Ajedrez con Maestros

HistoriaTorneos

Mar del Plata, el Open de las 50 ediciones

50 Edición del Open de Mar del Plata


La idea de esta página no es hablar sobre los últimos torneos o la última partida jugada, sino sobre cosas interesantes que están más allá del momento, dicho esto quiero copiar un articulo escrito por Sergio Negri, de una persona que aprecio, no sólo por su fuerza ajedrecística, sino por su pluma y su trabajo de investigación, que está devolviendo al ajedrez y al ajedrez argentino en particular, su historia, rescatando puliendo y comprendiendo hechos que forman parte de la identidad del país de una manera rigurosa y honesta.

Por otra parte decir que Argentina es mi país, y Mar del Plata mi ciudad, la “Ciudad Feliz” como la llamó hace mas de 50 años el sagaz y agudo periodista Wing de Thomas y en la que he vivido desde el año de vida y en la que me he formado como ajedrecista y persona, por tanto que ahora se celebre la 50 edición número que muy pocos torneos en el mundo pueden ostentar me llena sin duda de orgullo y alegría.

Invito desde aquí a todos los que quieran jugar un hermoso torneo en una bellísima ciudad a participar en este gran e historico Open.

Y ahora los dejo con el articulo de Sergio Negri

Mar del Plata, ciudad feliz de ser anfitriona del ajedrez

Es una grata coincidencia que, en el año de registrarse la edición 50ª  del Torneo Abierto de Ajedrez de Mar del Plata, se haya producido la entrega a la Federación local de los volúmenes 1 y 2 de la colección “Historia del Ajedrez Olímpico Argentino”  escritos por Sergio Negri y Enrique Arguiñariz, la que es editada por el Senado de la Nación a iniciativa del Senador Nacional Carlos Reutemann. Esa circunstancia invita a la reflexión y  a la rememoración teniendo como eje a una Mar del Plata que siempre contribuyó al desarrollo y la difusión  del ajedrez.

De ella han surgido varios hijos pródigos, como  el olímpico Fernando Braga (quien vencerá en 1997 en el Abierto, en esa oportunidad con bandera italiana y su eterno corazón marplatense), Víctor Brond (subcampeón en los Abiertos de 1967 y 1975 y co-campeón, con Raúl Sanguineti en una prueba cerrada de 1976), Mario Leskovar, Eduardo Vasta y Jorge Rosito (escolta en el Abierto de 2004), entre otras figuras.

En su hermosa y escenográfica ciudad se dio, a lo largo del tiempo, una serie notable de competencias que la tuvieron como feliz anfitriona. En ese orden hay que retrotraerse en la línea de tiempo a 1928 cuando fuera sede del tercer campeonato sudamericano, obtenido por  Roberto Grau, habiendo en igual lid y lugar visto consagrarse a  Arón  Schvartzman, en 1934 y, dos años después, a Isaías Pleci.

Es particularmente memorable la época en que Mar del Plata se convirtió en referente de una de las competencias por invitación más fuertes del mundo, lo que sucedió a partir de los años 40, registrándose inicialmente una legendaria porfía entre el ya incorporado al país Miguel Najdorf (segundo jugador del mundo durante 33 meses en esa década) y el sueco Gideon Ståhlberg, vencedores y escoltas reiterados, en los primeros años,  de un torneo en el  que, más tarde, tendrá como triunfadores a los locales (nativos o por haber decidido afincarse en su suelo)  Herman Pilnik, Héctor Rossetto, Erich Eliskases y Julio Bolbochán. El sitial más alto también habrá de ser alcanzado por figuras internacionales eximias, como Svetozar Gligorić (en 1950 y 1953), Boris Ivkov (en 1955), Pal Keres (1957), Bent Larsen (1958 quien, adicionalmente, en 1993, ya radicado en la Argentina,  será colíder del Abierto con el peruano Julio Granda), Ludek Pachman (1959, venció junto a Najdorf), los futuros campeones mundiales Bobby Fischer y Boris Spaski (comparten el cetro en 1960), Lev Polugaevsky (1962), el extitular del orbe Vasili Smyslov (1966) y, ya en una época de menor regularidad en su realización, aunque de gran factura técnica, Jan Timman (1982). En ese prodigioso marco jugaron también, por ejemplo, Samuel Reshevsky, Aleksandr Kótov, David Bronstein, Yuri Averbaj, Lajos Portisch y Leonid Stein.

Luego vendrían los clásicos Torneos Abiertos, en el contexto de un modelo de mayor participación y democratización, no exento de calidad aunque, progresivamente, notándose la ausencia de las grandes luminarias internacionales de otrora. Han sido hasta el momento sus máximos vencedores, lo que ocurrió en tres ocasiones, los locales Najdorf (incluyendo la primera edición que se realizó en 1967), Oscar Panno, Sergio Slipak y Salvador Alonso.

Mar del Plata supo organizar asimismo cuatro Zonales FIDE: en 1951 (ganan Eliskases y Julio Bolbochán); en 1954 (Panno); en 1969  (Najdorf y Panno) y en 2001 (Facundo Pierrot y Rubén Felgaer), un Zonal Femenino en 1969 (triunfo de la brasileña Ruth Cardoso), el campeonato latinoamericano de 1962 (éxito de Raimundo García) y el campeonato argentino de 1967 (otro palmarés  para el eterno Najdorf).

Tantos episodios (hay varios más)  que tuvieron a Mar del Plata de privilegiado escenario, los que entraron en la historia del ajedrez vernáculo y, por momentos, en las crónicas de alcance mundial… ¡Si hasta existe en la Defensa India del Rey una Variante Mar del Plata, bautizada de ese modo en reconocimiento de una partida emblemática  que en 1953 disputaron aquí Najdorf y Gligorić!

Con tamaña historia, es mucho de valorar que, pese a los vaivenes idiosincrásicos de la realidad nacional, esos que inexorablemente impactan sobre el ajedrez, y no siempre positivamente, Mar del Plata se muestre hoy, como ayer, como siempre, en su faceta más enhiesta, al proponer una nueva edición de su emblemático Torneo Abierto. Una rectitud que sigue la inexorable senda del progreso y que a la vez recrea la imagen de los orgullosos palos de los buques que suelen atracar en sus puertos los que, pese al azote de algunos vientos que puedan presentarse circunstancialmente desfavorables, siempre se mantienen erguidos orientando a los tripulantes de los navíos a su aguardado destino.

En la bella Mar del Plata, entonces, en una ciudad que es emblema de la Argentina en tantos aspectos, esos que le ha significado que se la considere la Ciudad Feliz, se reedita en este 2019 su calidad de proverbial anfitriona del ajedrez, al realizarse su tradicional Torneo Abierto en esta oportunidad en su 50ª edición, siendo por consiguiente un renovado motivo de gozosa celebración. 

Por el MF Sergio Ernesto Negri, investigador en la relación del ajedrez con la cultura y la historia

Related posts
Ajedrez y culturaHistoria

Francesco Colonna concibió en el siglo XV en Venecia la primera referencia literaria sobre un ajedrez viviente

Historia

Albin Planinec (parte 3) "los años difíciles"

Historia

Albin Planinec "las alturas del éxito" (Parte 2)

Historia

Albin Planinec "grandes olvidados" (Parte 1)

Sign up for our Newsletter and
stay informed
[mc4wp_form id="14"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *