Ajedrez con Maestros

EnseñanzaEscuelaTáctica

Ataques contra el rey en el centro

Paricipantes en el supertorneo de Hastings 1895

Los problemas de la falta de desarrollo

Los ataques contra el rey en el centro del tablero es uno de los primeros que se presentan, la falta de desarrollo coherente es lo que producen generalmente este tipo de ataques, producto muchas veces de no hacerse las preguntas claves en una partida.

¿Qué ha jugado mi rival?

¿Qué me amenaza?

¿Qué puedo hacer?

Esto si lo tomamos como algo que repetimos luego de cada jugada, llegará el momento que salga de manera automática y nos permita solucionar los problemas que nos plantean, organizar adecuadamente las piezas y entender de que va la lucha en ese momento.

Algún histórico gran maestro comentaba que muchos de las catástrofes en la apertura se solucionarían colocando un caballo en “f6” o “f3” y si bien no podemos tomarlo como una generalidad para evitar los ataques al rey en el centro, si es cierto que ayuda y mucho en casi todos los casos.

Debemos tener siempre en cuenta los elementos del desarrollo, la ocupación del centro, aunque como verán al líneas de apertura o defensas que evitan ocupar rápidamente con los peones el centro para luego controlarlo a distancia con las piezas, esto puede suceder en la apertura Reti, por ejemplo o en las defensas India de rey o Grunfeld, para decir solo algunas en las que se produce este tipo de estrategias, pero, siempre la idea es la dominación central con las piezas o con la estrucura, y al final siempre la idea será aprovechar el rápido desarrollo de las piezas y el rápido enroque, una vez el rey puesto en un lugar seguro, comenzarán las ideas de apertura central y juego de piezas, dependiendo de la ventaja de desarrollo que se tenga.

Si las reglas básicas del desarrollo o dominio central no se cumplen…sobrevendrá siempre el desastre salvo que Caissa esté a nuestro lado

Todas las partidas que verán a continuación tienen un sentido lógico en la elección, ya que demuestran los problemas que la falta de desarrollo pueden producir en la apertura, la partida del primer campeón mundial Wilheim SteinitzVon Bardeleben, tiene una anécdota que la comento durante la partida, que la hace en cierta medida mas interesante y como verán el final es inventado, ya que Von Bardeleben cuando se vio abrumado por el ataque de las blancas, no encontró mejor escape para la posición que irse directamente de la sala de torneo…parece que encontró la única vía de escape para la posición

Como dato decirles que hace dos días nuestro querido Wilheim hubiera cumplido unos jóvenes 183 años!!

También a modo de anécdota comentar lo que comentó la escritora y promotora Rhoda A. Bowles en un artículo llamado “Algunos ajedrecistas célebres que conocí”, que llegó al torneo cuando se estaba jugando la 9ª ronda y un desesperado Steinitz, derrotado ese día por Lasker, le contó sus penas, que no podía dormir y que estaba destrozado, ella a duras penas pudo darle ánimos y le sugirió que descansara, que se acostara aunque no lograse dormir, Steinitz le agradeció el consejo, que prometió cumplir, “me agradeció, pero se fue con el corazón entristecido”.

En la 10ª ronda Steinitz se enfrentó a uno de los que compartía el segundo lugar, el todavía invicto von Bardeleben, la Sra. Bowles fue a ver la ronda, cuando llegó, le dijo a Steinitz que había ido a darle suerte y que creía que iba a ganar, tras esas palabras “El cambio en su mirada fue sorprendente, de una expresión demacrada pasó a una mirada con determinación hacia su oponente…”.

Ese día gano la partida que verán y además la partida fue premiada con el premio de belleza del torneo.

Related posts
EnseñanzaEscuelaTáctica

Ataques sobre el punto "h7" o "h2"

EnseñanzaEscuelaTáctica

Ataques sobre la columna "g"

EnseñanzaEscuelaTáctica

Ataque sobre los puntos "f7" o "f2"

EnseñanzaTáctica

Sacrificios de extracción del rey

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *