Ajedrez con Maestros

Historia

Johannes Hermann Zukertort el gran retador

Johannes Hermann Zukertort

La gloria del perdedor

Fernando A. Braga
articulo MI. Fernando A. Braga

Johannes Hermann Zukertort, nació el 7 de septiembre de 1842 en Lublin, ciudad de la Polonia rusa, parte del reino avasallado y repartido una y otra vez entre prusianos, rusos y austriacos,

El mismo día que nació Philidor en Dreux, en 1726, Durante una permanencia en Norwich en 1872, como huésped del mister J. O. Howard Taylor, explicó Zukertort que por parte de padre, que era comerciante, descendencia, de prusianos (no dijo de prusianos judíos) y por la de la madre, baronesa polaca de Krzynovska, de aquellos que iban a las reuniones montados a caballos y no se bajaban para deliberar.

Luego de vivir un tiempo en Varsovia los progenitores pasaron a Breslau, capital de Silesia, donde aprendió a jugar al ajedrez a eso de los trece años. Una vez en el Gymnasium (tipo de escuela secundaria alemana), siguiendo sus estudios conoció al profesor Adolf Anderssen quién inicialmente no quiso estimular su afición al ajedrez, pero luego rindiéndose ante la insitencia y a las cualidades especiales del alumno lo convirtió en su discípulo, con el que se dice que jugó mas de mil partidas.

Entre algunas de las características de Zukertort figuran según biografos hablar nueve idiomas, y ser un excelente esgrimista y experto en el uso de armas de fuego. Afirmaba también poseer una memoria fabulosa, y recordar todas las partidas que había disputado y en este punto, tanto los idiomas, como la memoria era algo muy fácil de constatar en el ajedrez, así que en mi opinión las considero reales.

Zukertort siguió la habitual costumbre de los estudiantes alemanes de aquella época, al pasar de una a otra casa de altos estudios. En la Universidad de Heidelberg asiste al curso de química, en Berlin estudia fisiología, y en Breslau obtiene el doctorado en medicina en 1865, a los 23 años.

Dos años después editaba junto con Anderssen el periódico  ajedrecístico “Neue Berliner Schachzeitung”, extinguido en 1871. En enero de 1868 ya era conocido como uno de los mas fuertes jugadores alemanes del norte y aparece públicamente en Berlin jugando simultáneamente siete partidas a la ciega, y luego en poco tiempo subió el número a 12, muy aplaudido por un público generoso al ver cosas nuevas, la particularidad de Zukertort, es que decía que podía ver las piezas y el tablero con su color, cosa que muchos ajedrecistas cuando hemos jugado a ciegas vemos el tablero en blanco y negro y algunos necesitan un tablero vacío enfrente para tener noción de las casillas blancas y negras.

Reproducción de una simultanea de Zukertort a la ciega
Reproducción de una simultanea de Zukertort a la ciega

En la primavera de 1871 jugó el famoso match con su maestro, imponiéndose 5 a 2 sin tablas. Era el desquite del anterior, también efectuado en Berlin, hacia tres años, al perder por 8 a 3 y una tablas. Anderssen un año antes había ganado el primer torneo internacional realizado en Alemania, interrumpido al final por la guerra con Francia, en Baden-Baden y en donde venció a Steinitz su rival mas próximo, los dos cotejos, imponiéndose a otros nueve competidores, en partidas controladas por relojes, de la Selva Negra, lugar de reconocido renombre y donde hoy día muchos turistas compran los relojes “Cucu”.

La actuación del maestro Anderssen, luego de Londres 1851 y Londés 1862, reclamaba un título no otorgado por entidad alguna, pero a través de los años muchos ajedrecistas lo han considerado de manera oficiosa, el campeón, ¡quién mejor que el, no estando ya en activo Morphy podía detentar ese título!

Con motivo de la realización de un nuevo torneo en Londres 1872, Zukertort fue atraído  un tiempo antes , por el generoso ofrecimiento de  varios aficionados londinenses, que buscaban un competidor capaz de dar a Steinitz, un duro castigo o al menos un susto. aunque Zukertort comentaría tiempo después que su permanencia en la gran capital fue por sobre todas las cosas por su debilidad al vino de Oporto y al Rosbif.

Seducido por la recepción y el ambiente, desde ese evento se incorporó al ajedrez británico, adquiriendo años después la carta de naturaleza o la ciudadanía  . Finalizó tercero en dicho certamen, detrás de Steinitz y Blackburne.

En agosto de mismo año desafió al vencedor Steinitz, que una vez mas demostró ser el mas fuerte y lo venció con un contundente 7 a 1 y cuatro tablas. En 1874 Zukertort gana un mach contra Cecil de Vére llamado “el Morphy inglés”, fallecido en el 1875 a los apenas 29 años, a raíz de una tuberculosis que llevaba desde 1867 y la adicción al alcohol.

Un año después enfrentará en otro match a William N. Potter en el cual gano 4 partidas, perdió 2 y empataron 8, un encuentro realmente duro e interesante.

Asiste como representante británico al jubileo en honor de Anderssen, en el torneo de Leipzig, 1877, donde comparte el segundo y tercer lugar con su maestro, precedidos por Louis Poulsen, un discípulo de la Escuela Moderna creada por Steinitz, quién no interviene en el certamen.

En el Torneo de París de 1878, uno de los grandes certamenes del siglo, goza Zukertort del placer de ganarlo, después de un desempate contra Simón Winawer a quién desplaza del primer puesto ganándole sus dos partidas.

Finalizado el certamen recibió el desafio del Maestro Polaco, radicado en Paris, Samuel Rosenthal, clasificado en séptimo lugar, que rechazó, si bien dos años después, ante la insistencia del mismo, se realiza en Londrés, venciéndolo por 7 a 1 y once tablas.

Johannes Hermann Zukertort
Johannes Hermann Zukertort

En 1881 acepta un reto de Joseph Henry Blackburne para enfrentarse en un match, y lo supera 7 a 2 y 5 tablas, presentándose luego ambos jugadores en el Torneo de Berlin en el que Blackburne triunfó, con un solo revés en 16 partidas, consiguiendo 14 puntos, mientras Zukertort en el segundo puesto lograba 11 puntos, seguido por Mihail Ivanovich Chigorin, un maestro ruso de carácter irascible que por primera vez aparecía sobre la arena internacional y de poco mas de 30 años en ese momento. Steinitz, tampoco intervino en esa competición

Una nueva cita esta vez en Viena, en 1882, patrocinada por Ignaz Kolisch, que había comprado el título de Barón, al parecer, con los millones de francos adquiridos según cuentan en un “affaire” financiero sumamente dudoso, el torneo reunió a 18 jugadores en partida y revancha. Steinitz gano el torneo junto con Simón Winawer, con 24 puntos, seguidos de James Mason con 23 y Zukertort y capitán George H. Mackenzie 22.5, otorgándole a Zukertort el premio por el mejor score contra los primeros, ganándole el match individual a Steinitz 1.5 a 0.5.

Pero la más alta hazaña de Zukertort vendría en el Torneo de Londres de 1883, el 12 de junio el comité organizador le entrega el primer premio de trecientas libras esterlinas dos semanas antes de finalizar el torneo. Tenia en ese momento 22 puntos de 23 partidas con sólo una derrota, y con seis puntos de ventaja sobre Steinitz, que terminó segundo con 19 puntos, le quedaban sólo 3 partidas con jugadores que no tenían ninguna trascendencia entre los primeros puestos…y perdió las tres partidas, pero las crónicas de la época comentan que no fueron los contrarios, quienes lo vencieron,  sino las dosis de acónito una planta muy tóxica y que cada vez debía tomar en mayor cantidad para el mal que lo aquejaba, para calmar su corazón cada vez que se acostaba, un veneno, para cualquier persona, pero mucho mayor para un jugador en competencia.

Nadie conocía la dolencia cubierta para el gran público y que ya había calado muy fuerte en el jugador a quién el médico, aconsejó no continuar jugando al ajedrez y que el no quería abandonar sin tener la oportunidad de lograr el campeonato Mundial de Ajedrez, el reconocimiento a su trayectoria y a sus esfuerzos.

Lamentablemente era el destino que empañaba definitivamente al último baluarte del ajedrez romántico, la escuela de Anderssen quedaría truncada por esta dolencia y abriría la puerta a Steinitz a la gloria y a la historia, el gran talento de esta interesante jugador no sería vencido sólo en el tablero.

Su estilo de juego era sobre todo brillante. Dotado de una energía singular y una capacidad para el ataque sorprendente, sus partidas aún despiertan la admiración de los aficionados

Nos quedan sus partidas, que tal como con las de Stenitz, veremos en lo que fueron las previas al Campeonato mundial, y en el citado torneo de Londres con la gran victoria sobre Blackburne de la sexta ronda.

La calidad del juego desarrollado por Zukertort, brillante y sólido a la vez, agregada a su acción arroladora, mostró la presencia de un maestro que fuera ya tal vez el mejor de su tiempo, y Steinitz por medio de su columna “Field” hizo público su deseo de medirse en un match no se sentía cómodo con las alabanzas a su rival y el clima hostil que sentía ya en Londres, por lo que quería demostrar su superioridad contra su rival y se embarca a Estados Unidos de manera definitiva el 25 de octubre de ese mismo año.

Dos años quedó pendiente el desafío ya no era el momento de Zukertort, su médico desaconsejo, participar en ningún otro torneo, y menos en un match su salud podía no resistirlo, ya jugar los últimos torneos fue un acto de valentía que lo había pagado caro, pero un match era demasiado, Zukertort respondió “con jugar o sin jugar estoy listo para desaparecer sin previo aviso…jugaré”

Zukertort publicó en su revista “The Chess Monthly” estas líneas, en febrero de 1885: “Estoy dispuesto para jugar con Steinitz en cualquier lado del Atlántico, y lo invito a nombrar un representante, quién junto con el mió tratarán los detalles preliminares” La gestión duró todo ese año, y finalmente el 11 de enero de 1886, a las 14 horas, en el Cartier´s Hall, ubicado en el número 80 de la quinta avenida de Nueva York, inicia la primera partida, del primer match por el Campeonato Mundial de Ajedrez

M.I Fernando Alberto Braga

Bibliografia consultada:

“La historia de los campeonatos mundiales” ed. Sopena Argentina,

Wikipedia

“The big book of World Chess Championschips”. André Schulz New in Chess 2019

Related posts
Ajedrez y culturaBiografíasHistoria

Bergman y el ajedrez

archivos de MorgadoHistoria

Tartakower y un match multitudinario [1931]

archivos de MorgadoHistoria

Grau, ajedrez y nazismo en Argentina

archivos de MorgadoHistoria

Grau y Guimard: cien simultáneas a beneficio de la aviación inglesa en el City Hotel

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *