Ajedrez con Maestros

Escuela

Fases de una partida

fases de la partida Carlsen

La apertura el medio juego y el final

La apertura

Es la fase inicial en donde nos debemos dedicar a desarrollar las piezas lo más rápidamente posible, tomando como  punto de referencia el centro del tablero y trasladando, generalmente, el rey a uno de los flancos para sacarlo del centro de operaciones, colocándolo, mediante el enroque, en una posición más segura.

Se dice que un jugador ha finalizado esta etapa de la partida cuando las torres están comunicadas

En este diagrama, podemos ver que los dos han hecho un desarrollo de piezas, bastante coherente, pero las blancas ya han comunicado sus torres mientras las negras, todavía tienen dificultades para lograrlo, por lo que ya podemos hablar de una ventaja de desarrollo por parte de las blancas.

El medio juego

Cuando ya hemos puesto en juego nuestras fuerzas, hemos conectado las torres normalmente, empezamos a crear con las piezas y el dominio central,  los planes de ataque, aprovechando las debilidades que se puedan haber creado en la posición de nuestro contrincante.

Debemos empezar a considerar, los elementos de que disponemos, por ejemplo:

  • Dominio del centro del tablero.
  • Mayor movilidad de piezas en el flanco por el que queremos atacar.
  • Columnas abiertas y debilidades que nuestro rival pueda tener en la posición por la que queremos atacar.
  • Diagonales abiertas que nos permitan crear más temas de ataque.

En la posición que nos muestra este diagrama podemos ver como se cumplen las premisas de las que hablamos anteriormente.

El blanco dispone de una mayor movilidad de piezas hacia el flanco de dama negro, su pareja de alfiles ataca y compromete la seguridad del rey negro, el caballo centralizado apoya el ataque sobre el punto c6 en donde se junta con la dama de f3 y el alfil de g2 creando opciones tácticas o de sacrificio para desmantelar la defensa de las negras la columna semi-abierta de la torre se complemente creando otras posibilidades que también pueden ser decisivas en el ataque.

Y para comprender que podemos ser los primeros en atacar, está la falta de desarrollo de las negras, los huecos en el flanco en donde el rey negro está enrocado, la falta de coordinación de las piezas negras que no tienen ningún punto concreto en donde se puedan juntar para crear amenazas, y la descentralización del caballo que desde su posición no puede proporcionar ninguna ayuda.

El final

Cuando las ventajas obtenidas en la apertura y medio juego no han sido suficientes, o no se han sabido explotar, normalmente se producirán simplificaciones, cambios que irán reduciendo el número de fuerzas en el tablero y entraremos en la última fase de la partida, el final. En esta parte, en la que ya no quedan casi piezas, el rey pasa a ser una figura de una importancia vital, deberá dejar su papel de mero observador, típico en los medio juegos o aperturas para colaborar en la decisión de las posiciones.

Se puede ver claramente en esta posición que tenemos en el diagrama la importancia de la actividad del rey blanco, quien definirá la partida, simplemente, yendo a comerse los peones, mientras que el pasivo rey negro será solo un observador del desastre.

MI. Fernando Alberto Braga

Related posts
EnseñanzaEscuelaTáctica

Ataques contra enroques opuestos

EnseñanzaEscuelaTáctica

Ataques contra el enroque corto

EnseñanzaEscuelaTáctica

Ataques sobre el punto "h7" o "h2"

EnseñanzaEscuelaTáctica

Ataques sobre la columna "g"

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *