Ajedrez con Maestros

archivos de MorgadoHistoria

El año de un emigrante rumano que logró el Campeonato Argentino

Archivos de Morgado

Los archivos de Morgado

La presente nota es un fragmento de la Enciclopedia cronológica del ajedrez argentino 1800-1960, inédita

Juan Sebastian Morgado
Artículo de Juan Sebastian Morgado

En el transcurso de la 6º rueda del Torneo de Mar del Plata, jugada el 23 de arzo de 1943, se produjo un caso curioso. Iliesco, jugando contra el maestro Michel, efectuó su tercera movida bajo la impresión de que Michel había jugado 3. P4CD, el golpe fantasma que no se realizó. Luego hizo su siguiente jugada bajo la misma creencia. Contesto Michel con una movida ganando un pieza, así que Iliesco, ciertamente sorprendido, tuve que abandonar en la 5º jugada. Es una de las partidas más cortas jugadas en el torneo. Ya puede vislumbrarse que la lucha por los dos primeros puestos será sensacional en las últimas fechas, y dado que recién se ha llegado a la mitad de las rondas a jugarse, algunos de los participantes pueden sin duda ascender en la tabla de posiciones amagando a los punteros.

Es de preguntar si es posible desalojar tanto a Stahlberg-venció a Villegas- o Najdorf de los dos primeros puestos, o también que otro maestro y representante argentino logre superar a Michel. Najdorf venció a Czerniak en un final de difícil envergadura. Tenía muchas chances de tablas, pero el maestro polaco entregó en cierto momento el caballo para lograr pasar un peón que le dio la victoria. Con este nuevo éxito nuevamente Najdorf va primero con Stáhlberg con 5.5 puntos.

Los archivos de Morgado
Iliesco pierde con Michel como un principiante. El Mundo, 24 de marzo de 1943

Michel,Paul – Iliesco,Juan Traian [B53]

Mar del Plata Buenos Aires (6), 23.03.1943  [Juan S. Morgado]

1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 [Iliesco dijo que tuvo un lapsus mental, y pensó que Michel había jugado 3.b4 siguiendo entonces con 3…b6 4.bxc5 bxc5 y las blancas tienen pequeña ventaja] 3…b6? 4.dxc5 bxc5?? 5.Dd5  1–0

¡Cómo repercute un campo de concentración!

[1] El Mundo, 24 de marzo de 1943.

Jean Train Iliescus, el desmelenado caballero rumano, quien generalmente juega tan bien, se arregló ayer para perder en sólo cinco jugadas con el alemán Paul Michel. Será ésta, sin duda, la partida más corta que se dispute en este torneo, y es una de las más breves que se han desarrollado en todos los torneos del mundo. ¿Qué le ha pasado a Iliesco? Su explicación de que creyó que Michel había hecho una jugada cuando en realidad hizo otra, no convence. Supongamos, en efecto, que Michel hubiera jugado 2.P4CD en lugar de 2.C3AR, como pretexta Iliesco, y la sencilla combinación de las blancas se hubiera producido lo mismo. Por eso, habría que ensayar una explicación de otra índole, quizá psicológica. Michel es alemán, y tiene, además, un aspecto inconfundible de germano: rubio, colorado de cara, dos gruesos cristales cubren sus ojos miopes. Aunque de estatura mediana, es rítmico, seco y cortante en sus ademanes. Iliesco ha visto ese tipo germano, tan parecido probablemente a los centinelas que le apuntaban con sus fusiles en el campo de concentración donde estuvo internado en la guerra pasada, y olvidándose de que ahora Rumania y Alemania son aliadas –un poco a la fuerza, pero aliadas al fin– jugó con miedo, alterado su subconsciente por dolorosas impresiones recibidas en otro tiempo. Si esta explicación no fuera más verosímil es, por lo menos, más pintoresca que la que ha dado el señor Iliesco

Los archivos de Morgado
Los fantasmas psicológicos de Iliesco. Clarín, 25 de marzo de 1943

2- Amílcar Celaya, Clarín, 25 de marzo de 1943. Al año siguiente, Amílcar Celaya escribió sobre Michel en Noticias Gráficas, 19 de marzo de 1944:Firme, rubio, cuadrado –aunque de cuerpo más menudo que la mayoría de sus compatriotas– con gruesos cristales que le permiten sobrellevar una miopía de nacimiento, al maestro alemán no se le mueve un músculo de la cara. Sonrió una sola vez: cuando Iliesco, el año pasado, le pidió, muy suelto de cuerpo, que le aceptara volver atrás una jugada. No está allí para hacer gracias, sino para ganar”.

¿A qué se debió la catástrofe? Se han ensayado diferentes explicaciones, pero ninguna ha concluido de satisfacernos. En fin, transcribiremos la versión del autor del error garrafal, inserta en la atenta carta que nos ha dirigido, que copiamos respetando sus razones, su indignación y su estilo:

Estimado Roque de Reina:

En el asunto Michel, crea con toda firmeza que lo que digo es verdad pura. Yo esperaba de Michel una reacción que, al no venir, me decidió a abandonar. Confundí la 3ª jugada de mi adversario. Creí que había hecho 3.P4CD y no 3.P4D, debido a que, por la colocación de la mesa en el salón del torneo, se produce una rara refracción de luces sobre el tablero, que me indujo al error. Al advertirlo se lo expliqué al señor Michel, sin que obtuviera de éste otra reacción que no fuera una sonrisa irónica. Decidí entonces abandonar la partida, no tanto por la posición inferior de mi juego, sino como expresión de protesta, por cuanto desde hacía varios días venía solicitando al director del torneo que no me hiciera jugar en esa mesa, ya que, por mi vista cansada, el juego de luces que se produce sobre el tablero me hacía incurrir en frecuentes confusiones. Pagué por el capricho del director del torneo.

De tal modo, y sin riesgos, Michel mantiene su excelente ubicación en la tabla de posiciones, a escasa diferencia de los punteros. Con ello, se perjudican los demás participantes, que han tenido que luchar conmigo, mientras el alemán me ganó sin trabajar. Al producirse la incidencia, se comentó el contraste entre la actitud del maestro alemán ante una evidente confusión mía, en una defensa en la que soy especialista, y la actitud que asumió recientemente el maestro checo Pelikán frente a Maderna: después de haberse adjudicado el punto por ausencia del argentino, no sólo accedió sino que reclamó jugar la partida, exponiéndose a perder, y perdiendo en lucha leal un punto valiosísimo, pues Maderna lo derrotó frente al tablero.

Juan Traian Iliesco​ (Brăila18 de abril de 1898 – La Plata2 de febrero de 1968)​ fue un ajedrecista rumano que se nacionalizó argentino. Ingresó como cadete a la armada rumana, y cayó prisionero en la I Guerra Mundial, sufriendo reclusión durante un año y medio en el campo de Havelberg (Alemania). Al finalizar la contienda pasó a Francia y luego a la Argentina, llegando a Buenos Aires en 1921. EN 1924 aprendió a jugar al ajedrez en los cafés, donde sobrevivía jugando “ping pong” por unas monedas. Participó en numerosos torneos rápidos. En 1929 jugó el Torneo Selección, y se le abrieron posibilidades para jugar certámenes más importantes. En 1939 ganó el Torneo Mayor, fuera de concurso por ser extranjero. En 1943, ocupa el segundo lugar en el Campeonato Argentino desarrollado en Buenos Aires, pero obtiene el título nacional ya que el ganador, Gideon Stahlberg, era extranjero. EN 1944 pierde un match por el título con Rossetto. Participó en numerosos torneos internacionales de Mar del Plata.

Related posts
Ajedrez y culturaBiografíasHistoria

Capítulo completo del libro de Sergio Negri sobre Ezequiel Martinez Estrada

archivos de MorgadoHistoria

Lección antirracista de Grau

Ajedrez y culturaHistoria

El ajedrez en el cine mudo (segunda parte)

Ajedrez y culturaHistoria

El ajedrez en el cine mudo (primera parte)

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *