto a Badía, quién saluda en su tono habitual; “Hola, Alfonso”; y a Sepúlveda, que aún no había llegado.

En ese momento, un taxi para en la Avenida junto a la Caja de Ahorros y un señor de casi 2 metros de altura y anchas espaldas sale del taxi después de abonar el servicio y el taxista le dice: “Muchísimas gracias, Sr. Sepúlveda”.

Jesús-23-11
Invitación oficial del Presidente de la PAG, D. Ricardo Martínez de Salazar Moyano, a José Luis Navarrete para jugar la simultánea. En la misma, figura el acuerdo inicial de 20 tableros que al final fueron 23.
Invitación oficial del Presidente de la PAG, D. Ricardo Martínez de Salazar Moyano, a José Luis Navarrete para jugar la simultánea. En la misma, figura el acuerdo inicial de 20 tableros que al final fueron 23.

Se trata de Juan Sepúlveda Aramburu, todo un señor, que no necesita ninguna presentación en la Ciudad de Cádiz. Pero sí decir de él, para quién no le conozca, que era hijo de D. Juan Sepúlveda Gutiérrez, ya nombrado varias veces en este humilde trabajo. Era un insigne letrado gaditano, muy respetado y querido por todo el mundo. Brillante, muy generoso y espléndido. Y un buen ajedrecista. Campeón de la PAG ese año y Subcampeón Provincial en 1979.

Pues Don Juan, como le llamaba todo el mundo, al salir del taxi se encamina a la entrada de la Caja de Ahorros y el conserje le dice:

Conserje: Buenas tardes, D. Juan. Ha preguntado por usted el Secretario del Ayuntamiento, D. Lorenzo.

Juan: Ah, sí, Lorenzo. ¿Está ya arriba?

Conserje: Si, le está esperando sentado frente al tablero. ¡Mucha suerte en la partida, D. Juan!

Juan: ¡Vale, gracias!

Y Juan sube las escaleras al primer piso y al entrar le saluda todo el mundo, público y jugadores. Y él, en una pose suya característica, alza la mano derecha y dice a todos: ¡Hola, buenas tardes! ¡Suerte!

Y se encamina directamente a su asiento donde figura un cartel con su nombre junto a Lorenzo Martínez Escudero. Entre ellos, se saludan y comentan.

Lorenzo: ¡Hombre, Juan! ¡Buenas tardes! Te llamé esta tarde por teléfono antes de venir para acá y hablé con tu padre. ¿No te lo ha dicho?

Juan: Si me lo ha dicho, justo cuando salía.

Lorenzo: Es que es un tema urgente e importante ese de las viviendas.

Juan: Mira, Lorenzo. Hoy he terminado el trabajo a las 16 h. He llegado a casa, he comido y me he acostado un rato. Luego he merendado, me he duchado y me he venido “pa” acá.

Estamos aquí para jugar con Karpov, ¿no? No se juega todos los días con el Campeón del Mundo.

Lorenzo: Si, Juan es verdad.

Juan: ¡Claro, joé!

Lorenzo: Por cierto, muy tarde las simultáneas, ¿no?

Juan: Si, muy tarde. Porque además luego tenemos la cena con Karpov en el Faro. A ver a qué hora cenamos.

Lorenzo: Igual Karpov piensa liquidarnos enseguida.

Juan: Bueno, se lo pondremos difícil. Vamos a ver qué pasa…

Lorenzo: Pues sí, son aún las 19:30, queda media hora. ¿Te fumas un cigarro, Juan?

Juan: Si, sí, sí. Toma, coge uno y fumamos mientras llega el resto de la gente.

Lorenzo: Sabia decisión, Juan. También nuestro Alcalde, Carlos Díaz, se acercará a ver la simultáneas antes de irnos a la cena.

Juan: Si, sí, sí. Bueno, venga, suerte.

En esos momentos, Antonio Conde se levanta y saluda a Juan, ambos eran grandes amigos. Mientras, seguían llegando público y jugadores a la sala de juego. Llegaban Nuñez, Juan Ángel, Romaní, Badía y Galiana, todos del PAG, Bocardo del Centro Cultural “Amigos del Arte”, pero del cuarteto Algecireño no se sabía nada…Y quedaban menos de 30 minutos para el comienzo. Además, la organización estaba un poco preocupada porque Karpov protestara por la disposición de las mesas. Justo en ese momento se oían unos murmullos, y eran más aficionados que llegaban a la primera planta del edificio. Se trataba de público variado, en principio alejado del ajedrez. Pero entre ese público estaba Diego Cruces, un gran aficionado y también jugador, que además era siempre espectador de lujo en estos encuentros y era asiduo en los Torneos del Centro Cultural “Amigos del Arte”, local que en esa época se encontraba muy cerca de la Caja de Ahorros.

Muy a destacar fue la llegada del Juan Luis Martínez Ramírez, fortísimo jugador isleño que jugó durante muchos años los Campeonatos Provinciales y que en esta ocasión le tocó estar entre el público animando a sus compañeros y se encargó de ocupar una posición de “Tribuna de fútbol” junto a los primeros y supuestamente mejores tableros de la simultánea donde estaban Seris, Mosteyrín, Gómez Rebollo, Cebada, entre otros.

Otro espectador de lujo en la simultáneas era Ángel Casas Delgado, médico y militar de profesión, era un jugador de la PAG y no podía faltar a este evento de tanta relevancia y para ello se colocó en la parte final de la simultánea viendo las partidas situadas entre Muñoz de la PAG y Custodio del Casino de Algeciras.

Y mientras tanto hace la aparición en la sala un personaje muy peculiar en el mundo del ajedrez. Se trataba nada más y nada menos que de José Ragel Castro, de la PAG. José Ragel era de profesión trabajador de Construcciones Aeronáuticas (CASA) muy aficionado al ajedrez y que durante muchos años fue un jugador fuerte y respetado en la ciudad. Era socio de la PAG y todas las tardes pasaba por el local para echar unas partidas y despachar un rato con sus compañeros ajedrecistas. Era una persona muy especial, completamente impredecible en los Torneos y también en las respuestas que daba a las preguntas que se le hacían. Sepúlveda bromeaba mucho con él…Además, Ragel era un gran bibliófilo y su biblioteca, misteriosa donde las hubiera, parecía contener grandes libros muy cotizados entonces. Y reiteramos la palabra singular en su persona, pues él iba a la simultánea diciendo que su deseo era “darle jaque el Campeón del Mundo”.  Más peculiar no se podía ser…Eso sí, cumplía sus promesas…

En ese instante, a la salida de San Fernando con destino a Cádiz, había un atasco horroroso y desde hacía más de media hora, los 4 héroes algecireños, Custodio, Tarrío y Aranaz con De Luis al volante, entraban en desesperación viendo que no llegaban…Y las noticias que desde el Casino de Algeciras llegaban a la Caja de Ahorros es que habían salido de allí antes de las 17 h. Pero lo cierto es que no se sabía nada de ellos…Y cada vez quedaba menos…

En ese impasse, Custodio, en un arrebato de pasión y deseo de llegar, exclamó acaloradamente:

¡Me gustaría ser un gigante y salir del coche para apartar del camino todos los vehículos de una sola vez y abrirnos paso camino a la Caja de Ahorros! ¡Que no llegamos!

Todos se rieron y como por arte de magia, el tráfico se despejó y los 4, ya sin trabas en el camino, se encaminaban más bien rápido a la Tacita de Plata. Ya estaban llegando…

Aparcaron sin dificultad, saludaron al Conserje y a parte del público y compañeros en el evento y tomaron asiento, eran los últimos tableros de la simultánea, a excepción del Campeón Provincial, Javier Tarrío, quién se sentaba junto a Borreiros más cercanos a las primeras mesas donde estaban Seris, Mosteyrín, Gómez, etc..A De Luis le tocaría sentarse en la zona final de la simultánea entre Bocardo y Juan Ángel. Custodio y Aranaz al final de la misma. En estos momentos, el reloj de la Caja de Ahorros marcaba las 19:49. Miguel Cortés, llegaba con su tío Juan Ramón, de paseo desde su domicilio detrás del Hospital. Al comprobar que estaba todo estaba listo y preparado, salió a la calle para ver llegar al campeón del Mundo y dar al momento más emoción aún, si cabe. Estaba sentado justo entre Ragel y Bocardo. Cortés era el más joven de toda la simultánea, con tan solo 14 años. Y ese día tendría un papel muy relevante y heroico en la misma. Ya con 12 años despuntaba como una promesa en Cádiz y la oportunidad que le había dado para jugar era más que merecida. ¡Qué mejor motivación que jugar contra el Campeón del Mundo! No en vano, años después, Miguel fue subcampeón juvenil de Andalucía y jugó Campeonatos de España juvenil, enfrentándose a los mejores del momento, como Solana, Vega, entre otros muchos. Y siendo durante muchos años de los mejores jugadores de la Provincia de Cádiz con un estilo brillante y emprendedor. Y ahí estaba el niño dispuesto a todo.

Eran ya las 19:51 y en ese momento, en el Parador de Turismo “Hotel Atlántico”, justo al lado del Parque Genovés, un coche negro con dos guardaespaldas de jersey de cuello alto y enchaquetados parten rumbo a la Caja de Ahorros. Dentro del coche están el Campeón del Mundo, Anatoly Karpov, junto a su representante. El coche avanza por el Campo del Sur, pasa las Puertas de Tierra y avanza por la Avenida hasta llegar a la altura del número 91. Karpov luce traje verde de invierno y lleva permanentemente una sonrisa mientras contempla a derechas y a izquierdas el bello panorama gaditano, ya caída la tarde. Junto a él y su representante, sus guardaespaldas.

Mientras, en la Caja de Ahorros, la emoción no puede ser mayor y la misma se manifiesta entre silencios y murmullos, todos expectantes de la llegada del ruso.

En ese momento, el lucido coche negro llega al destino, y Karpov sale de él junto al resto de acompañantes. Miguel Cortés, su tío y el resto de personas que esperaban fuera, saltan de emoción y saludan al Campeón del Mundo. Suben las escaleras rápidamente y se sitúan en sus respetivos lugares.

Karpov entra en la sala junto a sus guardaespaldas e intérprete y el público le recibe con una cerrada ovación. Entre el asombro del público, saluda al Presidente de la FGA y al Presidente de la PAG así como al resto de organizadores.

Muestra cierta extrañeza por la distribución de las mesas, pero en su alarde de educación y saber estar, acepta las condiciones y da vía libre para que empiece la misma. Se dictan las normas al público y jugadores y todo está listo…Solamente se podrá pasar dos veces…

Y justo en el momento que va a comenzar la exhibición de Karpov, entran en las dependencias de la Caja de Ahorro, Santiago Fernández, padre e hijo junto a Ernesto López-Tello. Santiago Fernández, padre e hijo, eran dos fuertes jugadores de la PAG y grandes aficionados y no podían faltar a este evento. Santiago Fernández padre, se encargaría de buscar una posición de lujo y privilegio para observar las partidas junto a los primeros tableros. Santiago Fernández (hijo), quién luego sería un conocido pediatra, optaba por moverse como pudiera por el resto del salón para poder ver un poco de cada partida (indicar que Santiago Fernández (hijo) estuvo un año federado en el Casino Gaditano pero solo disputó una partida). Esto es lo mismo que hacía su amigo Ernesto López-Tello. Ernesto era un ajedrecista muy prometedor en la PAG, una persona muy culta, inteligente y polifacética. Fue posteriormente uno de los históricos del Casino Gaditano y un jugador muy fuerte en la provincia de Cádiz durante los años 90. Es actualmente un insigne letrado, que ejerce con brillantez su oficio como tal. A Ernesto le llamó la atención al entrar, además de ver al Campeón del Mundo y todo el público que le rodeaba, la variedad de tableros alternativos que se encontraban en la sala, circulares, hexagonales, etc…que imprimían a la sala un encanto especial a pesar de la distribución de las mesas donde se sentaron los jugadores. Zonas donde apenas había visión habida cuenta de las columnas que incluso hacían incómodo el paso de Karpov por los tableros y esos focos de luz que en algún caso no tenían la orientación idónea. Pero con todo eso, todo estaba listo y…Eso sí, advertían de nuevo a Karpov de quiénes eran los jugadores más peligrosos que tenía enfrente. Y entre ellos, destacaban Seris, Mosteyrín (Campeón Provincial), Cebada, Gómez (Ex-Campeón Provincial), Escudero, Sepúlveda, Tarrío (Campeón Provincial Juvenil), Custodio, Aranaz y De Luis. Y él tomaba nota…

La suerte estaba echada y la emoción no podía ser mayor. Estábamos ante un evento único que muy pronto iba a comenzar. Los nervios de todos estaban a flor de piel. Karpov comienza por el primer tablero, Manuel Seris-Granier, jugando 1. e4 alternando dicha jugada con 1. d4 y 1. c4 conforme pasa por cada uno de los tableros. Con su elegante traje de chaqueta verde de invierno y corbata roja, pasa por cada tablero saludando con una sonrisa y un apretón de manos a cada uno de sus rivales. El silencio se apodera de la sala y la emoción late en cada uno de los corazones que en ella están. Todos observan la pose del Campeón y sus gestos a la vez que contemplan impertérritos el planteamiento que cada jugador hace a Karpov. Karpov conforme pasa por cada tablero y realiza su jugada mantiene su mano izquierda en la espalda, pose típica del Campeón en las simultáneas.  

El comienzo de una simultánea es algo muy emocionante, entre otras razones porque cada jugador espera con inquietud que el simultaneador haga la primera jugada, por lo que la emoción está servida. Después de eso, las siguientes jugadas, por lo general, suelen ser mecánicas hasta que empieza el medio juego. Y siempre llama también la atención la primera partida en terminar y sobre todo, la última. Muchos se preguntaban quién sería el último que se quedaría jugando contra Karpov.

Karpov avanzaba como podía, entre la distribución irregular de las mesas y la cantidad de público que había en la sala, y las partidas quedaban planteadas. En la partida de Manolo Seris se plantea una Apertura Española, Defensa India en la de Mosteyrín, Holandesa en la de Gómez, Cebada juega su Pirc favorita y Navarrete juega su famosa defensa “Carmina-Navarrete”.

Comienzo de la simultánea de Karpov. Junto a la pared, como observador, el fuerte jugador isleño Juan Luis Martínez Ramírez. Sentados desde el fondo, Manuel Seris-Granier, Javier Mosteyrín, Alfonso Gómez, Fernando Cebada y José Luis Navarrete, formaban el primer quinteto de jugadores que se enfrentaban al Campeón del Mundo. Diego Cruces, con gafas de sol y bigote, observa las partidas de Seris y Mosteyrín.
Comienzo de la simultánea de Karpov. Junto a la pared, como observador, el fuerte jugador isleño Juan Luis Martínez Ramírez. Sentados desde el fondo, Manuel Seris-Granier, Javier Mosteyrín, Alfonso Gómez, Fernando Cebada y José Luis Navarrete, formaban el primer quinteto de jugadores que se enfrentaban al Campeón del Mundo. Diego Cruces, con gafas de sol y bigote, observa las partidas de Seris y Mosteyrín.

El Campeón del Mundo observa el curioso planteamiento de Navarrete sabiendo que hay algo más en la posición de lo que aparentemente se observa tras 1. d4, Cf6. 2. c4, Cc6!?.

El propio José Luis me comenta: “En la partida está puesto defensa Carmina -Navarrete porque en aquel tiempo mi libro de aperturas era el de Panov y esa apertura no aparecía en el libro. Creía que no se conocía entonces, por eso se me ocurrió esa jugada para jugarle a Karpov. Plantearle algo que no le hubieran jugado nunca. Muchos años después la llamaron Tango, y ya hay monografías específicas sobre ella”.

Sigue la simultánea, con planteamientos variados a las jugadas iniciales del Campeón del Mundo: Borreiros juega la Nimzoindia, Tarrío la Escandinava, Sepúlveda juega una inglesa simétrica, Escudero un gambito de Dama ortodoxo, Conde una Defensa Grünfeld, Ragel una Defensa India, Cortés una Siciliana, De Luis una India de Rey, Juan Ángel una Española, Custodio un Gambito de Dama Variante Tarrasch, y Aranaz la Defensa India de Rey. José Carlos observa el rostro del ruso cuando le saluda. Karpov, con tez blanca, puramente caucásica y cara afilada lanza una sonrisa al público y a los periodistas mientras observaba que una cámara le estaba enfocando. José Carlos sabía que nunca se olvidaría de ese día y quería disfrutarlo a más no poder. Era el último tablero de la sala…

Karpov vuelve de nuevo a las primeras mesas, haciéndose paso como puede ante la gran multitud que le observa con profunda admiración.

Vista del comienzo de la simultánea desde otro ángulo. Jugando contra el Campeón del Mundo, Cebada, Navarrete, Borreiros y Tarrío.
Vista del comienzo de la simultánea desde otro ángulo. Jugando contra el Campeón del Mundo, Cebada, Navarrete, Borreiros y Tarrío.

Mientras, nuevo público entra en la sala. Se trata en este caso Lucas Picazo Sotos y de Félix Palma Gálvez. Lucas Picazo es un médico intensivista del “Hospital Universitario Puerta del Mar” (fundada inicialmente como Residencia sanitaria “Manuel Zamacola” y que en aquel entonces se le llamaba informalmente “La Residencia”), de origen manchego que jugaba en aquel entonces en la PAG, siendo posteriormente, tras su creación, uno de los componentes del equipo del “Casino Gaditano de Ajedrez” durante varios años. Félix Palma Gálvez, es un fuerte jugador de Sanlúcar de Barrameda, alma máter del “Club Ajedrez Shahmat”, uno de los mejores equipos en la Historia del Ajedrez Gaditano que además es en la actualidad de los mejores equipos de Andalucía. Como gran aficionado que es, Félix no quería perderse el encuentro. Y allí estaban los dos, que entraban en la sala por separado, pero casi al unísono. Igualmente, otros aficionados y público variado hacían su aparición justo al comienzo de las partidas.

Desarrollo del comienzo de las partidas en el segundo tramo de la simultánea. De izquierda a derecha: José Ragel, Antonio Conde, Juan Sepúlveda (con su mano derecha alzada en una típica pose cuando él movía una pieza), Lorenzo Martínes Escudero (típica pose suya con el cigarrillo en la boca), Alfonso Badía y Antonio Muñoz (justo en la esquina derecha). Entre el público, a la derecha, con gafas y bigote, Félix Palma (parece mirar la posición de Antonio Muñoz). Y justo a la izquierda entre el público, con gafas y con la mano izquierda sobre la boca, Lucas Picazo, quién posteriormente fue jugador del Casino Gaditano y que en la foto parece mirar las posiciones de Sepúlveda y Escudero. El jugador Roteño Fresneda, observa con atención las partidas, va con gafas y chaqueta oscura, justo a la espalda de Karpov.
Desarrollo del comienzo de las partidas en el segundo tramo de la simultánea. De izquierda a derecha: José Ragel, Antonio Conde, Juan Sepúlveda (con su mano derecha alzada en una típica pose cuando él movía una pieza), Lorenzo Martínes Escudero (típica pose suya con el cigarrillo en la boca), Alfonso Badía y Antonio Muñoz (justo en la esquina derecha). Entre el público, a la derecha, con gafas y bigote, Félix Palma (parece mirar la posición de Antonio Muñoz). Y justo a la izquierda entre el público, con gafas y con la mano izquierda sobre la boca, Lucas Picazo, quién posteriormente fue jugador del Casino Gaditano y que en la foto parece mirar las posiciones de Sepúlveda y Escudero. El jugador Roteño Fresneda, observa con atención las partidas, va con gafas y chaqueta oscura, justo a la espalda de Karpov.

Félix y Lucas eran testigos directos de las aperturas y defensas que el Campeón del Mundo iba planteando a sus rivales. Y la primera sorpresa llega cuando Karpov, al pasar por la mesa donde “el niño Cortés” había planteado la Siciliana al Campeón del Mundo, éste, en lugar de capturar el peón de “d4” con el caballo, lo hace con la Dama.

El crío, quedó un poco sorprendido, y con naturalidad adelantó su peón a “a6” para seguir con el desarrollo que él conocía basado en Dc7, Cc6, etc.., impidiendo así la clavada del caballo por el alfil de casillas blancas del campeón.

Félix parece mirar la posición de Antonio Muñoz mientras Lucas se centra en la Inglesa simétrica de Sepúlveda y la variante Cambridge Springs que Escudero le plantea al Campeón del Mundo. Karpov pasa rápidamente por esos tableros con su mano a la espalda jugando de forma automática. Conde, Ragel, Cortés, Bocardo, De Luis, quién plantea una India de Rey y decide un planteamiento típico para atacar al Rey de Karpov, pasando por Custodio, quién en su Gambito de Dama Tarrasch plantea la variante sueca avanzando su peón a “c4”. Aranaz juega muy bien la India de Rey, haciendo un planteo agresivo ante un jugador al que le hacía sentirse, como no podía ser de otra manera, inferior. Pero él tenía muy claro que no se iba a venir a rendir fácilmente y que le iba a plantar batalla escogiendo un juego táctico con complicaciones. Karpov, viendo el planteamiento de José Carlos, escoge una línea sólida y posicional para evitar las complicaciones tácticas que quería plantear el jugador algecireño. Karpov en este momento se para ante Aranaz antes de realizar su jugada y se queda pensativo mientras se toca repetidas veces su barbilla con la mano izquierda. Tras su meditación, juega con la derecha. José Carlos durante ese impasse siente ese nerviosismo típico y a la vez ese orgullo de haber tenido al Campeón del Mundo pensando frente a él. Y no sería esta la única vez. Quería disfrutar cada segundo de estos momentos mágicos.  José Carlos anota la jugada que realiza el Campeón con su portaminas, herramienta fundamental para un estudiante de arquitectura.  

De nuevo, el Campeón del Mundo, vuelve a las primeras mesas entre el masivo público que le miraba y que le abría paso a su vuelta al comienzo de la simultánea. Era tan majestuosa la imagen de Karpov en la Sala de Exposiciones de la Caja de Ahorros, que en algunos momentos, la simultánea parecía un partido de tenis ya que las cabezas se movían de acuerdo a dónde se movía Karpov, algo por otro lado normal.

Karpov regresaba de nuevo a las primeras mesas, y las partidas empezaban a entrar en fase de interés. Manolo Seris jugaba el Ataque Marshall, sacrificando un peón con negras al Campeón del Mundo. Su estilo de juego aguerrido y el conocimiento que tenía de la variante gracias a la monografía de la Batsford de Wade y Harding, no le hizo dudar de jugarla. Mosteryrín le hace un sólido planteamiento. Karpov sigue su itinerario y se encuentra que otro de los mejores jugadores de la simultánea, Gómez, le ha planteado un dinámico Ataque Leningrado en la Defensa Holandesa que se está desarrollando.

Cebada tras pensar profundamente ante la vuelta del Campeón mueve su peón torre dama una casilla ante la incursión de la Dama de Karpov a la casilla “h6” que de momento impide el enroque de Cebada. Fernando busca con el contrajuego en el ala de dama, aunque no del todo convencido y hace la jugada con un gesto mostrando un “muy a su pesar”. Ya algunos jugadores empiezan a sentir el peso del Campeón del Mundo, que se mueve por las mesas a la velocidad de la luz, casi no dejando pensar a los jugadores que a él se enfrentan. Pero hay una excepción…Karpov se acerca a la mesa de Navarrete, quién, con su peculiar pose para mover las piezas y en disposición de varios bolígrafos de colores y dos planillas (una de ellas de un bloc) juga y anota su jugada 10…P3D. En estos momentos, José Luis se desprende de su suéter de cuello largo y lo apoya en el respaldo de la silla. Mientras tanto, Karpov se queda pensativo ante el asombro del público…Y tras una pensada de casi un minuto cambia uno de sus caballos por el otro del rival. Karpov, al realizar la jugada, se queda mirando la posición, y sigue rápidamente por el resto de tableros, donde los planteamientos de los jugadores siguientes son sólidos. Esto ocurre con Borreiros, Galiana, Muñoz y Badía y otros jugadores de la PAG. Pero no ocurre previamente con Tarrío quién tras plantear la Defensa Escandinava, sacrifica un peón en una variante poco vista en aras de las complicaciones. Romaní empieza a tener problemas serios al invertir un orden de jugadas. Después de unas 10 jugadas, ya hay una partida que parece decantarse a favor de Anatoly.

Escudero sigue jugando tranquilo con su sólida Cambridge Springs y mientras fuma con calma y parsimonia cambia uno de sus peones y Karpov le juega al toque. Sepúlveda juega con seguridad a la vez que con prudencia su esquema de los cuernos con la Inglesa simétrica que se había preparado en base a partidas del GM alemán Robert Hübner. Karpov le sorprende jugando su caballo a la casilla inicial del Rey y Sepúlveda exclama mirando a Escudero: ¡Esto que es, joé!

Lorenzo mira a Juan y a la posición y le dice: Juan, Karpov no va a jugarte cualquier cosa…Y Juan se queda pensativo…

El Campeón del Mundo empezaba a jugarle un plan posicional a larga escala que mi hermano y yo le bautizamos como “El Plan de Karpov”, que luego hemos usado con éxito en algunas partidas. Siempre decíamos qué si se hacía en el momento preciso, las negras tenían una posición un pelín molesta. Y claro, Karpov lo hizo cuando tenía que hacerlo…

Karpov sigue avanzando y jugando con extrema rapidez en la partida con Fresno y con Conde, quién le juega la Defensa Grünfeld, que bien tenía preparada, al toque.

De nuevo, como le ocurrió con Navarrete, Karpov duda ante Bocardo, y tras meditar medio minuto, mueve su Dama.

Algo curioso ocurre en la posición con Cortés, el más joven de la simultánea.

El jovencito Miguel, a quién se le ve muy sereno y concentrado, y a quién no le ha temblado el pulso tras las jugadas del Campeón, inexplicablemente, comete un error de bulto…En una posición donde la jugada candidata era evidente y la misma daba una partida razonable al joven ajedrecista, éste mueve erróneamente su caballo y lo sitúa en el vacío…Karpov juega al toque capturando el peón de Rey de Miguel obteniendo ventaja decisiva. Parece que se va definir pronto la primera partida…Veámoslo:

Karpov,Anatoly – Cortés Marqués,Miguel Ángel [B53]

Simultáneas, 04.02.1981

1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Dxd4 a6 5.c4 Cc6 6.Dd2 Dc7 7.Cc3 Cf6 8.Ae2 e5 9.0–0 Ae7 10.b3 0–0 11.Ab2 Ch5??

Karpov Anatoly  - Cortés Marqués Miguel Angel
Karpov Anatoly – Cortés Marqués Miguel Angel

[11…Ag4 y la lucha continúa con normalidad.]

12.Cxe5

En este momento, el público se aglomeró ante la posición de Cortés, pensando que el chiquillo rendiría en breve. Pero Miguel Ángel, con el temple del acero, hizo 3 jugadas rápidas y consecutivas como si se enfrentara él solito al Campeón del Mundo…

12…Cf6 13.Cf3 Ce5 14.Tad1 Ad7 15. h3

Y tras esta jugada, Karpov continuó su ronda de partidas…

En ese momento pasa por la mesa de Bocardo, y no convencido para nada de su posición ofrece el cambio de su dama por las dos torres de José Enrique. Miguel Cortés sigue concentrado en su partida y no presta atención a sus alrededores. Mientras Conde y todo el público que allí confluye se pregunta: ¿Se habrá equivocado Karpov?

Sin duda, según los entendidos en la sala, Karpov no estaba a gusto con su posición. Por eso, había realizado un cambio que le era desfavorable porque consideraba que era su mejor alternativa. Pero observando la posición, hay mucha leña aún por cortar…

Karpov continúa en los siguientes tableros y mientras de De Luis empieza a lanzarse con todas sus piezas al Rey de Karpov, este, con suma tranquilidad se come un peón en el flanco de Dama y prepara toda su ofensiva hacia ese lado con un frente de peones muy amenazantes, confiando en que las piezas que están en su flanco de Rey cuidarán de su monarca de forma exitosa.

Cuando llega a la partida de Custodio, realiza un cambio en la casilla “c6”, que puede dejar a Custodio ligeramente inferior por su estructura de peones más débil, pero a cambio tiene una actividad que le permite tener un juego más o menos equilibrado.

Y para terminar la ronda, Aranaz mantiene su ofensiva ante el Campeón del Mundo.

Minutos antes, del Barrio de Bahía Blanca junto a las Puertas de Tierra, concretamente de la Calle Tamarindos, un señor parte de su domicilio paseando y tras llegar al Instituto Hidrográfico cruza y sale a la avenida y continúa su camino hacia el lugar de la cita. Eran ya las 20:45 y en su trayecto, era saludado por todas y cada una de las personas que se cruzaban a su paso. Él, con la caballerosidad y clase que le caracteriza, devuelve cortésmente el saludo a cada una de ellas. Se trata de Carlos Díaz Medina, Alcalde la Ciudad de Cádiz. Carlos era Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla y alcanzó la Alcaldía de la Tacita de Plata en 1979, cargo que ostentaba hasta entonces Emilio Beltrami.

Carlos era un enamorado de Cádiz además de tener un gran sentido de la curiosidad por todo. Y en ese sentido, el ajedrez, para él, no sería una excepción. Además, tenía dos grandes amigos que se estaban enfrentando al Campeón del Mundo: Lorenzo Martínez Escudero (Secretario del Ayuntamiento) y Juan Sepúlveda Aramburu. Este último era amigo suyo de la juventud con quién hizo muchos viajes y esa gran amistad la compartían desde hacía ya muchos años.

Carlos Diaz, con bigote en la foto, como lucía y luce en la actualidad, y sonriente, entrega a Juan Sepúlveda la Copa de 2º clasificado en el Torneo de la Corchuela en San Fernando en 1980, uno de los típicos Torneos de dicha época. Carlos había entrado entonces en la Alcaldía hacía pocos meses.
Carlos Diaz, con bigote en la foto, como lucía y luce en la actualidad, y sonriente, entrega a Juan Sepúlveda la Copa de 2º clasificado en el Torneo de la Corchuela en San Fernando en 1980, uno de los típicos Torneos de dicha época. Carlos había entrado entonces en la Alcaldía hacía pocos meses.

Justo al llegar a la entrada, el Conserje le saludó con afecto y atención. Carlos subió a la Sala y el público comentó ante la concentración de los rivales del campeón.

-Mirad, ha venido el Alcalde.

Y Carlos Díaz, sin querer distraer la atención de Karpov espera que éste vuelva a las primeras mesas y ambos se saludan cordialmente. Poco antes, el reloj de la Caja de Ahorros ha marcado ya las 21:00 h.

Y Karpov continúa de nuevo la ronda de partidas por las primeras mesas.

En el ataque Marshall planteado por Seris, devuelve el péon de más para simplificar las Damas y llegar a un final igualado. Empieza a presionar a Mosteyrín en la posición, tanto por el flanco de Dama como por el flanco de Rey. Acepta el peón que le sacrifica Gómez, quién lo hace en aras de tener una posición dinámica y no dejar al campeón del mundo realizar su juego habitual de presión.

Casualmente en esos momentos, estaban en la Sala, que habían llegado un rato antes, los Profesores de Patología Quirúrgica, Honesto y Felipe Garrido. ¡Qué sorpresa se llevarían al encontrarse en la sala frente al campeón del Mundo a uno de sus alumnos que casualmente habían examinado esa misma mañana!

Alfonso los vio asomarse a su posición, pero por prudencia no se atrevió a saludarlos. Pero si escuchó, tras su sacrificio de peón, que comentaban algo así como: “Nuestro alumno, sin lugar a dudas, está pasando apuros…” 

Sin duda, Honesto y Felipe eran médicos muy prestigiosos, pero nunca se dedicaron mucho al ajedrez.

Karpov meditó durante cierto tiempo y aceptó el embate de Gómez comiéndose su peón de “b7” siendo consciente de las amenazas que empezaban a merodear por su Rey. Alfonso, quién había sido Campeón Provincial, era un excepcional jugador de ataque y al Campeón le esperaba sudar la gota gorda en esta partida.

Karpov siguió al siguiente tablero acentuando la presión con Cebada, quién se sentía inferior e intentaba contrajuego en el flanco de Dama mientras intentaba defender su flanco de rey y controlar el centro de la mejor manera posible. Cebada había conseguido cambiar las Damas aliviando el ataque de Karpov pero el Campeón le había adelantado antes su peón de Rey y a pesar del cambio de Damas, la posición de Cebada era muy pasiva y el ruso tenía un fuerte ataque a pesar de la simplificación de material. Fernando, ante tal situación, sacrifica un peón para dejar a cobijo su Rey y completar el desarrollo. Pero ya tiene un peón de menos y peor posición.

En la siguiente partida, Karpov cambia su alfil por el caballo de Navarrete, dejando la estructura de José Luis débil. Pero José Luis sabía bien lo que se hacía y eso se notaba en la cara de Karpov, que sabía que, aunque no había sido avisado de ello, tenía en esa mesa un jugador bastante especial.

Cuando llega a la partida del Campeón Provincial Juvenil, Tarrío, tras pensar unos instantes, rehúsa entrar en las complicaciones que este le planteaba tras el sacrificio de peón y apuesta por intentar maniobrar buscando la simplificación de la posición. Va a llegar a un final de Torres con un peón de más, lo que dará mucha tranquilidad al ruso a tenor de su gran técnica.

Algo parecido a lo que le ocurría a Cebada sentía Borreiros mientras que los jugadores de la PAG que le sucedían empezaban a cuestionar sus planteamientos ante la inferioridad que empezaba a azotarles.

En ese momento, justo al pasar delante de Muñoz y antes de llegar a Badía, concretamente cuando se situó frente a Francisco Romaní esperando su jugada, este se quedó durante un par de segundos mirando su posición. A continuación, haciendo un gesto de cómo que no, mira a Karpov sonriendo e inclina su Rey en señal de abandono ante las pérdidas materiales que se le avecinaban. Karpov estrecha su mano y sonríe a Romaní y con la caballerosidad que le caracteriza le firma la planilla. Se habían completado 20 jugadas y eran ya las 21:15. Había terminado ya la primera partida y a Karpov se le empezaba a aligerar la simultánea ya que además de haber terminado esta partida tenía en su mente varias más con ventaja casi decisiva.

El público y los jugadores más cercanos murmuraban y comentaban sobre la partida de Romaní que había finalizado tras veinte jugadas. Mientras, Karpov seguía su ronda con Badía, Escudero, Sepúlveda, quién había hecho un perfecto planteamiento al Campeón del Mundo y tenía absoluta igualdad, Fresno y Conde, quién tenía una estupenda posición ante Karpov pero que en estos momentos dudaba de como continuar y le pidió al Campeón del Mundo su primer pase para estudiar mejor la posición. Antonio había jugado la apertura “de libro” y Karpov se había salido de lo rutinario en la jugada 14 y en la 17. Eso había despistado a Conde quién miraba con detalle la posición para encontrar la mejor jugada.

Mientras, Karpov jugaba al toque en la partida de Ragel y se situaba frente a la de Cortés.

Miguel, quién había cometido jugadas atrás un grueso error, iba recomponiendo su posición y a pesar del peón de menos había ubicado sus piezas formando una fortaleza y al Campeón no le resultaba fácil romper ese muro. Además, en ese momento, Miguel jugó su alfil de “d7” a “c6” y sus piezas empezaban a cobrar actividad. Karpov meditó durante casi un minuto y entregó su Torre al alfil jugando Td5. A continuación, siguió su partida con Bocardo donde empezaba a activar sus Torres equilibrando la partida que había tenido inferior. De Luis juega al toque si bien más rápido le responde aún Karpov, quién ya tiene clara ventaja sobre el jugador algecireño, pero este pone sus esperanzas en el ataque al Rey de Karpov y lanza sus peones del ala de Rey contra el Rey del ruso apoyado por sus piezas pesadas. Juan Ángel ha logrado crear una posición complicada, habida cuenta de las grandes debilidades en su estructura de peones que Karpov ataca sin piedad y de forma contundente. Aun así, sitúa su Dama en la casilla “b7” y Karpov se para un minuto viendo que tiene que jugar con cuidado y que aún hay lucha por delante.

Seguidamente, cambia Damas ante Custodio a quién se le ve satisfecho del cambio ya que siente que tiene un final igualado y la Dama de Karpov le parecía más activa que la suya. Aranaz pide su primer paso y no juega terminando así Karpov la ronda de partidas.

Karpov de nuevo vuelve al comienzo de la simultánea haciéndose paso entre la gente y con la mente puesta en los primeros tableros que son los que le estaban resultando más complicados de definir. Y ahí llega, Seris, tras el cambio de Damas, cambia su primera Torre en “e2”. Mosteryrín, ante la invasión de Karpov por la columna “h”, intenta crear una fortaleza inexpugnable con el caballo y la barrera de peones protegiendo a su Rey.

Gómez coloca su Torre de Rey en “e8”. Alfonso tiene peón de menos pero su iniciativa es molesta para Karpov y cada jugada en esta partida es un desafío para el campeón.

Karpov pasa al siguiente tablero, y Cebada pasa al no ver ninguna jugada satisfactoria en la posición.

Karpov llega a la partida de Navarrete y acerca su mano rápidamente para jugar pensando que Navarrete jugaría su Torre a “g6” y al ver que José Luis coloca en dicha casilla su alfil en lugar de su Torre como él esperaba, el campeón se queda parado y mira con cara de extrañeza. Ag6…Observa Karpov, quién se queda pensativo y al no ver la respuesta a tan dura e inesperada jugada, se apoya en la mesa y el murmullo se apodera de la sala.

¡Algo pasa en las primeras mesas! Si, en la partida de Navarrete…Karpov lleva un rato pensativo…Con la jugada de José Luis, el negro tiene varias debilidades blancas para atacar mientras para de raíz la reacción que tenía preparada el campeón ruso. Karpov sigue meditando y meditando y el público del asombro no da crédito…Luego de una gran pensada, Karpov mueve su Torre a la casilla “a3”, defendiendo su péon de rey y sigue adelante, pero mirando de reojo la posición de José Luis. El ruso nota que está algo inferior y tiene que jugar con mucho cuidado para mantener la igualdad. Sin duda, esta es la jugada de la simultánea…

La estrella soviética continúa con las partidas con Borreiros y con Tarrío. El juvenil, decide pasar para pensar con calma un esquema defensivo en el final de Torres que tiene con el Campeón del Mundo. Y de nuevo, una partida más finaliza. Se trata de la de Juan Núñez, quién, como se hacía entonces, inclina su Rey ante Karpov ante el fortísimo e imparable ataque del Campeón del Mundo. Lo mismo ocurre en la partida de Galiana, donde el jugador de la PAG inclina su Rey ante la gran desventaja material que posee ante el Campeón. Karpov, muy amablemente sonríe a los dos, y firma las planillas a la vez que dedica un libro que le pide uno de ellos. Son las 21:35 y a Karpov aún le quedan 20 partidas por delante, si bien, algunas de ellas se decidirán pronto…

Posición de la partida Karpov-Navarrete tras 21…Ag6!!. Tras una larga pensada, el campeón jugó 22. Ta3.
Posición de la partida Karpov-Navarrete tras 21…Ag6!!. Tras una larga pensada, el campeón jugó 22. Ta3.

Karpov continúa con las partidas con Muñoz y con Badía, contra quienes tiene clara ventaja. En esos momentos, José Luis Cardenete, gran aficionado y jugador de la PAG, observaba las posiciones de sus compañeros de la PAG a la vez que seguía sosteniendo un libro, ojo avizor, para cuando llegase el momento pudiese firmárselo el Campeón Mundial.

Momento de la simultánea de Karpov jugando contra Bocardo, donde tiene dos Torres por Dama. A su derecha y enfrente, Miguel Ángel Cortés pensando tras la jugada de Karpov Td5.
Momento de la simultánea de Karpov jugando contra Bocardo, donde tiene dos Torres por Dama. A su derecha y enfrente, Miguel Ángel Cortés pensando tras la jugada de Karpov Td5.

Karpov se para en la partida ante Escudero, quién con su jugada, acaba de cambiar caballos, y tras meditar medio minuto comienza un plan de maniobras posicionales que empiezan a crear ciertos quebraderos de cabeza a Lorenzo. Lorenzo sutilmente intentará maniobrar con su dama intentando mejorar la posición de sus piezas. Pero ignoraba algo a larga distancia…Algo parecido pasa en la partida con Sepúlveda, Karpov se para de nuevo al no ver manera de vulnerar el equilibrio que mantiene su rival. Y para ello intenta frenar cualquier tipo de ofensiva en el flanco de Rey y prepara poder tomar la única columna abierta que hay en la posición, la columna Torre Dama, e intentar invadir la posición a través de la misma.

Karpov sigue en los siguientes tableros y de pronto, se escucha en la sala: ¡Jaque el Rey!

Karpov sonríe y el público se acumula ante la partida de Ragel. Y se preguntan todos:¿Qué pasa?

Y realmente no pasaba nada, solo que Ragel ya se sentía satisfecho con su partida y había cumplido su deseo de dar “Jaque” al campeón del mundo. La gente sonreía y comentaban entre ellos.

Escudero y Sepúlveda, quiénes estaban sentados muy cerca de Ragel comentaron a la vez: “Las cosas de Ragel”. Y Sepúlveda gesticulaba, como solía hacer típicamente, con su cabeza de derecha a izquierda y de izquierda a derecha con una sonrisa…

Conde, tras haber pasado previamente, al encontrarse en posición claramente inferior por el “cambio de planes” de Karpov en el medio juego, va recomponiendo su posición y el juego empieza de nuevo a equilibrarse. El periodista Carlos Medina, que normalmente se encontraba en los primeros tableros, se acerca a esta zona de la simultánea y observa la partida de Conde.

Mientras, las partidas continuaban. Cortés había activado mucho sus piezas, Bocardo pasaba de estar mejor a estar algo peor en el balance Dama-2 Torres, De Luis notaba como su ataque era frenado y quedaba en evidencia su flanco de Dama, mientras Custodio se notaba igualado en el final y aceptaba un cambio de piezas que le ofrecía Karpov pensando que le ayudaría en pos del equilibrio.  Aranaz juega con decisión y agresividad y de nuevo Karpov se queda pensativo tocándose la barbilla con su típica pose antes de mover con su mano derecha, siendo “escoltado” en esos momentos por una de las cámaras que se encontraban en la sala. Aranaz era consciente que estaba arriesgando más de lo que solía acostumbrar, pero sabía que era por una buena causa. Estaba jugando contra el Campeón del Mundo y le estaba haciendo pensar. Y aunque veía que el juego sólido de Karpov se estaba imponiendo, estaba orgulloso del planteamiento que había realizado. Tener en frente al mismísimo Karpov pensativo con cámaras grabando, no ocurre todos los días.

A continuación, el ruso regresa a las mesas iniciales, mientras sonreía al ver los tableros alternativos que había en la sala, donde el gran ajedrecista Juan Luis Martínez mira a Karpov y contempla como van a seguir sucediendo las primeras mesas.

Seris tiene un final completamente igualado, de Torre y caballo por su lado, contra Torre y Alfil de Karpov y va mejorando poco a poco la posición de sus piezas. Mosteryrín ha logrado crear una fortaleza ante la invasión de Karpov por ambos bandos y mantiene con alfileres la posición.

De nuevo, el interés se levanta en la partida de Gómez. El jugador onubense adelanta valientemente su peón Dama sacrificando un segundo peón en aras de la iniciativa y de un fuerte ataque el rey de Karpov. Su partida se llena de público que se mueven hacia su mesa como si allí hubiera un atractor. Muchos comentan que Gómez está perdido y su reacción es desesperada. Pero todos a la vez se extrañan que Karpov tarde en responder ante los embates del jugador choquero. De hecho, sus profesores Honesto y Felipe Garrido, comentaban entre ellos: “Este chico está perdido”. Pero la realidad sería otra…

De nuevo Karpov se para ante la posición de Navarrete y este juega P3AD. José Luis se va a liberar de las debilidades de su estructura de peones y será ahora Karpov quién tenga más puntos vulnerables. Tras una pensada de casi un minuto Karpov juega de forma segura su Torre a la columna de Dama intentando mantener el equilibrio.

Cebada pasa por segunda vez ante el fuerte avance del peón de Karpov a la sexta línea. Este peón parece que sigue su marcha triunfal a la coronación a raíz de la fuerte ruptura con “e5” que hizo jugadas atrás.  Karpov sigue avanzando y consolidando su ventaja ante Borreiros y Tarrío, quién se defiende en el final de Torres con peón de menos, Muñoz y Badía, y continúa sus maniobras posicionales contra Escudero quién empieza a notar cierta descoordinación de su Dama con el resto de las piezas. Sepúlveda sigue su juego sólido ante el campeón y siguen maniobrando y el resto de las partidas continúan de manera similar hasta que se encuentra frente a De Luis. El algecireño viendo que su fuerte ofensiva ha sido neutralizada por Karpov y a tenor de la invasión del ruso por el flanco de Dama, inclina su Rey y da un apretón de manos al campeón, quién muy amablemente le sonríe y le firma la planilla. Aún no eran las 22 h y Karpov había derrotado ya a 4 jugadores. La sala se preguntaba: ¿Podrá alguien hacer al menos tablas al Campeón del Mundo?

Uno de los favoritos de la simultánea había sucumbido ante el Campeón y todos observaban como Karpov firmaba su planilla. Eran de mencionar los gestos de Luis Moya y de Bocardo así como del resto del público que se encontraban en las proximidades de la partida, como era el caso de Santiago Fernández (hijo) y Pedro Vergara Pelayo.

Karpov firma la planilla de su partida con De Luis tras la rendición del Excampeón provincial a quién tiene frente a él. Bocardo a su izquierda capta el momento. A su derecha, aún en plena lucha, el jugador dela PAG Juan Ángel Martín. Cortés y Ragel al fondo de la foto pensativos. A la izquierda de la cámara, asoma la cabeza Santiago Fernández (hijo) y a la derecha de Juan Ángel, cortado en la foto, Rafael González Custodio.
Karpov firma la planilla de su partida con De Luis tras la rendición del Excampeón provincial a quién tiene frente a él. Bocardo a su izquierda capta el momento. A su derecha, aún en plena lucha, el jugador dela PAG Juan Ángel Martín. Cortés y Ragel al fondo de la foto pensativos. A la izquierda de la cámara, asoma la cabeza Santiago Fernández (hijo) y a la derecha de Juan Ángel, cortado en la foto, Rafael González Custodio.

Las partidas avanzan y se producen algunas liquidaciones en la posición de Custodio quién empieza a notar la inteligente estrategia del Campeón. Se da cuenta que las simplificaciones, si bien le dejan en un final con esperanza de tablas, favorecen a Karpov ya que de esa forma tendrá más facilidad para atacar la estructura de peones centrales débiles de Custodio y activa su Rey, pieza clave en el final. Aranaz siente que su ataque se va diluyendo y que la ventaja de Karpov se torna decisiva. Pero la lucha sigue, entre otras cosas porque el ruso se pegó otra pensada frente a José Carlos antes de mover…

Karpov retorna a las primeras mesas jugando con rapidez y al llegar a la posición de Navarrete, se le escucha decir: ¿Tablas?

Pues sí…El campeón no se iba a ir con el 100% de la Tacita de Plata y la jugada Tf4 de José Luis le hizo ofrecer la propuesta de tablas. José Luis, quién quería enterarse al 100% de por qué Karpov le había hecho la oferta, con el arte y la genialidad que le caracteriza, le hace un gesto a Karpov indicando que siga y que le responderá cuando regrese. Ni mucho menos José Luis, con su actitud, pretendía echarle un pulso al campeón. Al revés, todo lo contrario, quería, con la mayor de las modestias, entender por qué el ruso le había hecho la propuesta. Karpov sonríe y continúa avanzando por el resto de tableros donde las partidas siguen un cauce muy similar a las jugadas anteriores. Cortés sigue aguantando la posición y Bocardo empieza a sentirse inferior en el final de Dama contra dos Torres.

Las Torres de Karpov empiezan a recordar a sus brillantes partidas años atrás contra Mecking y Uhlmann, en la que el soviético hacía estragos con ellas en las posiciones del jugador brasileño y del de entonces de la república democrática alemana, respectivamente.

Karpov regresa de nuevo a los primeros tableros, y se para en la posición de Gómez. A pesar de los dos peones de más, tiene dificultades para coordinar sus piezas en el flanco de Dama y tras medio minuto avanza su peón caballo de dama.

Y Karpov sigue la ronda de partidas. Contra Cebada avanza su peón a “e7” que deja a Fernando Cebada bloqueado…Fernando siente que el campeón le está superando en cada momento y que no puede hacer nada para frenar su ofensiva. A la vez, con su carácter constructivo y positivo, y como docente que es de profesión, ve que el campeón del Mundo le está dando una lección magistral que no olvidará nunca y que le hará superarse más aún si cabe. Y ya tiene muy clara su siguiente jugada a la vuelta a las primeras mesas del jugador de los Urales.

Navarrete, eleva su mano y la estrecha de forma efusiva ante el Campeón aceptando la oferta de tablas. Todos se acercan a su mesa con cara de felicidad, si bien, la sonrisa de Karpov denota más alegría aún. Todos estaban muy contentos y eran ya 5 los que habían finalizado. Karpov firma la planilla de José Luis y también la secundaria que tenía en su bloc y sigue con el resto de las partidas. ¡Una gran noticia!

Todos le felicitan, en especial su compañero de Instituto, Miguel Teruel. Y se escucha que le dicen: ¡José Luis, monstruo!

En estos momentos, Ernesto López-Tello y Santiago Fernández, hijo, espectadores de lujo en la simultánea, se acercan a la mesa y también felicitan a José Luis.

Jesús Seoane 23-11
Foto captando el momento en el que José Luis Navarrete acepta las tablas de Karpov. Todos observan el momento y al fondo de la foto lo hace Santiago Fernández y Fernández de la Vega.
Foto captando el momento en el que José Luis Navarrete acepta las tablas de Karpov. Todos observan el momento y al fondo de la foto lo hace Santiago Fernández y Fernández de la Vega.

La partida de José Luis fue una gran partida, muy correctamente jugada por ambos bandos y que fue objeto de publicación con sus comentarios en una revista local de San Fernando. ¡No era para menos! Eran las diez de la noche y la lucha continuaba.

Jesús Seoane 23-11
Planilla de la partida Karpov-Navarrete, la primera de las 5 tablas que cedió el Campeón
Planilla de la partida Karpov-Navarrete, la primera de las 5 tablas que cedió el Campeón
Recorte de prensa local de la partida de Karpov contra Navarrete, con comentarios de José Luis
Recorte de prensa local de la partida de Karpov contra Navarrete, con comentarios de José Luis

Karpov sigue y va afianzando ya una ventaja ya casi decisiva ante Borreiros y Tarrío, quién en el final de Torres se siente abrumado por la técnica del Campeón.

Al seguir avanzando, Muñoz abandona al encontrarse en un final perdido al igual que su siguiente compañero de la PAG, Alfonso Badía. Ambos inclinan su Rey pasadas las 22 h y ya son 7 los rivales de Karpov que han terminado la lucha. Aún quedan 16 partidas por decidir…

Escudero mueve su Dama a “a5” atacando el péon de “a4” de Karpov y este hace una maniobra posicional por el flanco opuesto que deja confuso al jugador de la PAG. Sepúlveda pasa ante la ocupación de la columna “a” por la Torre de Karpov mientras Conde simplifica las Damas llegando a un final completamente igualado. Cardenete y Carlos Medina observan la posición con detenimiento, al igual que la de Fresno que también se encamina hacia la total igualdad. Las partidas continúan y el nerviosismo empieza a entrar en los restantes rivales ya que cada vez quedan menos jugadores y Karpov tarda menos tiempo en llegar a las mesas de nuevo por lo que cada jugador “guarda como oro en paño” los pases restantes. Es la sensación que uno mueve y tiene de nuevo al campeón enfrente…Eso le sucedió a Custodio quién ve muchos chances de tablas en su final, pero no dispone de tiempo suficiente como para encontrar la mejor réplica. Es como si los inexistentes relojes se escuchasen y fueran a toda máquina…

Karpov pide paso al público y regresa al comienzo de las partidas. Se para ante Navarrete, quién ya había terminado de forma exitosa y le hace el siguiente comentario en inglés. “Ag6 es una gran jugada. Cuando la hizo, me di cuenta que tenía frente a mí a un jugador con nivel de maestro” Y razón no le faltaba…

Karpov se sitúa frente a Cebada y este abandona ante la imposibilidad de frenar la coronación del peón rey de Karpov, salvo a costa de grandes pérdidas materiales. Karpov muy gentilmente, firma la planilla al jugador isleño. Mientras avanzaba, algo curioso ocurría en las mesas a las que no había llegado todavía Karpov. Justo en la partida de Antonio Conde, Carlos Medina, periodista del evento y ajedrecista, se sorprendía de que el final de Conde eran tablas y le decía: “Oye, ese final son tablas”. Como sorprendido que el fuerte jugador de la PAG pudiese dar la segunda sorpresa de la noche cuando el reloj que colgada en la pared de la Sala de Exposiciones ya marcaba las diez y media pasadas. Conde, con total tranquilidad, le dijo: “Pues sí, este final es tablas.”

Y razón no le faltó cuando Karpov, tras atravesar varios tableros más, llega a la posición de Conde y le ofrece tablas. Conde, acepta inmediatamente y absorto por la situación, a la que no daba crédito, le acepta la oferta y le acerca la planilla para que la firme el Campeón. De nuevo la sala es todo murmullos y los compañeros se acercan a felicitar a Antonio por su gran gesta y logro. Sepúlveda, se levanta, y atravesando su enorme brazo por el tablero de Fresno, llega hasta Conde y le dice: ¡Enhorabuena Antonio!

Ya son dos los jugadores que han hecho tablas al Campeón. Karpov sigue avanzando y consigue simplificar las Damas en la partida de Cortés, lo que le deja en un final con un peón de más, al igual que empieza a tener ventaja decisiva ante Bocardo, quién a pesar de su ventaja inicial, no ha sido capaz de imponer la actividad que tenía su dama ante las dos Torres del ruso. Juan Ángel sigue complicando la partida, aunque ya son dos los peones de menos que tiene frente al Campeón y su ofensiva al rey de Karpov en el flanco de dama parece estar controlada por este. Mientras, en la partida de Custodio, Karpov empieza a activar su Rey, pieza clave en el final de Torres que se ha presentado.

Jesús Seoane 23-11
Momento de la rendición de Fernando Cebada ante Karpov. Navarrete, que acababa de hacer tablas, observa la posición de su compañero, justo después del comentario que Karpov le hizo a José Luis. Aficionados detrás observan la partida y algunos buscan la oportunidad de que Karpov les pueda hacer un autógrafo.
Momento de la rendición de Fernando Cebada ante Karpov. Navarrete, que acababa de hacer tablas, observa la posición de su compañero, justo después del comentario que Karpov le hizo a José Luis. Aficionados detrás observan la partida y algunos buscan la oportunidad de que Karpov les pueda hacer un autógrafo.
Foto mostrando la planilla de la partida Karpov-Cebada
Foto mostrando la planilla de la partida Karpov-Cebada

Antonio Conde después de las tablas, positivamente afectado por el shock de las mismas, se relaja y respira con profundidad sentado en su silla mientras mira las posiciones de Fresno y Sepúlveda. Parece que la posición de Fresno va a seguir la misma suerte que la suya. Y es curioso porque es una partida que hasta el momento había pasado desapercibida por todos.

Momento en el que Karpov firma la planilla a Antonio Conde tras su oferta de tablas. Muchos conocidos contemplan dicho momento. Luis Moya justo detrás de él. Al fondo de la foto, con chaquetón gris y gafas, Salvador Bernal. Cardenete, entre Fresno y Sepúlveda, observa la partida de Fresno sujetando un libro para que se lo firme el Campeón del Mundo. Detrás de Salvador Bernal, alto, con pelo negro y asomando la cabeza, parece ser Santiago Fernández (hijo). Fresneda, justo pegado a la derecha contempla desde la distancia las Tablas de Conde ante el Campeón Mundial. Un detalle de la foto, el señor con bigote rubio-castaño que está detrás de Cardenete es la persona que durante la simultáneas de Eslon 5 años después en la sede Central de la Caja de Ahorros de San Agustín, elogiaba dicho lugar y comentaba que Karpov debió de jugar allí en lugar de dónde jugar (desafortunadamente no he podido saber quién es, pese a reconocer su cara en la foto).
Momento en el que Karpov firma la planilla a Antonio Conde tras su oferta de tablas. Muchos conocidos contemplan dicho momento. Luis Moya justo detrás de él. Al fondo de la foto, con chaquetón gris y gafas, Salvador Bernal. Cardenete, entre Fresno y Sepúlveda, observa la partida de Fresno sujetando un libro para que se lo firme el Campeón del Mundo. Detrás de Salvador Bernal, alto, con pelo negro y asomando la cabeza, parece ser Santiago Fernández (hijo). Fresneda, justo pegado a la derecha contempla desde la distancia las Tablas de Conde ante el Campeón Mundial. Un detalle de la foto, el señor con bigote rubio-castaño que está detrás de Cardenete es la persona que durante la simultáneas de Eslon 5 años después en la sede Central de la Caja de Ahorros de San Agustín, elogiaba dicho lugar y comentaba que Karpov debió de jugar allí en lugar de dónde jugar (desafortunadamente no he podido saber quién es, pese a reconocer su cara en la foto).

De nuevo, el local era todo alegría y júbilo tras las tablas de Conde. Como ya hemos comentado, Antonio ya había hecho una gran proeza años atrás siendo uno de los tres únicos jugadores que entablaron con el Campeón Español Arturo Pomar (junto a Fresno y Sepúlveda), proeza que repetiría meses después ganando en brillante estilo en otra simultáneas al Campeón Español y posterior GM, Manuel Rivas Pastor. Con razón, Sepúlveda decía que Conde era muy bueno en simultáneas. A los hechos me remito.

Y hablando del local, es verdad que hubiera sido más apropiado jugar este solemne encuentro en la sede central de la Caja de Ahorros de Cádiz en la Plaza de San Agustín. Uno de los espectadores de esta simultánea que no he llegado a reconocer, estuvo años después, concretamente en 1986, en la que el Maestro Internacional sueco Jaan Eslon dio en la sede central de la Caja de Ahorros (en la Plaza de San Agustín), y comentaba que ese era el lugar adecuado para que el Campeón del Mundo hubiera impartido estas.

Esta simultánea estaba siendo muy emocionante. Y se alcanzaba el punto álgido al superarse ya las de 30 jugadas en las partidas que aún se estaban jugando, que eran quince.

Karpov seguía avanzando por las mesas y realiza una jugada que gana pieza a Ragel y a continuación se sitúa frente a Juan Ángel. Juan Ángel estaba jugando una partida

muy luchada, pero en la que se había dejado muchas debilidades que habían sido explotadas magistralmente por el Campeón del Mundo. Pese a eso, había lanzado un fuerte ataque al Rey de Karpov que se encontraba en el flanco de dama. Finalmente, Karpov paró eficazmente el ataque y…Juan Ángel, en ese momento, abandonó, saludando cordialmente a Karpov quién muy amablemente firmó la planilla y siguió su ronda de partidas. Custodio pide pasar para estudiar con más calma el final de Torres que se había presentado en el que tenía pensado una maniobra que podría darle tablas. Aranaz lanza su último intento de ofensiva ante la invasión de Karpov en el flanco de Dama y tras jugar, el campeón regresa rápidamente a las primeras mesas. En la ronda que se presentaba iban a ocurrir cosas muy interesantes…

Seris, recibe al ruso en primera instancia, y en un final completamente igualado, le ofrece tablas al campeón del mundo de forma tímida. Karpov las rehúsa jugando su peón a “c4”.

Mosteyrín sigue sosteniendo la posición con alfileres y Gómez mejora la posición de su Dama situándola en la casilla “f5”. En ese momento, Karpov mira a Navarrete, quién permanecía sentado en su asiento viendo como seguían las partidas de sus compañeros, y en inglés le comentaba detalles de su partida, elogiando el juego de José Luis. Cebada seguía sentado viendo las partidas con Navarrete, y saludaba al Campeón del Mundo y, a pesar de su derrota, estaba muy contento por la experiencia y lo que esta partida le haría aprender a posteriori. ¡Estaba siendo para todos una experiencia única¡

Y claro, muchos GMs consideran la simultánea como una hermosa posibilidad y oportunidad que un jugador no profesional pueda enfrentarse a un jugador de élite y es un gran entrenamiento para ambos. Y aquí todos, absolutamente todos, estaban aprovechando dicha oportunidad.

Karpov avanza y llega a la mesa donde juega Borreiros, quién inclina su Rey tras una tenaz resistencia en un final perdido en el que había aguantado de forma estoica. Karpov estrecha con educación y cordialidad su mano y le firma la planilla.

Karpov sigue avanzando y llega al Campeón Provincial Juvenil, Tarrío, quien sigue aguantando en un final de Torres con peón de menos en el que el jugador soviético está jugando de manual.

Karpov se va acercando a la mesa de Escudero y éste se encuentra pensando con los dedos de su mano izquierda apoyados en su frente mientras hace gestos de acariciarlos mientras espera la llegada del ruso. Tiene muy claro que no hay solución…Le van a cazar la dama…Y cuando Karpov llega, inclina su Rey y saluda al Campeón quién actúa como en las otras partidas finalizadas. Sepúlveda, al no encontrar un plan activo mueve su Rey a “h8” ya que tampoco ve claro como el Campeón puede romper su posición. Una vez que el campeón pasa, Sepúlveda le pregunta a Escudero.

-Juan: Lorenzo, ¿qué ha pasado?

-Lorenzo: Me caza la dama, Juan

-Juan: ¡Vaya! Parecía que estabas bien.

-Lorenzo: Sí, eso parecía. Pero ha realizado una maniobra posicional de las suyas a largo alcance y se me ha escapado un detalle. Y tu partida, ¿cómo va?

-Juan: Estoy algo peor, pero de momento aguanto.

Y de nuevo llega la siguiente sorpresa cuando en un final de Damas y Torres completamente igualado, Karpov ofrece tablas a José Luis. Este acepta inmediatamente y ya son 3 los que han hecho tablas al Campeón. ¡Bravo! Todos felicitan a Fresno y este no cabe de alegría ante tal hazaña.

Karpov sigue avanzando y Ragel, quién veía que perdía una pieza, depone las armas ante el Campeón del Mundo. Karpov actúa cordialmente como las veces anteriores y sigue su turno de partidas. Se sitúa ante Bocardo, quién había tenido ventaja durante gran parte de

Planilla de las tablas entre Karpov y Conde que fueron las segundas que cedió Karpov en la simultánea.
Planilla de las tablas entre Karpov y Conde que fueron las segundas que cedió Karpov en la simultánea.

la partida, y José Enrique, muy a su pesar y viendo que las torres del ruso han invadido completamente su posición, inclina su rey, quedando definida otra de las partidas. Todos se apenan, ya que Bocardo, sin lugar a dudas, fue el primero, y prácticamente el único, que mantuvo ventaja durante gran parte de la partida con el campeón y unas tablas hubieran sido un resultado mucho más justo para él. Todos le felicitan por su lucha y entrega. Karpov firma y sigue…

Se sitúa frente a Custodio quién coloca su torre en la columna de dama para intentar frenar el avance del peón pasado de Karpov. Rafael se da cuenta claramente que todos los cambios de piezas que ha realizado Karpov no le han favorecido y el Campeón ha conseguido romper el equilibrio que existía haciendo gala de su magistral clase.  Custodio, está disfrutando mucho la experiencia y sacando muy buena nota de ella en todos los sentidos.

Jesús Seoane 23-11
Planilla de la partida de Karpov contra Manolo Seris, Presidente de la FGA.
Planilla de la partida de Karpov contra Manolo Seris, Presidente de la FGA.

Karpov termina la ronda, y Aranaz, otro de los favoritos en la simultánea, depone las armas en situación perdida tras haber planteado una partida valiente y bien jugada ante el Campeón del Mundo, quién al terminar le hace algunos comentarios sobre la misma. El mismo recuerda con mucho cariño el momento de la rendición, de esta forma:

Y recuerdo el momento de la firma tras la rendición. Él me dijo algunas cosas sobre la posición. Me reconfortó saber que había aprendizaje detrás de esa lucha para la galería, así se entendía una simultánea, un momento de premio para los participantes, pero una batalla con menos sangre que las que tenían el punto en juego. Nunca más volví a jugar con el mejor del mundo.

Pero este día si lo hice. Un gran día, de los que no se olvidan.”

Han transcurrido ya casi 40 jugadas y son las 23:10 h. Han finalizado ya 16 partidas y solamente quedan 7 por terminar. Karpov en una sola ronda ha despejado el camino hacia la fase final y de nuevo se sitúa en la primera mesa ante Manolo Seris. Quedan ya solamente 7 partidas, y estos 7 magníficos se defenderán como jabatos ante los embates del campeón ruso.

Manolo toma su peón “b” y capturando con el mismo el peón de “c4” de Karpov y se queda pensativo en la posición mientras Karpov mira a ambos, a él y al tablero. Manolo seguía pensando de por qué Karpov no aceptó su oferta de tablas y en esos momentos se encontraba ensimismado y su cabeza giraba en torno a ese pensamiento. En ese momento, Karpov centra su mirada en Manolo y le dice: Tablas.

Manolo haciendo uso de su particular sordera y pensando en lo suyo, hizo caso omiso. Karpov miraba a Manolo esperando una respuesta, pero la respuesta no llegaba…Y sus amigos y compañeros de al lado, especialmente Cebada y Navarrete, le exclaman: ¡Manolo, que te ha ofrecido tablas!

Y Manolo “despierta” y dice: si claro, tablas. Y Karpov sonríe y firma la planilla con la característica y elegante pluma de tinta negra que Manolo usaba para anotar sus partidas en aquella época. Ya eran 4 las tablas que se habían firmado y todos felicitaban a Manolo, incluido Karpov quién analizaba con él algunos momentos de la partida. ¡Todo un detalle del Campeón!

Uno de los momentos más emocionantes de la simultánea justo antes de que Karpov ofreciera tablas a Manolo Seris. Los primeros tableros acaparan la absoluta atención de todos. A la izquierda, Juan Luis Martínez y Carlos Medina. De frente, junto a la pared, ambos con gafas, Diego Cruces y Santiago Fernández y Fernández de la Vega. Las partidas están que arden. Mosteyrín concentrado anota su jugada y a Gómez se le ve seguro y cómodo en su posición, dinámica y rica en posibilidades.
Uno de los momentos más emocionantes de la simultánea justo antes de que Karpov ofreciera tablas a Manolo Seris. Los primeros tableros acaparan la absoluta atención de todos. A la izquierda, Juan Luis Martínez y Carlos Medina. De frente, junto a la pared, ambos con gafas, Diego Cruces y Santiago Fernández y Fernández de la Vega. Las partidas están que arden. Mosteyrín concentrado anota su jugada y a Gómez se le ve seguro y cómodo en su posición, dinámica y rica en posibilidades.

Pero no era para menos, hacer tablas a Karpov con un ataque Marshall no estaba nada mal. Manolo tenía otra gran anécdota para contar a sus nietos y alumnos en un futuro. Entre ellos a mí…quién me contó todo esto hace ya más de 35 años. Esta partida tiene una curiosidad que se comentará en el anexo de este artículo donde se comentan algunas de las partidas con más detalle.

Manolo, a continuación, y habiendo sido informado de lo que había pasado en la partida de Bocardo, se acercó un momento a verle para que le contase lo sucedido en su partida.

Mosteyrín nota como el campeón va maniobrando ágilmente con su caballo y empieza a capturar peones del Campeón Provincial quién ve que se acerca su final. A continuación, se sitúa frente a Gómez quién sitúa su caballo en la casilla 7D poniendo en serios aprietos al campeón del mundo. Llega otro de los momentos más esperados de la simultánea en donde se realiza otra de las jugadas clave de la sesión. Parece que Karpov pierde pieza y quedará perdido…No teniendo otra alternativa, Karpov cambia Damas y sigue adelante. La posición era la siguiente, justo cuando Gómez juega 41…Cd2., que analizaremos con más detalle en el anexo de partidas.

Posición de la partida Karpov-Gómez, justo después de 41…Cd2.
Posición de la partida Karpov-Gómez, justo después de 41…Cd2.

Todos pensaban que el Campeón podría sucumbir ante el jugador choquero. Karpov cambió Damas y se situó frente Javier Tarrío. Eran ya casi las 23:30 y el cansancio se hacía notar ya en la sala. Además, los rivales que aún seguían jugando contra Karpov se sentían acelerados ya que quedaban muy pocas partidas, seis exactamente y notaban como Karpov se situaba delante de ellos cuando apenas acaba de irse al tablero de al lado. Y ya no les quedaban turnos para seguir pasando. Todo parecía que iba a terminar rápido…Pero la emoción en algunas de las partidas que restaban era inmensa.

Karpov se sitúa delante de Tarrío tras haber colocado justo en la vuelta anterior su Torre en “c4”. Parece que su peón pasado en el ala de dama tiene su camino imparable hasta la coronación. Tanto es así, que Javier inclina su Rey en señal de abandono. Karpov le sonríe, estrecha su mano y comenta algo en relación al final.  A continuación, firma la planilla de Javier, así como un libro que él le acercó para que también se lo firmase. Solo quedaban 5 partidas y otro de los favoritos acababa de perder…

Momento de la rendición del Campeón Provincial Juvenil Javier Tarrío. A su derecha, Javier tiene preparado un libro para que se lo firme Karpov. Se acercaba ya el final de la simultánea.
Momento de la rendición del Campeón Provincial Juvenil Javier Tarrío. A su derecha, Javier tiene preparado un libro para que se lo firme Karpov. Se acercaba ya el final de la simultánea.

Karpov se acerca a la mesa de Sepúlveda quién, rodeado de amigos y publico variado, juega “h6” intentando intentar contrajuego en el flanco de Rey ante la absoluta invasión de Karpov por la columna “a”. La presión en el flanco de Dama de Karpov es brutal y hay que intentar lo propio en el flanco opuesto ya que el centro estaba completamente bloqueado.  Juan se lamenta de haber permitido la invasión tras su imprecisión jugadas atrás, pero su juego estaba siendo de lo más meritorio. Después de casi 50 jugadas, la mayoría de las piezas se encontraban aun en el fragor de la batalla.

Karpov se sitúa delante del jovencito Cortés y en el final de Torres con peón de más que tenía, lanza sus peones en pos de la coronación. El crío, todo coraje, sacrifica un segundo peón para activar su Rey y apoyar un peón pasado que tenía por el centro. Debe estar perdido, pero su coraje y valentía son dignas de los mayores elogios. Y no solamente eso, sino que además Karpov le mira y piensa cada jugada con mucho cuidado. Sabe que tiene enfrente a un niño con las ideas muy claras…

Karpov continúa y sitúa su Rey en la casilla “c7” para que su peón pasado en la columna “d” tenga vía libre para la coronación. La débil estructura de Rafael le hizo perder su péon dama aislado ante la presión de Karpov y ante eso, el péon dama de Karpov tenía vía libre. Por ello, Rafael en varias ocasiones intentó ir con su Rey a comerse los peones del flanco de Rey de Karpov y sacrificar luego su torre por el peón pasado y buscar tablas en el final resultante. Esto lo miró con el detalle que pudo, pero no lo vio claro. Y ahora, el peón de Karpov, con su rey muy activo en el final, se acercaba poco a poco a la zona de peligro…

Karpov regresa a las primeras mesas donde se encuentra con Mosteyrín y este abandona ya que en el final el caballo de Karpov está haciendo estragos. Debe de estar orgulloso el Campeón Provincial de la resistencia ofrecida al Campeón del Mundo. Karpov firma la planilla mientras comenta algo sobre el final de la partida con Seris. Igualmente, saluda cordialmente a Mosteyrín tras la lucha. Gómez, en posición muy ventajosa, pero a la vez complicada, y sin tiempo para pensar decide cesar en las complicaciones y opta por jugar su alfil a la columna Torre Dama que en principio permitirá a Karpov forzar unas tablas por jaque continuo. El jugador onubense ha realizado una partida brillante y se queda con la duda de si podría haber forzado la partida jugando su Torre a la casilla “e7”. Pero después de la dura lucha y, por primera vez en toda la partida realizó la jugada más conservadora, pensando sí dejó escapar algo antes. Karpov da jaque con su Torre entrando en la línea de tablas, si bien, no le queda otra opción.

Karpov avanza y se acerca a su partida con Sepúlveda. Este juega su peón a “g5” buscando contrajuego en el flanco de Rey y Karpov sin inmutarse se come el peón de “b6”. Sepúlveda, de forma precipitada y sin dejar que Karpov prosiga al siguiente tablero, abandona…Juan, en su pose habitual para ello, con sus grandes manos arrastra y amontona las piezas en el centro del tablero y le dice a Karpov: “Esto yo ya lo doy por perdido…” Y estrecha la mano de Karpov y le ofrece su característico rotulador color rojo-anaranjado de la época y Karpov le sonríe y saluda con cortesía firmando la planilla, y haciéndole algún comentario rápido de la partida y indicando que la partida podría haberse continuado.Ya solo quedan tres partidas…

Momento de la rendición de Rafael González Custodio, uno de los últimos jugadores de la exhibición. Detrás de él, con gafas, el jugador de la PAG Ángel Casas Delgado. Al fondo, concentrado, Miguel Ángel Cortés, el último que se quedó jugando con Karpov.
Momento de la rendición de Rafael González Custodio, uno de los últimos jugadores de la exhibición. Detrás de él, con gafas, el jugador de la PAG Ángel Casas Delgado. Al fondo, concentrado, Miguel Ángel Cortés, el último que se quedó jugando con Karpov.
Planilla de la partida Karpov-Sepúlveda anotada con el característico rotulador que Juan usaba en esa época.
Planilla de la partida Karpov-Sepúlveda anotada con el característico rotulador que Juan usaba en esa época.

Karpov llega a la mesa de Cortés, tras caminar unos tres metros desde la de Sepúlveda, y Miguel avanza su peón negro a “d4” apoyándolo con su rey. Karpov sigue lanzando su masa de peones pasados y sigue adelante situándose otro tres o cuatro metros más adelante frente a Custodio. Rafael le mira sonriente y viendo que el peón de “d6” apoyado por su rey es imparable, inclina su Rey saludando al campeón quién muy amablemente le firma la planilla y se recoge dicho momento en una hermosa foto a la vez que le comenta sobre el final.  Custodio se siente más que satisfecho de la partida y del final que ha jugado con el Campeón del Mundo. Lo toma como una gran lección de la que ha aprendido mucho y que le servirá mucho para el futuro. Tanto es así que justo al año siguiente fue Campeón Provincial Absoluto y sus éxitos en Cádiz y Andalucía, como indicamos al principio, no pararon de suceder para alegría de los que le apreciamos.

Esto está llegando a su fin y Karpov regresa a las primeras mesas donde ya solo queda Gómez y viendo que no tiene alternativa, da jaque continuo y se firman las quintas tablas. Gómez no tenía opción de eludirlas o hubiera entrado en una red de mate. Todos les felicitan a pesar de que pudo ser el único jugador que le hubiese ganado a Karpov. Sin duda ha jugado una partida fabulosa, valiente y muy creativa, como acostumbra. Y nada más y nada menos que contra el Campeón del Mundo, quién le sonríe, felicita y le firma la planilla, recogiéndose al igual que en el final de las otras partidas, dicho momento.

Karpov y Gómez se estrechan la mano acordando tablas, siendo esta la penúltima partida en concluir. Mosteyrín quiere hacerle alguna indicación al Campeón mientras Cebada y Navarrete observan. El resto del público observa y algunos sonríen con alegría por el resultado y la partida del jugador choquero. Casi al fondo, con traje oscuro, el roteño Fresneda, quién parece querer hacer alguna observación.
Karpov y Gómez se estrechan la mano acordando tablas, siendo esta la penúltima partida en concluir. Mosteyrín quiere hacerle alguna indicación al Campeón mientras Cebada y Navarrete observan. El resto del público observa y algunos sonríen con alegría por el resultado y la partida del jugador choquero. Casi al fondo, con traje oscuro, el roteño Fresneda, quién parece querer hacer alguna observación.
Planilla de la partida Karpov-Gómez, las últimas tablas de la simultánea y la penúltima partida en finalizar.
Planilla de la partida Karpov-Gómez, las últimas tablas de la simultánea y la penúltima partida en finalizar.

Y ya casi llegando a la medianoche, Karpov se sitúa delante de la mesa de Cortés, el último héroe de la noche y a la vez, como hemos comentado, el más joven de todos. Las cámaras graban el momento y los fotógrafos inmortalizan estos últimos momentos con una pléyade de hermosas fotos. Karpov tiene un final ganado, pero Miguel quiere vender cara su derrota. Al crío se le va tranquilo, muy concentrado, intentando conjugar su acción con el Rey activo apoyando a su único peón pasado y su Torre intentado frenar a duras penas el avance de la masa de peones del campeón ruso. Al crío se le ve muy concentrado…Aunque el resultado es previsible, la emoción no puede ser mayor…El ambiente es único e indescriptible y había que estar ahí para sentirlo y expresarlo…

Karpov mira al crío cada vez que hace una jugada mientras que este ni se inmuta y tras una breve pesada continúa la lucha…

En esos momentos, Sepúlveda, uno de los últimos en terminar, le comenta a Escudero.

-Sepúlveda: Mira, Lorenzo, Cortés jugando un mano a mano contra Karpov.

 -Lorenzo: Ya te dije Juan, que tenía que jugar la simultánea. Había que darle esta oportunidad y no nos hemos equivocado.

-Sepúlveda: Además mira, hincado de codos como si se estuviera jugando la vida en esta partida…¡Bravo por él!

Y ambos se unen al momento.

Karpov avanza sus peones, sabiendo que ganará con facilidad entregando su Torre por el peón pasado de Cortés haciendo valer entonces su avanzada masa de peones en el flanco de dama. Pero el crío no se rinde, y aún coloca su Torre en posición activa entorpeciendo dicho avance. Cortés es todo coraje y pundonor…Y el público le alaba por ello, independientemente del resultado. ¡Qué emoción!

Cortés sitúa su Torre en la casilla “b1” para impedir el avance “b6” de Karpov. Sin embargo, Karpov adelanta rápidamente el peón a esa casilla y Cortés lo captura con su Torre. Todos exclaman: ¡Ohhh!

Y Karpov sitúa su Torre en la casilla “g6” dando jaque al Rey de Cortés. Este se da cuenta que detrás de su Rey tiene su Torre que será capturada por el ruso en la próxima jugada.

Cortés inclina su Rey, sonríe y estrecha la mano del Campeón entre aplausos, sonrisas, felicitaciones y emociones. ¡Bravo por Cortés! Y bravo por todos. Había culminado una jornada única.

No sería esta la primera ni la última vez que Miguel Cortés recibiría una ovación y una felicitación tan celebrada. Si es una pena que Miguel Ángel Cortés al terminar la partida entre el barullo de la gente y las emociones no se llevó su planilla. Al parecer, la planilla se la quedó uno de sus tíos y parece que nunca volvió a las manos de Miguel Ángel, por eso él solo recuerda lo que pasó…

Al día siguiente en el Instituto Rafael Alberti, al comenzar la clase, el delegado de la clase leyó en público la noticia de la simultánea publicada en el “Diario de Cádiz” en la que se realzaba la resistencia que opuso al Campeón del Mundo el más jovencito de sus rivales. Y la clase, al unísono, le brindó otra merecida ovación.

Jesús Seoane 23-11
Crónica de Carlos Medina (a la izquierda de la foto) en el “Diario de Cádiz” el 5 de febrero de 1981, comentando con detalle lo acontecido en la simultánea.
Crónica de Carlos Medina (a la izquierda de la foto) en el “Diario de Cádiz” el 5 de febrero de 1981, comentando con detalle lo acontecido en la simultánea.

A la vez, esa madrugada, triunfante y feliz, José Luis Navarrete regresaba a Chiclana en el coche de su compañero Miguel Teruel. Miguel Teruel, quién muchas tardes jugaba con José Luis deseando poco a poco superarse y ganarle alguna partida, tras el éxito tan rotundo de su compañero de instituto, le decía con cariño y de broma: “Apañado voy yo con querer ganarte, cuando el mismo Campeón del Mundo ha tenido que hacerte tablas…” Y entre risa y risa, comentario y comentario, llegaban a su destino esa madrugada.

Y al acabar la simultánea, a Karpov le esperaba una suculenta cena en el Restaurante “El Faro”, donde iba a degustar los mejores manjares de la Bahía servidos por el propio Gonzalo Córdoba, dueño del mismo. Sin duda, Karpov, se iba a llevar una inmejorable opinión sobre la Tacita de Plata y la hospitalidad recibida.  Antes, y al terminar, el público aplaude también efusivamente a Karpov y se les acerca para saludarlos y pedirle autógrafos. Nadie quiere irse de madrugada sin la firma del campeón, ya sea en un libro, revista o en una servilleta mismo.

Fachada del Restaurante “El Faro”, en la Calle San Félix en el Barrio de la Viña, donde tuvo lugar esa noche la cena con Karpov después de la simultánea.
Fachada del Restaurante “El Faro”, en la Calle San Félix en el Barrio de la Viña, donde tuvo lugar esa noche la cena con Karpov después de la simultánea.

Durante la cena, en uno de los reservados del Faro, además de Karpov y su representante, estuvieron compartiendo mesa Carlos Díaz (Alcalde de Cádiz), Ricardo Martínez de Salazar (Presidente de la PAG), Manuel Seris-Granier (Presidente de la FGA), Lorenzo Martínez Escudero (Secretario del Ayuntamiento), Juan Sepúlveda Aramburu y Lucio Martínez de Salazar (Director de la Caja de Ahorros).

Durante la cena, explicaban e ilustraban a Karpov y su representante sobre la Historia de la Ciudad de Cádiz ante el asombro de ambos. En ese sentido, Juan Sepúlveda contaba a su manera anécdotas sobre la ciudad y sus personajes, mucho más teniendo en cuenta que estaban cenando ya de madrugada en el corazón del Barrio de la Viña donde nacen y concluyen las chirigotas y donde se hace arte puro sobre una roca con una simple caña de pescar. Todo eso y mucho más.

Y como siempre ocurre en cualquier reunión de ajedrecistas, el ajedrez es tema obligado.

En ese sentido, a Carlos Díaz le llamó la atención como Escudero durante la cena sacó del bolsillo de su chaqueta la planilla con la partida que había jugado contra Anatoly. Y le mostró al campeón la planilla y le dijo: “Yo me equivoqué aquí…”

Y Karpov, le sonrió y le dijo: “No, ahí no, tu error fue CxC”. Y todos se quedaron asombrados. Felicitó a Seris por las tablas y a Sepúlveda por lo bien que luchó la partida haciéndole ver que su abandono pudo ser un pelín precipitado y que aún podía haber seguido jugando. Juan Sepúlveda, quién era propenso a hacer “preguntas especiales” a la gente especial, preguntó a Karpov sobre su posterior encuentro con Korchnoi y sobre quién consideraba él que era su rival más peligroso. Karpov respondió de forma contundente diciendo que el juvenil Garri Kasparov, de Bakú, era una auténtica estrella y el rival más peligroso que veía para los próximos años. Sepúlveda quedó sorprendido cuando Karpov le dijo que el joven Kasparov lo jugaba todo y de todas las maneras, y que era un jugador único. No olvidemos que años después ambos disputaron en 5 matches los encuentros por el campeonato del mundo que no han tenido igual comparación en la Historia del Ajedrez.

Tras una cena estupenda y una velada extraordinaria, cada uno regresó a su lugar respectivo. Karpov regresaba con su representante y guardaespaldas al Hotel Atlántico.

Y de esta forma, queda resumida una página en la Historia de esta gran ciudad y del ajedrez. Quién modestamente ha escrito este artículo se siente así con la satisfacción del deber cumplido. Mejor dicho, del placer cumplido. Llevaba más de 35 años queriendo contar qué pasó ese día. Además, dentro de poco se cumplirán 40 años que tuvo lugar lo aquí relatado.

Recuerdo que 4 o 5 años después, cuando ya disputaban Karpov y Kasparov sus grandes encuentros por el Campeonato del Mundo, Manuel Seris-Granier, como Presidente de la FGA, llegó a un preacuerdo para traer al vencedor de ese encuentro a dar otra simultánea a Cádiz. Manolo, siempre apostaba por la calidad. Desgraciadamente, él no siguió de Presidente de la FGA y a pesar de sus esfuerzos y el preacuerdo que ya tenía, dicho evento nunca tuvo lugar.

Y Cádiz se merece de nuevo algo así…Las grandes estrellas del ajedrez se merecen también conocer la ciudad y disfrutar del trato y la hospitalidad que recibió Karpov, así como mostrarle el agradecimiento por visitarnos. Y la Tacita de Plata necesita que este tipo de eventos se repitan muy pronto ya que dibujan su historia en mayúsculas. 

Por eso, termino este modesto escrito diciendo: “A quien corresponda…”

Anexo de partidas

A continuación, se muestran algunas de las partidas de la simultánea con ligeras notas. Las partidas están organizadas de acuerdo al orden de colocación de los jugadores en la simultánea.

Es una pena que algunos de los participantes, después de tantos años, no conserven la partida.

Jesús Miguel Seoane Sepúlveda

Madrid, 20 de noviembre de 2019

Descargar PDF

Pros

Cons

Related posts
Ajedrez y culturaBiografíasHistoria

El multifacético ajedrecista Roberto Grau, el más emblemático exponente de “La generación pionera”

Ajedrez y culturaHistoria

Capablanca mito. Nombre que se invoca en poemas, novelas, cuentos, ensayos, tangos y a la hora de bautizarse caballos de carrera

Ajedrez y culturaHistoria

El inventario del horror: el ajedrez de luto en el transcurso de la segunda guerra mundial

Ajedrez y culturaHistoria

Cosmonautas juegan ajedrez fuera de la tierra

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *