Ajedrez con Maestros

HistoriaTáctica

Partidas brillantes de la historia y los premios de belleza en ajedrez

Henry Edward Bird

Henry Edward Bird y los premios de belleza en ajedrez

Fernando A. Braga
articulo MI. Fernando A. Braga

Henry Bird nació el 14 de julio de 1830 y falleció el 11 de abril de 1908.

Nació en Inglaterra y es considerado uno de los jugadores mas brillantes y originales de la Inglaterra del siglo XIX, y uno de los representantes más sólidos de la escuela romántica de Ajedrez.

Bird llegó a ser un gran teórico del ajedrez, puso su nombre a aperturas como la Bird, 1. f4, y también en la apertura Ruy Lopez,  pero el proceso de estudio de las aperturas, se produjo fundamentalmente en el momento que comprendió que el juego estaba cambiando, la aparición de Steinitz y la nueva escuela, con Blackbourne, Zukertort, Tarrasch, o el mismo McDonnell, lo hicieron retirarse y mejorar esta parte de su juego.

Desde el primer día que apareció en la arena del ajedrez de su época siempre atrajo no ya la atención, sino el entusiasmo. No tuvo una preparación teórica. Se dice que nunca hizo un movimiento en el tablero que no fuese puro instinto ajedrecístico. Su facilidad natural para el juego era realmente la de un genio. Su amor por el ajedrez fue ilimitado. Bird prefería perder una buena partida que ganar por errores de su adversario. Siempre estaba dispuesto a jugar una partida, no importaba lo fatigado que estuviese. Su juego siempre tuvo la frescura de la juventud, aunque los jugadores jóvenes le apodasen «el Viejo».

Bird hizo su aparición en el mundo del ajedrez presentándose en el Cigar Divan de Londres en 1846.. Todos admiraron su aspecto y elogiaron su estilo. Al principio los grandes jugadores del Club le daban la dama de ventaja, pero antes de un año era ya un buen jugador. En 1851 jugó dieciocho partidas con Anderssen, empatando el encuentro. Ganó a Sezn, Daniel Harrwitz y Johann Lówental. En 1866 se enfrentó a Steinitz, en un duelo desigual en el que no tuvo ninguna oportunidad ante el nuevo juego que practicaba el austriaco, sus aperturas chocaron contra la preparación y la estrategia del futuro campeón mundial y aquí empieza el punto de inflexión que lo llevará años después a casi no participar en torneos por mas de 10 años.

En 1873 Bird jugó varios encuentros con Wisker. En 1877 ganó a Lówental en un torneo. Cayó derrotado ante los nuevos valores: Blackburne, Potter, McDonnell. Durante los diez años siguientes Bird raramente participó en torneos internacionales. Su punto débil eran las aperturas, ya que la nueva generación tenía una preparación teórica de la que él carecía, pero Bird se preparó profundamente y escribió algunos libros sobre aperturas.

Los trabajos de Bird sobre ajedrez fueron muy apreciados y muy interesantes; recomendados tanto por los maestros como por los aficionados, especialmente «Obras maestras del ajedrez», «Aperturas del ajedrez» y «Ajedrez moderno».

En el tablero Bird era un jugador muy rápido, pero a diferencia de otros jugadores rápidos, nunca se impacientaba ante un jugador lento. Nunca despreciaba la habilidad de un rival, ni abrigaba resentimiento por una derrota. Elogiaba el juego de otros cuando se la merecían, y reconocía los méritos ante los que él mismo había sucumbido. Bird se ganó una buena fama de hombre singularmente agradable, y de ser todo un caballero ante el tablero. Era un hombre de una energía extraordinaria.

Entre 1890 y 1891 tuvo que pasar varios meses en hospital St. Thomas, aquejado de una grave enfermedad. Sufría constantes dolores, y, ocasionalmente, era incapaz de moverse; sin embargo nunca perdió el ánimo, y nunca cayó en la ociosidad, ni se hundió en la desesperación. Consideró que lo que más le convenía era mantener ocupada su mente. Para distraerse se puso a escribir un nuevo libro de ajedrez, «Ajedrez para principiantes».

 La primera vez que se otorgó el Premio de Belleza fué en el Torneo de Nueva York de 1876 organizado por el periódico The New York Clipper y celebrado en el Café Internacional de la capital neoyorkina entre las fechas del 20 de septiembre y el 18 de octubre de 1876 en el que tomaron parte veintiún jugadores y del que resultó vencedor el jugador  irlandés James Mason (1849-1905).

J. Mason
El talentoso maestro Irlandes James Mason


El señor Lieders, propietario del café y aficionado al ajedrez, ofreció un premio, consistente en una copa de plata, a la partida más bella del torneo. Los jueces fueron Barnes y Brenzinger, quienes decretaron que el premio fuera concedido al jugador inglés Henry E. Bird (1830-1908) por su soberbia partida contra el ganador del torneo Mason. Esta partida ha sido después muy criticada descubriendo en ella numerosos errores. Pero también en esto radica la belleza del ajedrez, la imperfección humana, nunca se gana sin errores

De todas formas hay varias partidas antes del otorgamiento de estos premios que han merecido el mismo premio y ya las iremos recuperando para el deleite de todos los ajedrecistas.

Pero volviendo al torneo ganado por Mason, este jugador Irlandes de mucho talento, pero con una gran debilidad por la bebida que sin duda le impidió llegar a lugares mucho mas acordes a sus posibilidades, incluso con una partida muy brillante ganada en el año 1882 en el torneo de Viena  contra  Winawer.

Por ultimo aclarar, que siempre está la subjetividad de quién decide, existen tantas razones como personas, y los premios en muchos casos fueron otorgados por gente que ponía delante sus gustos personales que lo puramente ajedrecístico, pero, aquí están las partidas y los mejores evaluadores de lo sucedido, son ustedes mismos, quienes podrán decidir si algo lo merecía o no.

M.I Fernando Alberto Braga

Related posts
archivos de MorgadoHistoriaTorneos

La catástrofe de Grau en San Remo 1930

Grandes olvidadosHistoria

La simultánea de Anatoly Karpov en Cádiz

archivos de MorgadoHistoria

El match Pleci – Fenoglio de 1931 y un Aguafuerte de Arlt

Ajedrez y culturaBiografíasHistoria

Bergman y el ajedrez

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *